Los re­ven­ta­do­res, dos can­di­da­tos de Mo­re­na

Acu­san a Del­fi­na Guz­mán e Ig­na­cio Va­lla­do­lid; te­mor a la CNTE im­pi­de de­nun­cias

Milenio Jalisco - - Portada - Óscar Rodríguez/Oa­xa­ca

Los re­ven­ta­do­res del mi­tin del can­di­da­to pre­si­den­cial de la coa­li­ción To­dos por Mé­xi­co, José An­to­nio Mea­de, fue­ron iden­ti­fi­ca­dos co­mo can­di­da­tos de Mo­re­na a pues­tos de elec­ción po­pu­lar y miem­bros de la CNTE, in­clui­do uno de sus líderes, Ale­jan­dro Me­di­na Ochoa.

Con base en con­sul­tas he­chas por MI­LE­NIO a or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les, ciu­da­da­nos, cuer­pos po­li­cia­cos y di­ri­gen­tes par­ti­dis­tas en Puer­to Es­con­di­do, Mix­te­pec, Ja­mil­te­pec y la mis­ma ca­pi­tal Oa­xa­ca, se su­po que quie­nes di­ri­gían a los re­ven­ta­do­res eran gen­te de Mo­re­na y de la CNTE.

Con­cre­ta­men­te men­cio­na­ron a los can­di­da­tos de Mo­re­na a dipu­tada de Mix­te­pec, Del­fi­na Guz­mán Díaz, y a pre­si­den­te mu­ni­ci­pal de Ja­mil­te­pec, Ig­na­cio Va­lla­lo­did, así co­mo a Ale­jan­dro Me­di­na Ochoa, a quien iden­ti­fi­can co­mo miem­bro del CEN del Sin­di­ca­to Na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res de la Edu­ca­ción (SNTE), co­mo res­pon­sa­bles de los dis­tur­bios y en­fren­ta­mien­tos re­por­ta­dos el sá­ba­do 14 de abril en Puer­to Es­con­di­do.

Ade­más de las ver­sio­nes de ve­ci­nos y di­ri­gen­tes so­cia­les, el lí­der es­ta­tal del PRI, Jorge Gon­zá­lez Illes­cas, y el can­di­da­to a dipu­tado Fredy Gil, el gru­po de ac­ti­vis­tas de Mo­re­na, jun­to con integrantes de la sec­ción 22, afín a la Coor­di­na­do­ra Na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res de la Edu­ca­ción (CNTE), lle­gó has­ta el bu­le­var, cer­ca del co­rre­dor tu­rís­ti­co del des­tino, con la in­ten­ción de re­ven­tar el even­to.

Ase­gu­ra­ron que co­mo me­di­da de apre­mio y pa­ra evi­tar una al­ter­ca­do ma­yor, se ins­ta­la­ron va­llas me­tá­li­cas que lle­ga­ron a ser de­rri­ba­das por los opo­si­to­res, quie­nes arro­ja­ron pie­dras y bo­te­llas con agua y de­to­na­ron cohe­to­nes.

Fredy Gil di­jo que del la­do de la gen­te pre­sen­te en el even­to del PRI se re­por­ta­ron 5 le­sio­na­dos que aún va­lo­ran res­pon­der por la vía ju­rí­di­ca, pues se­gún re­pre­sen­tan­tes so­cia­les de la ca­pi­tal de Oa­xa­ca, Puer­to Es­con­di­do y Mix­te­pec, es tan­to el miedo ha­cia las re­pre­sa­lias de la coor­di­na­do­ra que mu­chas ve­ces no se pre­sen­tan de­nun­cias.

Mien­tras tan­to, Jorge Gon­zá­lez Illes­cas, di­jo te­ner in­for­ma­ción acer­ca de que fue Ale­jan­dro Me­di­na Ochoa, miem­bro del CEN del SNTE, quien se en­car­ga de fi­nan­ciar gru­pos de cho­que pa­ra de­bi­li­tar las es­truc­tu­ras priis­tas en los es­ta­dos.

En tan­to, el lí­der es­ta­tal de Mo­re­na y can­di­da­to a se­na­dor, Sa­lo­món Ja­ra, ar­gu­men­tó que sus ac­ti­vis­tas via­ja­ban ha­cia San Pe­dro Tu­tu­te­pec a un mi­tin po­lí­ti­co de la can­di­da­ta Susana Harp y no re­gis­tró en­fren­ta­mien­to al­guno.

