Ex­tra­vían en la Ca­sa Blan­ca 51 pla­nes de in­fra­es­truc­tu­ra

Los pro­yec­tos, pre­sen­ta­dos por un ex ase­sor de Trump, por 230 mil mdd

Milenio Jalisco - - Negocios - Gi­llian Tett

Pe­se a que la in­ver­sión en obras fue una de las gran­des pro­me­sas del man­da­ta­rio, no se ha po­di­do con­cre­tar nin­gu­na de las pro­pues­tas ni ge­ne­ra­do em­pleos

Cuan­do Do­nald Trump lle­gó a la Ca­sa Blan­ca a prin­ci­pios de es­te año, le en­can­ta­ba lan­zar la pa­la­bra “i”: in­fra­es­truc­tu­ra. Al­go que no sor­pren­de mu­cho.

Trump ga­nó las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de Es­ta­dos Uni­dos el año pa­sa­do al pro­me­ter crear mi­llo­nes de em­pleos y un ma­yor cre­ci­mien­to. La ma­ne­ra ob­via de ha­cer es­to es desatar un gran plan de in­fra­es­truc­tu­ra. Des­pués de to­do, la in­fra­es­truc­tu­ra de EU se de­te­rio­ró a tal gra­do en los úl­ti­mos años que aho­ra se ubi­ca en el lu­gar nú­me­ro 12 a es­ca­la glo­bal, se­gún la Ca­sa Blan­ca.

Pe­ro a nue­ve me­ses de que lle­gó a la pre­si­den­cia, la pa­la­bra “i” des­apa­re­ció si­len­cio­sa­men­te. Sí, el pre­si­den­te to­da­vía ha­ce pro­me­sas va­gas so­bre “un plan de bi­llo­nes de dó­la­res” pa­ra me­jo­rar la in­fra­es­truc­tu­ra. De he­cho, Gary Cohn, el ase­sor eco­nó­mi­co de la Ca­sa Blan­ca, y Elai­ne Chao, la se­cre­ta­ria de Trans­por­te, pre­sen­ta­ron a prin­ci­pios de año pro­pues­tas pa­ra usar 200 mil mi­llo­nes de dó­la­res del di­ne­ro fe­de­ral pa­ra la in­fra­es­truc­tu­ra y re­for­mar el pro­ce­so de per­mi­sos pa­ra re­du­cir el tiem­po pro­me­dio de apro­ba­ción de pro­yec­tos de sie­te a dos años.

Pe­ro no se han pre­sen­ta­do pla­nes tan­gi­bles al Con­gre­so, a pe­sar de que Chuck Schu­mer, el as­tu­to lí­der de­mó­cra­ta del Se­na­do y quien es un apa­sio­na­do de la in­fra­es­truc­tu­ra, pa­re­ce lis­to pa­ra rea­li­zar al­gu­nos acuer­dos bi­par­ti­dis­tas. No hay un so­lo pro­yec­to en mar­cha, no se ha crea­do un so­lo pues­to de tra­ba­jo.

El úni­co tu­fo de ac­ción gi­ra en torno a los pla­nes de pri­va­ti­za­ción del con­trol del trá­fi­co aé­reo. ¿Por qué? La ex­pli­ca­ción ofi­cial es el mo­men­to. Es­te oto­ño Cohn du­pli­có su apues­ta en sus pla­nes pa­ra lo­grar un pa­que­te de re­for­ma fis­cal a tra­vés del Con­gre­so. Por el mo­men­to es­te es el en­fo­que cla­ve, o eso es lo que ar­gu­men­tan. Pe­ro si quie­ren otra ex­pli­ca­ción, vea­mos la his­to­ria de Dan Sla­ne, un ex ase­sor de Trump que se de­di­có a fon­do a ese te­ma de la in­fra­es­truc­tu­ra. Fue­ra de Ohio, no mu­chas per­so­nas han es­cu­cha­do ha­blar de Sla­ne, quien di­ri­ge em­pre­sas en Co­lum­bus que en gran me­di­da se en­fo­can a las bie­nes raí­ces. Pe­ro se unió al equi­po de cam­pa­ña de Trump el año pa­sa­do y, des­pués de la elección, re­ci­bió la ta­rea de crear un plan de in­fra­es­truc­tu­ra via­ble de bi­llo­nes de dó­la­res. Pa­só va­rios me­ses con­sul­tan­do a los sin­di­ca­tos, lí­de­res em­pre­sa­ria­les y po­lí­ti­cos es­ta­ta­les. En­ton­ces, jun­to con el Bos­ton Con­sul­ting Group y CG/LA In­fras­truc­tu­re, iden­ti­fi­có 51 pro­yec­tos “lis­tos pa­ra em­pe­zar”.

