Fin a la prohi­bi­ción y a la gue­rra

Milenio Jalisco - - Al Frente - JOEL OR­TE­GA JUÁ­REZ

Mu­cha san­gre y ríos de mi­llo­nes de dó­la­res han co­rri­do en la ab­sur­da gue­rra con­tra el nar­co. Cien­tos de mi­les de muer­tos, mu­chos de ellos de­go­lla­dos, eje­cu­ta­dos por to­das par­tes por un ejér­ci­to de si­ca­rios. Otros tan­tos mi­les de des­apa­re­ci­dos, le­van­ta­dos en la vía pú­bli­ca o en sus ca­sas son tam­bién esos lla­ma­dos “da­ños co­la­te­ra­les” por Cal­de­rón. To­do ha si­do inú­til.

En ju­nio de 1985 pro­pu­se le­ga­li­zar la mo­ta. Lo hi­ce en el dis­cur­so más bre­ve pro­nun­cia­do an­te unos 3 o 4 mil cha­vos en el ci­ne Cos­mos, du­ran­te la clau­su­ra de la cam­pa­ña co­mo can­di­da­to a dipu­tado de ma­yo­ría (no iba en nin­gu­na lis­ta pri­vi­le­gia­da co­mo fue el ca­so de Ale­jan­dro Encinas, quien era su­plen­te del gran De­me­trio Va­lle­jo, quien mu­rió unos me­ses des­pués) por el Par­ti­do Me­xi­cano de los Tra­ba­ja­do­res y el Par­ti­do So­cia­lis­ta Uni­fi­ca­do de Mé­xi­co. En ese ac­to es­tu­vo en el to­quín El Tri de Alex Lo­ra con quien dis­fru­té mu­chas to­ca­das. No fui dipu­tado, pe­ro a cam­bio me hi­ce cua­derno de Alex.

Han pa­sa­do mu­chos años. Mu­chos per­so­na­jes del mun­do in­te­lec­tual, cien­tí­fi­co e in­clu­so de las éli­tes po­lí­ti­cas, en­tre ellos va­rios ex pre­si­den­tes de va­rios paí­ses del con­ti­nen­te, se han pro­nun­cia­do por po­ner fin a la prohi­bi­ción. Mi­les de per­so­nas han rea­li­za­do ma­ni­fes­ta­cio­nes por to­das par­tes del pla­ne­ta.

Esa lu­cha ha con­se­gui­do le­gis­la­cio­nes muy avan­za­das en Ca­na­dá, re­cien­te­men­te, en Ho­lan­da, en Uru­guay y en una do­ce­na de es­ta­dos de la Unión Ame­ri­ca­na. Hoy ya no se tra­ta de un dis­cur­so en una cam­pa­ña de las iz­quier­das so­cia­lis­tas y un tan­to mar­gi­nal, es cues­tión de im­por­tan­cia po­lí­ti­ca cen­tral.

Las ini­cia­ti­vas pa­ra le­ga­li­zar la ma­ri­gua­na e in­clu­so la pro­duc­ción de la ama­po­la que ha anun­cia­do Olga Sán­chez Cordero, fu­tu­ra se­cre­ta­ria de Go­ber­na­ción del in­mi­nen­te pre­si­den­te cons­ti­tu­cio­nal Andrés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, cons­ti­tu­yen un gran ac­to avan­za­do del pró­xi­mo go­bierno. No im­por­tan, por aho­ra, las cues­tio­nes se­cun­da­rias en torno al gra­ma­je de con­su­mo, a la re­gla­men­ta­ción pre­ci­sa pa­ra los pro­duc­to­res y las for­mas de co­mer­cia­li­za­ción. Sin ol­vi­dar que siem­pre “el dia­blo es­tá en el de­ta­lle”, en la le­tra chi­qui­ta.

Se­ría es­tú­pi­do re­ga­tear el apo­yo a és­ta ini­cia­ti­va en cier­nes del go­bierno de Andrés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor. Es la ho­ra de ex­pre­sar sin am­ba­ges el apo­yo a una po­lí­ti­ca opues­ta a la cri­mi­nal gue­rra con­tra el nar­co de Cal­de­rón y Pe­ña Nie­to.

Es ne­ce­sa­rio ven­cer cual­quier re­sis­ten­cia abier­ta o ve­la­da con­tra la le­ga­li­za­ción de la pro­duc­ción, dis­tri­bu­ción y con­su­mo de las dro­gas.

Es­ta me­di­da es qui­zá, por sí mis­ma, un he­cho que mar­ca­ría una rup­tu­ra pro­fun­da con el vie­jo ré­gi­men. So­lo esa re­for­ma sig­ni­fi­ca­ría un cam­bio en sen­ti­do avan­za­do, acor­de con los pro­ble­mas del si­glo XXI.

Pa­ra res­pon­der a los mi­llo­nes de jó­ve­nes que vo­ta­ron el 1 de julio por AMLO, la re­for­ma des­ti­na­da a po­ner fin a la prohi­bi­ción, se­ría muy alen­ta­do­ra y le pro­pi­na­ría un du­ro gol­pe al ala con­ser­va­do­ra de oli­gar­cas, miem­bros de la cas­ta y mu­chos de ellos in­te­gran­tes de una pa­té­ti­ca ge­ron­to­cra­cia, pre­sen­tes en el ga­bi­ne­te y en otros es­pa­cios po­lí­ti­cos en el Con­gre­so de la Unión, las gu­ber­na­tu­ras, las al­cal­días y de­más es­la­bo­nes de la ca­de­na del po­der.

Oja­lá Andrés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor la asu­ma sin re­cu­rrir a la tre­ta de la con­sul­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.