A su vez, Wil­bert San­tia­go, vo­ce­ro de la sec­ción 22, des­lin­dó a esa gre­mial de los dis­tur­bios y di­jo que gen­te del PRI se in­fil­tró en su mar­cha pa­ra co­me­ter las ac­cio­nes de van­da­lis­mo. Ha­ce un año, el hoy can­di­da­to de Mo­re­na a la Pre­si­den­cia, An­drés Manuel Ló­pez Obra­dor, ofre­ció a los líderes y a las ba­ses de la CNTE en Oa­xa­ca que de ga­nar las elec­cio­nes de­ro­ga­rá la re­for­ma edu­ca­ti­va fe­de­ral y anu­la­rá el de­cre­to de tras­for­ma­ción del Ins­ti­tu­to Es­ta­tal de Edu­ca­ción Pú­bli­ca de Oa­xa­ca (Iee­po), con lo que de­vol­ve­rá el po­der de la edu­ca­ción a la di­si­den­cia ma­gis­te­rial.

En aquel entonces, Ló­pez Obra­dor tam­bién cri­ti­có a tra­vés de un video pu­bli­ca­do en sus re­des so­cia­les la de­ci­sión del go­ber­na­dor Ga­bino Cué de trans­for­mar el Iee­po y pi­dió a los maes­tros una reunión. “Quie­ro ha­blar con ellos, con la di­rec­ti­va de los maes­tros de Oa­xa­ca. Estoy, por es­te me­dio, so­li­ci­tan­do una au­dien­cia, una en­tre­vis­ta, un encuentro con los di­ri­gen­tes”, di­jo entonces.

En esa oca­sión ex­pre­só que Ga­bino Cué ha­bía clau­di­ca­do y “dio el pa­so a quie­nes han ve­ni­do in­sis­tien­do en gol­pear al ma­gis­te­rio de­mo­crá­ti­co de Oa­xa­ca”. El sá­ba­do por la tar­de un gru­po de ocho mu­je­res bai­la­ba la Dan­za Mix­te­ca so­bre el cru­ce de las ca­lles Ter­ce­ra Po­nien­te y No­ve­na Nor­te, en Zi­ca­te­la, Puer­to Es­con­di­do. To­das ves­ti­das con tra­jes tí­pi­cos ro­dea­ban a José An­to­nio Mea­de.

Em­bria­ga­do por la eu­fo­ria y la mú­si­ca re­gio­nal, el can­di­da­to pre­si­den­cial de la coa­li­ción To­dos por Mé­xi­co tre­pó al mon­ta­car­ga de una ca­mio­ne­ta 4x4 pa­ra gri­tar­le a la gen­te a tra­vés de un al­to­par­lan­te si es­ta­ban con él o no: “¿Me van a ha­cer pre­si­den­te, si o no?”. Era un tí­pi­co mi­tin elec­to­ral y la pri­me­ra ca­mi­na­ta puerta a puerta que ha­cía el can­di­da­to lue­go de 14 días de ha­ber co­men­za­do la cam­pa­ña.

Du­ran­te 20 mi­nu­tos, Mea­de ca­mi­nó por la Cuar­ta Po­nien­te has­ta la Agen­cia Mu­ni­ci­pal de Puer­to Es­con­di­do, donde cientos de sim­pa­ti­zan­tes lo es­pe­ra­ban. Era una tar­de ca­lien­te, el ter­mó­me­tro mar­ca­ba los 34 gra­dos. La hu­me­dad del am­bien­te oca­sio­nó que los cua­dri­tos de pa­pel chi­na que lan­za­ban ha­cia José An­to­nio se des­ti­ñe­ran y man­cha­ran de ro­jo su ca­mi­sa blan­ca.

Sin em­bar­go, no so­lo el cli­ma es­ta­ba ca­lien­te. En­tre la gen­te co­rría el ru­mor de que maes­tros de la sec­ción 22 me­ro­dea­ban por los alrededores y que in­clu­so ha­bían es­con­di­do ba­jo los au­to­mó­vi­les pa­los y tu­bos pa­ra ser lanzados al can­di­da­to y sus sim­pa­ti­zan­tes.

