El jue­go del hom­bre

Milenio Jalisco - - Al Frente - RA­FAEL PÉ­REZ GAY ra­fael.pe­rez­gay@mi­le­nio.com o Twit­ter: @RPe­re­zGay

Um­ber­to Eco es­cri­bió es­to del fut­bol: “Es al­go be­llí­si­mo, al me­nos tan her­mo­so co­mo el se­xo, la re­fle­xión fi­lo­só­fi­ca y los jue­gos de azar en que se apues­tan fri­jo­li­tos”. Esa be­lle­za em­pie­za ma­ña­na, una par­te im­por­tan­te de la hu­ma­ni­dad se trans­por­ta a ese mun­do que ocu­rre en el rec­tán­gu­lo ver­de. Pa­ra for­tu­na de to­dos los me­xi­ca­nos, la Co­pa del Mun­do se­rá un re­vul­si­vo (el len­gua­je del fut se im­po­ne) y nos qui­ta­rá al­gu­nas ho­ras de ob­se­sión po­lí­ti­ca, que bue­na fal­ta nos ha­ce.

Ja­vier Ma­rías ha es­cri­to que el fut­bol es la re­cu­pe­ra­ción se­ma­nal de la in­fan­cia. He vuel­to mu­chas ve­ces a la ni­ñez y he es­cri­to de ella. La pri­me­ra vez que es­cri­bí una cró­ni­ca de fut­bol pa­ra un periódico, la en­mar­qué ba­jo la ad­mo­ni­ción de “So­ni­do lo­cal”, con­ju­ro de in­fan­cia, re­cuer­do de un mun­do le­jano y prin­ci­pio de una afi­ción sim­ple y na­tu­ral a lo que Án­gel Fernández lla­mó “el jue­go del hom­bre”.

La his­to­ria es así: An­to­nio Ma­ri­món se en­car­ga­ba de la sec­ción de­por­ti­va del periódico Cró­ni­ca di­ri­gi­do por Pa­blo Hi­riart. Am­bos in­vi­ta­ron a un gru­po de es­cri­to­res a las pá­gi­nas de de­por­tes a es­cri­bir bre­ves co­men­ta­rios so­bre el Mun­dial de Fran­cia 98. Me gus­tó la idea de re­unir en una so­la ti­ra­da tres co­sas que me gus­tan: ver fut­bol, to­mar whisky con los ami­gos y es­cri­bir una cró­ni­ca in­me­dia­ta so­bre al­go que aún era pre­sen­te, pe­ro que ya for­ma­ba par­te del pa­sa­do. El pe­rio­dis­mo es de mu­chas for­mas el pa­sa­do del pre­sen­te.

En­ton­ces me pa­re­ció co­sa fá­cil, pe­ro co­mo pa­sa siem­pre con la pren­sa pe­rió­di­ca, lo que em­pe­zó co­mo una di­ver­sión se con­vir­tió en un tra­ba­jo de fue­go y dis­ci­pli­na, a al­tas ve­lo­ci­da­des y con ho­ra ur­gen­te de en­tre­ga. Ten­go un buen re­cuer­do de ese Mun­dial. Hi­ce lo mis­mo cua­tro años des­pués en el Mun­dial Co­rea-Ja­pón 2002 y pu­bli­qué en La Afi­ción de MI­LE­NIO un tex­to dia­rio. Sí: soy un afi­cio­na­do se­rio al fut­bol.

Em­pie­za el Mun­dial y de­cla­ro es­to: odio a los po­li­zon­tes, esos que se me­ten a ver el jue­go pa­ra con­tar­nos la his­to­ria de su tía Chen­cha. Yo di­go: si no les gus­ta el fut­bol, que no ven­gan. To­do es­to pa­ra in­for­mar­les, por si no lo sa­bían, que ma­ña­na em­pie­za la fies­ta del alarido, co­mo lla­mó Sey­de al fut­bol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.