EL AR­TE CON FI­NES DE OCIO

La obra vi­sual de Pe­ter Fischli y Da­vid Weiss es un re­cor­da­to­rio del alien­to pa­ró­di­co in­he­ren­te a las gran­des obras de la ima­gi­na­ción con­tem­po­rá­nea y de las iner­cias fa­lli­das del mer­ca­do. Se ex­hi­be en el Mu­seo Ju­mex y se an­to­ja más que pu­ro di­ver­ti­men­to

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - MIRIAM MABEL MAR­TÍ­NEZ

La ocio­si­dad con­tem­pla­ti­va es una prác­ti­ca. Así lo com­prue­ba la ex­po­si­ción Pe­ter Fischli, Da­vid Weiss. Có­mo tra­ba­jar me­jor, que se pre­sen­ta en el Mu­seo Ju­mex has­ta el 4 de sep­tiem­bre. Re­co­rrer las 200 pie­zas que in­te­gran es­ta mues­tra es un pa­seo, por­que no es re­tros­pec­ti­va sino ho­me­na­je a es­ta du­pla de ar­tis­tas que por 33 años se de­di­có al ocio crea­ti­vo: so­lo ap­ta pa­ra flâ­neurs.

Pri­me­ra re­gla an­tes de en­trar: de­jar tus per­te­nen­cias —bol­sas, cá­ma­ras o cual­quier otro ob­je­to co­mo mo­ne­de­ro, clutch, et­cé­te­ra— en el guar­da­rro­pa. Pa­ra ca­mi­nar la ex­po­si­ción se ne­ce­si­tan las ma­nos li­bres, y la cu­rio­si­dad y el sen­ti­do del hu­mor aten­tos, pa­ra así dis­fru­tar los ca­mi­nos de Fischli y Weiss con li­ber­tad.

De ori­gen sui­zo, el dúo em­pe­zó a co­la­bo­rar en 1979. Su de­but fue la Se­rie sal­chi­cha, en la cual ya se ob­ser­va la na­rra­ti­va pos­mo­der­na: Fischli (1952) y Weiss (1946–2012) uti­li­za­ron la ac­ción ar­tís­ti­ca co­mo un jue­go y una pro­vo­ca­ción. Lo que les in­tere­sa­ba era, ade­más de bo­rrar los límites en­tre al­ta y ba­ja cul­tu­ra o sal­tar de una a otra, “bur­lar­se” de las es­tra­te­gias del ar­te con­tem­po­rá­neo que re­cu­rrían a la es­té­ti­ca re­la­cio­nal co­mo he­cho ar­tís­ti­co.

Con un fino sen­ti­do del hu­mor has­ta 2012, año de la muer­te de Weiss, su tra­ba­jo pa­ro­dia no so­lo al ready­ma­de, sino a al­gu­nas de las ver­tien­tes del ar­te con­cep­tual y, al mis­mo tiem­po, lo­gra pro­fun­di­zar y hur­gar en el ar­te co­mo di­ver­ti­men­to, a la vez que cues­tio­na al ob­je­to ar­tís­ti­co co­mo pro­duc­to de un mer­ca­do que con­vier­te a los ar­tis­tas en tra­ba­ja­do­res. Los sui­zos se asu­men co­mo obre­ros de la con­tem­pla­ción en el es­que­ma ca­pi­ta­lis­ta, de ahí el nom­bre de es­ta ex­po­si­ción or­ga­ni­za­da por el So­lo­mon R. Gug­gen­heim Mu­seum de Nue­va York, don­de se pre­sen­tó an­te­rior­men­te. La mues­tra fue cu­ra­da por Nancy Spec­tor, Jen­ni­fer y Da­vid Stock­man, y Nat Trot­man, quie­nes man­tu­vie­ron un diá­lo­go cer­cano con Fischli, en que ini­cial­men­te tam­bién par­ti­ci­pó Weiss. La ver­sión me­xi­ca­na es más re­du­ci­da pe­ro no por eso me­nos pre­ci­sa y sor­pren­den­te, so­bre to­do por­que in­vi­ta a con­tem­plar el ar­te de ma­ne­ra de­sen­fa­da­da.

Pa­ra quie­nes ya so­lo com­pren­den el mun­do a tra­vés de una pan­ta­lla o fil­tra­do por los te­lé­fo­nos ce­lu­la­res y co­nec­ta­do por las re­des so­cia­les, re­co­rrer es­ta ex­hi­bi­ción con la vis­ta sin dis­trac­cio­nes, pues­ta di­rec­ta­men­te en los ob­je­tos, es un re­to en sí mis­mo, re­to que se con­vier­te en un pla­cer pues nos in­vi­ta a es­tar aquí y aho­ra, en la ex­po­si­ción, mi­ran­do a de­ta­lle las es­cul­tu­ras, fo­to­gra­fías, ins­ta­la­cio­nes y de­más pie­zas que ex­pre­san un dis­cur­so in­te­li­gen­te y mi­nu­cio­so, así co­mo un ex­qui­si­to uso for­mal de téc­ni­cas. To­do lo ex­hi­bi­do es­tá he­cho por los ar­tis­tas, nin­gún ob­je­to es “en­con­tra­do”, na­da es­tá al azar y to­do es pro­duc­to de años de tra­ba­jo: son se­ries abier­tas en el tiem­po.

