La cul­tu­ra más allá del adorno

Milenio Jalisco - - Al Frente - NI­CO­LÁS AL­VA­RA­DO

Pre­gun­ta per­ti­nen­te en tiem­pos de de­fi­nir un pro­yec­to de país: ¿por qué de­be­ría el Es­ta­do im­pul­sar la cul­tu­ra? No, co­mo han pre­ten­di­do his­tó­ri­ca­men­te la ma­yo­ría de las po­lí­ti­cas me­xi­ca­nas en la ma­te­ria, pa­ra pre­ser­var nues­tro pa­tri­mo­nio y nues­tras tra­di­cio­nes, por­que la cul­tu­ra re­fle­je lo me­jor de no­so­tros, por­que las ar­tes sean be­llas o leer sea bueno. Eso es cier­to; el pro­ble­ma es que ta­les ar­gu­men­tos di­bu­jan la cul­tu­ra co­mo asun­to no es­tra­té­gi­co y no ur­gen­te, co­mo bien sun­tua­rio y pres­cin­di­ble cuan­do tan­tos y tan ur­gen­tes problemas hay que aten­der. Co­mo adorno, pues.

Me­jor con­ce­bir la cul­tu­ra co­mo fac­tor de desa­rro­llo so­cial, por su ca­pa­ci­dad de cons­truc­ción de ciu­da­da­nía. Un ciu­da­dano es miem­bro de un Es­ta­do y, por tan­to, par­te de una co­mu­ni­dad. A fin de ejer­cer esa (cor)res­pon­sa­bi­li­dad, de­be ser li­bre, es de­cir ejer­cer el pen­sa­mien­to crí­ti­co pa­ra re­la­cio­nar­se de ma­ne­ra di­ná­mi­ca con su en­torno: ser ca­paz de di­sen­tir pe­ro tam­bién de es­tar de acuer­do, a par­tir de un sis­te­ma pro­pio de va­lo­res. La edu­ca­ción so­por­ta, cla­ro, el an­da­mia­je intelectual del ciu­da­dano. Sin em­bar­go, igual o más im­por­tan­te se­rá su ex­po­si­ción a los pro­duc­tos cul­tu­ra­les, que pro­ble­ma­ti­zan y sen­si­bi­li­zan: si dis­cur­si­vos —la li­te­ra­tu­ra, la historia, las ar­tes es­cé­ni­cas y vi­sua­les, el ci­ne— lo lle­van a con­fron­tar ideas pro­pias con aje­nas pa­ra pro­du­cir ideas nue­vas que en­tra­rán en diá­lo­go con lo que acon­te­ce en el en­torno; si abs­trac­tos —la mú­si­ca, la ar­qui­tec­tu­ra, el di­se­ño— tie­nen la ca­pa­ci­dad de con­mo­ver (lo cual no sig­ni­fi­ca so­lo aban­do­nar­se a la belleza, sino abrir­se a ser per­tur­ba­do o des­cen­tra­do), lo que lo lle­va a ana­li­zar lo ex­pe­ri­men­ta­do de ma­ne­ra sen­si­ble, sir­vien­do otra vez co­mo aci­ca­te a la in­te­li­gen­cia. Una po­lí­ti­ca cul­tu­ral con­ce­bi­da co­mo pro­yec­to in­te­gral y es­tra­té­gi­co pa­sa­rá, por fuerza, por con­ce­bir la cul­tu­ra co­mo fac­tor de desa­rro­llo so­cial, pe­ro tam­bién eco­nó­mi­co. Lo que me lle­va­rá, en una si­guien­te en­tre­ga, a re­fu­tar no so­lo la teo­ría que lla­mo “la del adorno”, sino tam­bién, me te­mo, la de Adorno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.