Al­gu­nos im­pli­ca­ban re­pa­ra­cio­nes ur­gen­tes y ne­ce­sa­rias a la in­fra­es­truc­tu­ra ac­tual, co­mo los ca­na­les y pre­sas del río Ohio en Ken­tucky e Illi­nois; otros eran nue­vos pro­yec­tos co­mo un tren de al­ta ve­lo­ci­dad en Te­xas y Flo­ri­da, nue­vas lí­neas de Me­tro en Nue­va York y tú­ne­les acuá­ti­cos de 48 kilómetros de lar­go en Ca­li­for­nia.

Los con­sul­to­res es­ti­ma­ron que es­tos 51 pro­yec­tos po­drían crear 260 mil pues­tos de tra­ba­jo, y un gran im­pul­so eco­nó­mi­co. Y si bien el pre­cio era un mon­to con­si­de­ra­ble de 230 mil mi­llo­nes de dó­la­res, Sla­ne pro­pu­so ini­ciar con 27 pro­yec­tos que ya es­ta­ban pla­nea­dos en detalle, y que pue­den pro­du­cir in­gre­sos in­me­dia­tos y por lo tan­to atraer fi­nan­cia­mien­to pri­va­do. “Ca­da fon­do de in­fra­es­truc­tu­ra en el mun­do me con­tac­tó y par­ti­ci­pó, sau­di­tas, chi­nos y otros”, me di­ce Sla­ne. “En­con­trar el di­ne­ro es el me­nor de los pro­ble­mas”.

En tér­mi­nos eco­nó­mi­cos, el plan pa­re­ce asom­bro­sa­men­te sen­sa­to (ex­cep­to pa­ra los hal­co­nes fis­ca­les de lí­nea du­ra). En tér­mi­nos po­lí­ti­cos, tam­bién pa­re­cía atrac­ti­vo. Pe­ro cuan­do Sla­ne pre­sen­tó sus ideas, ocu­rrió al­go pe­cu­liar: des­apa­re­cie­ron.

Ni Sla­ne ni la Ca­sa Blan­ca ex­pli­ca­ron por qué. Pe­ro al­gu­nos ami­gos de Sla­ne lo atri­bu­yen a la gue­rra te­rri­to­rial: Cohn que­ría im­po­ner su pro­pia agenda de in­fra­es­truc­tu­ra, ba­sa­da en alian­zas pú­bli­cas y pri­va­das, de las cua­les Sla­ne es cau­te­lo­so. Otros cul­pa­bles fue­ron la enor­me in­com­pe­ten­cia y el caos. Pa­re­ce que el pre­si­den­te nun­ca con­vo­có a nin­gu­na reunión pa­ra ha­blar de las ideas de Sla­ne. Tam­po­co hu­bo al­guien que crea­ra un plan es­tra­té­gi­co. De he­cho, in­clu­so no que­da muy cla­ro si Trump le­yó esos do­cu­men­tos. “Cons­truí in­fra­es­truc­tu­ra por cien­tos de mi­llo­nes de dó­la­res, sé lo que tie­nes que ha­cer”, la­men­ta Sla­ne. “Lo que me vuel­ve lo­co es que te­ne­mos un pre­si­den­te que es un desa­rro­lla­dor de bie­nes raí­ces. ¡Sa­be có­mo fun­cio­na!”. Sin em­bar­go, es po­si­ble que es­to no sea el fi­nal de la his­to­ria. Sla­ne aho­ra tra­ta de con­ven­cer al Con­gre­so pa­ra que acep­te sus 51 pro­yec­tos.

Por su par­te, Cohn, Chao y Mnu­chin, el se­cre­ta­rio del Te­so­ro, to­da­vía afir­man que van a se­guir ade­lan­te con su pro­pio plan cuan­do —o si— se es­ta­blez­ca la re­for­ma fis­cal. Al­gu­nos de los ami­gos de mu­cho tiem­po de Trump en el mun­do de las bie­nes raí­ces tam­bién ofre­cen ase­so­ría so­bre in­fra­es­truc­tu­ra. Al pa­re­cer ca­si to­dos es­tán de acuer­do con Sla­ne en que esta es una idea emi­nen­te­men­te sen­sa­ta. Pe­ro has­ta el mo­men­to su plan si­gue sin pu­bli­car­se. Es una opor­tu­ni­dad des­per­di­cia­da. Tam­bién es un po­ten­te sím­bo­lo de to­do lo que ha sa­li­do mal en la Ca­sa Blan­ca.

Sla­ne, por su par­te, to­da­vía apo­ya al pre­si­den­te, cul­pa a su per­so­nal de des­tro­zar su sue­ño. Pe­ro la pre­gun­ta es si los elec­to­res de Trump se­rán igual de to­le­ran­tes cuan­do se lle­ve a ca­bo la si­guien­te elección. Pien­sen en eso ca­da vez que Trump lan­ce la pa­la­bra “i”.

el ase­sor eco­nó­mi­co del pre­si­den­te pi­die­ron pa­ra el sec­tor 200 mil mdd

KE­VIN LAMARQUE/REUTERS

El ase­sor Gary Cohn plan­tea una re­for­ma fis­cal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.