En sus mar­cas, lis­tos

Una vuel­ta al pa­sa­do, que es el fu­tu­ro, cuan­do la pos­tu­la­ción del can­di­da­to del PRI era de­ci­sión úni­ca, in­con­tro­ver­ti­ble des­de Los Pi­nos; re­cuer­den: Bartlett se mor­día las uñas; Sa­li­nas es­pe­ra­ba la lla­ma­da de De la Ma­drid; lue­go, Co­lo­sio y Ca­ma­cho se da­ba

Milenio Jalisco - - México - Gil Ga­més gil.ga­mes@mi­le­nio.com Gil s’en va

Los par­ti­dos to­can a re­ba­to. To­dos a sus pues­tos. El PRI em­pe­zó una se­sión per­ma­nen­te pa­ra el pro­ce­so de se­lec­ción de can­di­da­tos a to­dos los car­gos de elec­ción po­pu­lar. La Co­mi­sión Po­lí­ti­ca Per­ma­nen­te apro­bó la in­te­gra­ción de las ins­tan­cias en­car­ga­das de la se­lec­ción (cio­nes a gra­nel). Gil lo le­yó en su pe­rió­di­co El Fi­nan­cie­ro, en una no­ta de Ma­ga­li Juá­rez. A pro­pues­ta de Ochoa Re­za se han crea­do va­rias co­mi­sio­nes, qué di­ce Gil co­mi­sio­nes, más bien un círcu­lo con­cén­tri­co, un co­mi­sio­ne­río bes­tial pa­ra ele­gir a unos y a otras.

Van a per­do­nar a Gil­ga, cual­quie­ra di­ría que se tra­ta de un ejer­ci­cio de­mo­crá­ti­co y no de la fi­bra priis­ta: la ver­ti­ca­li­dad del de­da­zo, el au­to­ri­ta­ris­mo en las de­ci­sio­nes, la ne­go­cia­ción ba­jo cuer­da, el arre­glo en lo os­cu­ro, en fon. Ochoa Re­za ase­gu­ró que, “uni­dos y mo­ti­va­dos”, en 2018 irán por “el ca­rro com­ple­to”, pues el ob­je­ti­vo es ga­nar la Pre­si­den­cia, las nue­ve gu­ber­na­tu­ras y to­dos los es­pa­cios. Mju, sí, chu­cha, có­mo no.

Ga­més ob­ser­va una vuel­ta al pa­sa­do, que es el fu­tu­ro, cuan­do la pos­tu­la­ción del can­di­da­to del PRI era una de­ci­sión úni­ca, in­con­tro­ver­ti­ble del Pre­si­den­te allá en Los Pi­nos. Re­cuer­den: Bartlett se mor­día las uñas de los co­dos, o co­mo se di­ga; Sa­li­nas es­pe­ra­ba la lla­ma­da de De la Ma­drid; lue­go de seis años, Co­lo­sio y Ca­ma­cho se da­ban has­ta con la cu­be­ta y Sa­li­nas los de­ja­ba aun­que de­cía “no se ha­gan bo­las”. La hé­li­ce de Wat­son y Crick no se pue­de cam­biar, el ADN priis­ta es un im­bo­rra­ble se­llo ge­né­ti­co.

Re­ve­la­cio­nes

Gil ha re­ci­bi­do no­ti­cias de pri­me­ra mano: Au­re­lio ya lo sa­be. A Mea­de se le vio se­reno es­cri­bien­do nom­bres en una tar­je­ta que siem­pre lle­va con­si­go, co­mo si apun­ta­ra co­la­bo­ra­do­res ur­gen­tes, co­mo si es­cri­bie­ra los nom­bres de sus hues­tes. Aho­ra mal sin bien, hay al­go dis­tin­to que Nos­tra­da­mus pre­di­jo en su mo­men­to: el PRI no ga­na­rá la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca en 2018. Ni yen­do a bai­lar a Chal­ma des­trui­rán al dra­gón de dos ca­be­zas que los ha que­ma­do con el fue­go mí­ti­co que echa por la bo­ca: la es­can­da­lo­sa corrupción de sus go­ber­na­do­res y la in­se­gu­ri­dad, la vio­len­cia que ha vuel­to a los peo­res ni­ve­les de 2011. ¿Du­dan de la pro­fun­di­dad del aná­li­sis de Gil­ga? Allá us­te­des. Es­te mé­to­do de acer­ca­mien­to a la reali­dad po­lí­ti­ca lo apren­dió Gil en Ox­ford en­tre 1991 y 1995. Qué o qué, ¿no le creen a Ga­més?

