El po­der y el efec­to mi­li­tar

Milenio Jalisco - - México -

La po­la­ri­za­ción que se es­tá pro­du­cien­do en Mé­xi­co es gra­ve. La im­pu­ni­dad y la fal­ta de jus­ti­cia es pre­ci­sa­men­te una de las cau­sas, ya que, an­te una cri­sis ins­ti­tu­cio­nal, so­cial y, por su­pues­to, de va­lo­res, de víc­ti­mas pa­sa­mos a ser vic­ti­ma­rios; de acep­tar al pró­ji­mo y sus cir­cuns­tan­cias, a im­po­ner mi ra­zón aun­que és­ta es­té nu­tri­da de fal­se­dad y pos­ver­dad.

Los efec­tos de la de­lin­cuen­cia y la vio­len­cia tam­bién son cau­sas de lo an­te­rior, pe­ro lo im­por­tan­te es en­con­trar el ca­mino ade­cua­do pa­ra crear uni­dad.

¿Qué es ver­dad res­pec­to a la si­tua­ción de in­se­gu­ri­dad que vi­ve el país? ¿Qué res­pues­ta quie­re el pró­xi­mo go­bierno y la so­cie­dad an­te es­ta reali­dad?

La sa­li­da a las ca­lles es al­go que los mi­li­ta­res no que­rían, pe­ro han tra­ba­ja­do pa­ra ge­ne­rar las con­di­cio­nes que los re­gre­se a sus cuar­te­les; sin em­bar­go, la res­pues­ta de go­ber­nan­tes e ins­ti­tu­cio­nes ha si­do am­bi­va­len­te. Por un la­do no cons­tru­yen lo ne­ce­sa­rio pa­ra pro­te­ger a quie­nes go­bier­nan y sus bie­nes y, por otro, se es­cu­dan en los sol­da­dos de tie­rra, mar y ai­re pa­ra que las co­sas no ex­plo­ten de­fi­ni­ti­va­men­te.

Han si­do am­bi­va­len­tes y mez­qui­nos, pues no han to­ma­do la res­pon­sa­bi­li­dad que les co­rres­pon­de, y siem­pre se­rá más fá­cil cul­par y res­pon­sa­bi­li­zar a los mi­li­ta­res de los efec­tos que con­lle­va la bús­que­da de la paz a tra­vés del uso le­gí­ti­mo de la fuer­za.

Or­ga­ni­za­cio­nes, al­gu­nos in­te­lec­tua­les, la iz­quier­da me­xi­ca­na y otras vo­ces que creen el cuen­to de que vic­ti­mi­zar a los cri­mi­na­les y cri­mi­na­li­zar a las fuer­zas ar­ma­das es la ten­den­cia, in­sis­ten en que la se­gu­ri­dad de­be ser sin gue­rra; en que el re­gre­so a la calma se­rá a tra­vés de con­sen­suar con cri­mi­na­les y no for­ta­le­cer a sol­da­dos y ma­ri­nos.

La reali­dad es que los mi­li­ta­res pro­te­gen a to­dos los me­xi­ca­nos sin dis­tin­ción, aún a sus de­trac­to­res.

¿Qué se­ría de es­te país si los sol­da­dos ya no hi­cie­ran la­bo­res de se­gu­ri­dad pú­bli­ca? No hay res­pues­ta.

¿Qué ti­po de fuer­zas ar­ma­das quie­re la gen­te pa­ra los pró­xi­mos seis años? Na­die, ab­so­lu­ta­men­te na­die, da una res­pues­ta.

La Ley de Se­gu­ri­dad In­te­rior no pro­du­ci­rá un po­der ili­mi­ta­do a las fuer­zas ar­ma­das; bus­ca crear la res­pon­sa­bi­li­dad ju­rí­di­ca pa­ra que al­cal­des y go­ber­na­do­res ge­ne­ren con­di­cio­nes que per­mi­tan a la gen­te vi­vir en paz, sin im­pu­ni­dad y con jus­ti­cia.

Es­ta ley bus­ca com­pro­me­ter a las au­to­ri­da­des a que cum­plan con su obli­ga­ción.

De la mano de es­ta ley de­be­rá acom­pa­ñar­se la es­tra­te­gia de se­gu­ri­dad que el pró­xi­mo go­bierno pre­sen­ta­rá el miér­co­les en­tran­te. Andrés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor y quie­nes con­for­ma­rán su ga­bi­ne­te de se­gu­ri­dad tie­nen cla­ro que sin las fuer­zas ar­ma­das no se po­drá lle­gar muy le­jos.

Aquí es don­de la fic­ción en torno a los mi­li­ta­res se des­va­ne­ce an­te reali­dad, ya que en los he­chos son los úni­cos que pue­den ha­cer­le fren­te al pro­ble­ma; son quie­nes des­pués de 15 años de es­tar en las ca­lles, co­no­cen me­jor las ame­na­zas y reali­da­des en torno al im­pac­to que los cri­mi­na­les han cau­sa­do en la gen­te, en los go­bier­nos, en la eco­no­mía y, por su­pues­to, en la fuer­za que ha to­ma­do el fe­nó­meno de la po­la­ri­za­ción en Mé­xi­co.

Que no se es­ca­ti­me el po­der mi­li­tar.

Los sol­da­dos no que­rían la ca­lle, pe­ro ge­ne­ran con­di­cio­nes que los vuel­van a sus cuar­te­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.