HOS­TI­GA­MIEN­TO Y ACO­SO, COM­PA­ÑE­ROS IN­CÓ­MO­DOS

Mo­de­lo pa­triar­cal y la re­la­ción his­tó­ri­ca de su­mi­sión y do­mi­nio lo pro­pi­cian

Milenio Jalisco - - Portada - Víc­tor Hu­go Or­ne­las/Gua­da­la­ja­ra

An­tes de en­fren­tar­se a los re­tos que pue­de con­lle­var la vi­da pro­fe­sio­nal, aca­dé­mi­ca o per­so­nal, mi­les de mu­je­res se tie­nen que en­fren­tar pri­me­ro al aco­so y hos­ti­ga­mien­to se­xual, prác­ti­cas tan co­mu­nes que in­clu­so aun cuan­do re­sul­ta in­có­mo­do y mo­les­to, las víc­ti­mas lo lle­gan a ca­ta­lo­gar co­mo al­go nor­mal, al­go a lo que se en­fren­tan tan­to en sus lu­ga­res de tra­ba­jo co­mo en su es­cue­la y en oca­sio­nes, has­ta en su pro­pia ca­sa.

Es­te ti­po de prác­ti­cas pue­den pre­sen­tar­se en di­fe­ren­tes for­mas, al­gu­nas más agre­si­vas que otras, pe­ro to­das, per­te­ne­cien­tes a un ac­to in­de­bi­do que tie­ne co­mo prin­ci­pal víc­ti­ma a las mu­je­res, las cua­les son agre­di­das por su­je­tos que en la ma­yo­ría de los ca­sos go­zan de una po­si­ción de po­der co­mo pue­de ser un pro­fe­sor en una es­cue­la, un je­fe en la ofi­ci­na o al­gún fa­mi­liar de ma­yor edad.

En nues­tro país, la Ley Ge­ne­ral de Ac­ce­so a las Mu­je­res a una Vi­da Li­bre de Vio­len­cia fue pu­bli­ca­da el pri­me­ro de fe­bre­ro de 2007 y ha si­do so­me­ti­da a di­ver­sas re­for­mas con­for­me las con­di­cio­nes so­cia­les lo han exi­gi­do.

Es­ta ley de­fi­ne el hos­ti­ga­mien­to se­xual co­mo “el ejer­ci­cio del po­der, en una re­la­ción de su­bor­di­na­ción real de la víc­ti­ma fren­te al agre­sor en los ám­bi­tos la­bo­ral y/o es­co­lar. Se ex­pre­sa en con­duc­tas ver­ba­les, fí­si­cas o am­bas, re­la­cio­na­das con la se­xua­li­dad de con­no­ta­ción las­ci­va”.

Lorena, de 21 años, des­co­no­ce la de­fi­ni­ción an­tes men­cio­na­da, pe­ro ha si­do víc­ti­ma de esa prác­ti­ca, “cuan­do co­men­cé a tra­ba­jar mi je­fe di­rec­to em­pe­zó a lla­mar­me en ho­ra­rios fue­ra del la­bo­ral o en oca­sio­nes me de­cía que lo te­nía que acom­pa­ñar a reunio­nes que es­ta­ban ya fue­ra tam­bién de mi ho­ra­rio de tra­ba­jo, has­ta que me ofre­ció que me com­pra­ría un ca­rro si sa­lía con él”.

La jo­ven na­rró que ha­ber­se ne­ga­do a ac­ce­der a la pe­ti­ción de su je­fe le oca­sio­nó pro­ble­mas en su desa­rro­llo pro­fe­sio­nal, al gra­do que con­si­de­ró re­nun­ciar, “co­mo no acep­té em­pe­zó a tra­tar­me mal, bus­ca­ba cual­quier pre­tex­to pa­ra re­ga­ñar­me y era muy di­fí­cil mi tra­ba­jo, la ver­dad pen­sé en ir­me de ahí, pe­ro ya con el tiem­po em­pe­zó a cal­mar­se y aho­ra es una re­la­ción nor­mal”.

Una si­tua­ción si­mi­lar fue la que su­frió Miranda, quien co­mo es­tu­dian­te de la ca­rre­ra en en­fer­me­ría reali­zó prác­ti­cas en la clí­ni­ca 14 del Ins­ti­tu­to Me­xi­cano del Se­gu­ro So­cial, don­de el en­car­ga­do del área ne­fro­lo­gía “era el que ha­cía las diá­li­sis y pues to­do sú­per bien me en­can­ta­ba es­tar con él por­que me de­ja­ba ha­cer to­do y me en­se­ña­ba mu­chas co­sas de ver­dad que era sú­per lin­do has­ta que un día me pi­dió que an­du­vie­ra con él y co­mo no ac­ce­dí, so­li­ci­tó mi cam­bio y ar­gu­men­tó que yo ha­cía mal las co­sas y no ser­vía pa­ra eso”.