La car­ga­da, los bú­fa­los, “el ta­pa­do fu­ma Ele­gan­tes”. Le han pues­to una pa­la­bro­ta a es­tas vul­ga­ri­da­des de la vi­da po­lí­ti­ca: li­tur­gia, ese con­jun­to de ri­tua­les de la mi­sa ca­tó­li­ca. Los ri­tua­les priis­tas de­be­rían lla­mar­se por su nom­bre: im­po­si­ción. An­tes se tra­ta­ba de nom­brar al pró­xi­mo pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca; en nues­tros días, el nombramiento de­fi­ne a un can­di­da­to que sa­le ter­ce­ro en la con­tien­da y muy pro­ba­ble­men­te per­de­rá la elec­ción. Gil se lle­vó los de­dos ín­di­ce y pul­gar al na­ci­mien­to de la na­riz y me­di­tó en un nom­bre pa­ra es­tas ce­re­mo­nias del adiós: la li­tur­gia de la de­rro­ta. Es­to sue­na me­jor, eso que ni qué, lo que sea de ca­da quien.

Sor­pre­sa

Y ha­blan­do de li­tur­gias, Mo­re­na to­ma­rá “de­ci­sio­nes tras­cen­den­ta­les en una reunión del Con­se­jo Na­cio­nal pa­ra ana­li­zar los avan­ces en las coor­di­na­cio­nes de la es­truc­tu­ra par­ti­dis­ta”, así di­ce la no­ta de su pe­rió­di­co El Uni­ver­sal. El aná­li­sis es­ta­rá a car­go de Ho­ra­cio Duar­te. Yeidc­kol Po­levnsky in­for­ma­rá so­bre los acuer­dos y ade­más Lió­pez se ha­rá car­go de un re­por­te del Con­se­jo Eje­cu­ti­vo Na­cio­nal.

Un ru­mor co­rría co­mo fue­go en la pa­ja en­tre los mi­li­tan­tes de Mo­re­na. De no su­ce­der al­go gor­do e im­pre­vis­to, co­mo de­cía el clásico, Lió­pez se­rá el can­di­da­to de Mo­re­na a la Pre­si­den­cia de la Re­pu­bli­ca. Pe­ro se tra­ta so­lo de un ru­mor, no lo ol­vi­den la lec­to­ra y el lec­tor, pues an­tes, el Con­se­jo Na­cio­nal de Mo­re­na ten­drá que re­unir­se y dis­cu­tir si ese es el can­di­da­to que con­vie­ne a Mo­re­na. ¿Por qué ob­ser­va Gil ca­ras in­cré­du­las? De ve­ras con us­te­des.

Ca­da quien sus li­tur­gias. A es­ta se le lla­ma la li­tur­gia del ele­gi­do, o él o na­die. En una asam­blea his­tó­ri­ca se pe­di­rá a la mi­li­tan­cia: que le­van­te la mano el que es­té de acuer­do con que Lió­pez sea el can­di­da­to de Mo­re­na a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca. Hay gran in­cer­ti­dum­bre, na­die sa­be na­da a cien­cia cier­ta. Así, co­mo lo oyen. Y Gil se re­ti­ra por­que to­da­vía no se le qui­ta la voz. Por cier­to, us­te­des tie­nen que ver más bax.

To­do es muy ra­ro, ca­ra­cho, co­mo di­ría Am­bro­se Bier­ce: El op­ti­mis­mo es la creen­cia de que to­do es her­mo­so. m

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.