Al­gu­nos di­je­ron que eran “re­ven­ta­do­res de Mo­re­na”, que de pa­so a un mi­tin de la can­di­da­ta de es­te par­ti­do en San Pe­dro Tu­tu­te­pec, Susana Harp, se en­con­tra­ron con la ca­mi­na­ta del can­di­da­to del PRI y apro­ve­cha­ron pa­ra agre­dir­lo.

Mea­de avan­zó has­ta lle­gar al tem­ple­te, pe­ro no pa­só mu­cho tiem­po pa­ra que to­do se sa­lie­ra de con­trol. El mi­tin ya ha­bía co­men­za­do, a lo lejos se po­día es­cu­char el dis­cur­so del can­di­da­to, que a to­da voz se com­pro­me­tía a com­ba­tir la pobreza en Oa­xa­ca.

Sin em­bar­go, en los alrededores de la pla­za mu­ni­ci­pal los ru­mo­res se ha­bían con­ver­ti­do en reali­dad: un gru­po de al me­nos 50 per­so­nas, in­clui­dos an­cia­nos que se di­je­ron maes­tros, to­mó los tu­bos pa­ra co­men­zar a rom­per las ban­que­tas y lanzar las pie­dras de con­cre­to ha­cia donde es­ta­ba la car­pa que cu­bría a los sim­pa­ti­zan­tes de Mea­de.

En la re­ta­guar­dia de es­te gru­po tam­bién ha­bía jó­ve­nes con pan­car­tas en las que se leía “La CNTE no quie­re al PRI” y “Fue­ra Mea­de de Oa­xa­ca”, ade­más de gri­tar: “¡Ya no que­re­mos más pobreza!”.

An­te las agre­sio­nes, los ci­vi­les co­men­za­ron a aban­do­nar la pla­za pú­bli­ca; gri­tos, chi­lli­dos y de­to­na­cio­nes de cohe­tes sus­ti­tu­ye­ron la mú­si­ca del trom­bón.

En me­nos de 10 mi­nu­tos el am­bien­te se con­vir­tió hos­til, las cá­ma­ras de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de­ja­ron de en­fo­car al can­di­da­to y co­rrie­ron a gra­bar el en­fren­ta­mien­to. Sie­te per­so­nas re­sul­ta­ron he­ri­das por impacto de pie­dra y gol­pes con pa­los: 5 ci­vi­les y 2 re­por­te­ros.

Una en­via­da del dia­rio El Uni­ver­sal, que tras­mi­tía en vi­vo el en­fren­ta­mien­to con su te­lé­fono mó­vil, recibió un gol­pe en la bo­ca con un tro­zo de ban­que­ta que le lan­za­ron los re­ven­ta­do­res. Por el impacto el la­bio su­pe­rior se le in­fla­mó y le de­jó una herida.

Ade­más un re­por­te­ro de MI­LE­NIO recibió dos gol­pes con los tro­zos de ban­que­ta que los in­con­for­mes rom­pie­ron. Mien­tras gra­ba­ba con su mó­vil, un gru­po de hom­bres lo cer­có so­bre la cor­ti­na de una ac­ce­so­ria y al tiem­po que le quie­ta­ban el ce­lu­lar y le ro­ba­ban sus per­te­nen­cias lo gol­pea­ron en ca­ra y nu­ca.

Du­ran­te 15 mi­nu­tos el caos se apo­de­ró de la ave­ni­da prin­ci­pal que lle­va al mar. No ha­bía po­li­cías, los que re­ple­ga­ron a los maes­tros in­con­for­mes fue­ron los en­car­ga­dos del res­guar­do del ex se­cre­ta­rio de Ha­cien­da.

A di­fe­ren­cia de otros días, ese sá­ba­do el dis­cur­so del can­di­da­to du­ró me­nos de 10 mi­nu­tos y en­se­gui­da ba­jó del tem­ple­te pa­ra su­bir­se a una ca­mio­ne­ta e ir­se. Con él tam­bién se fue el caos. No hubo de­te­ni­dos, no ha ha­bi­do de­nun­cias, tam­po­co una ver­da­de­ra ad­ju­di­ca­ción y me­nos el des­lin­de de res­pon­sa­bi­li­da­des.

IS­RAEL NA­VA­RRO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.