La du­pla siem­pre cues­tio­nó có­mo se vi­ve y la apro­pia­ción del tiem­po en una épo­ca en la que la po­si­bi­li­dad de apro­ve­char el tiem­po es un de­ber, y en la que “ha­cer” se con­vier­te en una res­pon­sa­bi­li­dad es­pi­ri­tual. Mu­chas de las pie­zas cues­tio­nan ese uso del tiem­po, plan­tean­do que “des­per­di­ciar­lo” tam­bién es una for­ma de vi­vir­lo y de en­fren­tar la reali­dad, co­mo se ve en las ex­ten­sí­si­mas se­ries Mun­do vi­si­ble (1986–2012) y Flo­res y hon­gos (1997–2006).

En la pri­me­ra se pro­pu­sie­ron do­cu­men­tar el mun­do en fo­to­gra­fías. Así se con­vir­tie­ron en ar­tis­tas–flâ­neurs que —emu­lan­do a los pa­sean­tes de­ci­mo­nó­ni­cos a los que hi­zo re­fe­ren­cia Wal­ter Ben­ja­min— deam­bu­lan por el or­be sim­ple­men­te ob­ser­van­do. Es­ta se­rie in­fi­ni­ta reúne fo­tos de si­tios tu­rís­ti­cos tra­di­cio­na­les y otros me­nos co­no­ci­dos, don­de qui­zá tu­vie­ron al­gu­na ex­po­si­ción y se vol­vió una prue­ba de la gran tra­ve­sía. La re­co­pi­la­ción de imá­ge­nes de pos­tal y co­ti­dia­nas es de­li­be­ra­da­men­te “bo­ni­ta”. Ese era el jue­go: re­tra­tar des­de el án­gu­lo de la be­lle­za pa­ra des­nu­dar al mun­do de su reali­dad y con­ver­tir­lo en un no–lu­gar. Sa­bían que su in­ten­ción por ha­cer vi­si­ble el mun­do es­ta­ba con­de­na­da al fra­ca­so, pe­ro ju­ga­ban al sen­ti­do de do­cu­men­tar pa­ra po­seer, bur­lán­do­se de esa bús­que­da de asir lo vis­to a tra­vés de una ima­gen, tal co­mo tam­bién su­ce­de en la se­rie–ar­chi­vo de las flo­res, que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo dis­fru­tar lo or­di­na­rio y trans­for­mar­lo en ex­tra­or­di­na­rio. De es­ta for­ma, los re­tra­tos des­mi­ti­fi­can la pin­tu­ra flo­ral, y la re­fle­xión so­bre lo efí­me­ro de la vi­da se trans­for­ma en un sin­sen­ti­do si­co­dé­li­co en el que las flo­res y los hon­gos se des­va­ne­cen pa­ra con­ver­tir­se en ex­plo­sio­nes de co­lor. En sen­ti­do con­tra­rio, la se­rie —más con­den­sa­da— Fo­to­gra­fías (2005) sus­pen­de la reali­dad en to­na­li­da­des blan­co y ne­gro. Las imá­ge­nes to­ma­das en fe­rias y par­ques de di­ver­sio­nes son lú­gu­bres, y no so­lo por­que los ar­tis­tas dis­tor­sio­nan de­li­be­ra­da­men­te la reali­dad al cap­tar las fo­tos subex­pues­tas e im­pri­mir­las en pa­pel pa­ra co­lor, sino por­que los en­cua­dres nos me­ten en una di­men­sión que es­tá ahí pe­ro que pa­sa­mos por al­to. Lo que nos mues­tran es la exis­ten­cia de un mun­do pa­ra­le­lo en el que tran­si­ta­mos in­di­fe­ren­tes y que so­lo so­mos ca­pa­ces de ob­ser­var a tra­vés de una len­te.

Con es­te mis­mo áni­mo de tran­si­tar ex­tra­or­di­na­ria­men­te lo or­di­na­rio, en 1987 em­pe­za­ron el pro­yec­to Ae­ro­puer­tos, que se ex­ten­dió has­ta la muer­te de Weiss. En la ex­po­si­ción se ex­hi­ben unas cuan­tas fo­tos de gran for­ma­to que trans­por­tan al es­pec­ta­dor a un des­tino don­de la ra­zón del via­je es el me­dio de trans­por­te. Lo que lo­gró ha­cer la du­pla fue cap­tar la es­té­ti­ca de los ae­ro­puer­tos, crean­do una es­pe­cie de na­tu­ra­le­zas muer­tas de avio­nes, pis­tas, sa­las de es­tar… que con­for­man un te­rri­to­rio úni­co que nos pla­nel

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.