El hos­ti­ga­mien­to se­xual tam­bién es co­mún en las au­las de cla­se, así lo cuen­ta Clau­dia, que al ser alum­na del cuar­to se­mes­tre de li­cen­cia­tu­ra en la Uni­ver­si­dad de Gua­da­la­ja­ra, ha en­fren­ta­do en cua­tro oca­sio­nes si­tua­cio­nes si­mi­la­res, la pri­me­ra de ellas en el se­gun­do se­mes­tre de la li­cen­cia­tu­ra en de­re­cho, “el maes­tro me ca­li­fi­có con un 70, me di­jo que no me ha­bía ido bien y yo me mo­les­té, en­ton­ces me pi­dió que me que­da­ra al fi­nal de cla­se y es­ta­ba más preo­cu­pa­do por con­ven­cer­me de que sa­lié­ra­mos a co­mer o to­mar un ca­fé que en cual­quier otra co­sa”.

Otra alum­na, que pre­fi­rió que se omi­tie­ra su nom­bre, na­rró que uno de sus pro­fe­so­res la co­men­zó a con­tac­tar fue­ra de cla­se a tra­vés de men­sa­jes de tex­to, “siem­pre me de­cía que yo era muy in­te­li­gen­te y bo­ni­ta, me in­vi­ta­ba a sa­lir y de­cía que me iba a ir bien, pe­ro que ne­ce­si­ta­ba apren­der mu­chas co­sas y que él me po­día ayu­dar. Siem­pre re­la­cio­na­ba el te­ma de la es­cue­la con co­sas de mi fí­si­co y la ver­dad era muy mo­les­to, si no le res­pon­día sien­to que se po­nía muy exi­gen­te en cla­se”, agre­gó que no es la úni­ca en su gru­po que es hos­ti­ga­da de ma­ne­ra las­ci­va, “a una com­pa­ñe­ra la evi­den­ció en­fren­te de to­dos, la pu­so de ejem­plo de que ella co­mo te­nía buen cuer­po se iba a ter­mi­nar va­lien­do de eso pa­ra ir es­ca­lan­do en su vi­da pro­fe­sio­nal por­que co­mo mu­je­res no po­día­mos ocu­par es­pa­cios so­lo por lo que se­pa­mos, ten­go en­ten­di­do que sí de­nun­ció en la mis­ma es­cue­la pe­ro no pa­só na­da, so­lo le di­je­ron que no pro­ce­día por­que real­men­te no le hi­zo na­da pe­ro pa­ra to­dos fue al­go muy in­có­mo­do”.

La mis­ma ley, de ca­rác­ter fe­de­ral, ca­ta­lo­ga el aco­so se­xual co­mo “una for­ma de vio­len­cia, en la que si bien no hay su­bor­di­na­ción, hay ejer­ci­cio abu­si­vo de po­der que con­lle­va a un es­ta­do de in­de­fen­sión y de ries­go pa­ra la víc­ti­ma, in­de­pen­dien­te­men­te de que se reali­ce en uno o va­rios even­tos”.

“A mí el maes­tro me di­jo di­rec­ta­men­te que le gus­ta­ba, aun­que an­tes de eso se co­men­zó a des­pe­dir y sa­lu­dar de be­so, pe­ro ca­da vez in­ten­ta­ba dar­me el be­so más cer­ca de la bo­ca, yo ha­blé con él y le di­je que no es­ta­ba de acuer­do”, ex­pli­có Ve­ró­ni­ca, es­tu­dian­te de de­re­cho en una uni­ver­si­dad pri­va­da, “en vez de dis­cul­par­se me em­pe­zó a de­cir que tar­de o

Aun­que les re­sul­ta in­có­mo­do y mo­les­to, las víc­ti­mas lo lle­gan a ca­ta­lo­gar co­mo nor­mal

FOTOS: FRAN­CIS­CO MAR­TÍ­NEZ

Pa­sa to­dos los días an­te nues­tros ojos; la fal­ta de de­nun­cia es la cons­tan­te pues te­men ser se­ña­la­das

La ma­yo­ría ha te­ni­do que apren­der a so­por­tar­lo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.