“En Mé­xi­co hay po­ca crí­ti­ca de poe­sía”

Bo­rea­lis ofre­ce más de una ra­zón pa­ra ha­blar so­bre las re­la­cio­nes en­tre la poe­sía y las ar­tes vi­sua­les y la per­ti­nen­cia de las nue­vas tec­no­lo­gías

Milenio - Laberinto - - LITERATURA - MAR­COS DA­NIEL AGUI­LAR

En el to­mo pri­me­ro de la An­to­lo­gía ge­ne­ral de la poe­sía me­xi­ca­na, Juan Do­min­go Ar­güe­lles ha­ce un re­pa­so de los poe­tas que han fin­ca­do la tra­di­ción. Van des­de Ne­zahual­có­yotl has­ta los na­ci­dos en 1950, co­mo Efraín Bar­to­lo­mé. En me­dio hay un cau­ce re­co­no­ci­ble con fi­gu­ras co­mo Sor Jua­na Inés de la Cruz, Ma­nuel Gu­tié­rrez Ná­je­ra, Xa­vier Vi­llau­rru­tia y Oc­ta­vio Paz. En la in­tro­duc­ción, se­ña­la que los na­ci­dos a par­tir de la dé­ca­da de 1960 han fi­ja­do su es­cri­tu­ra des­de dos pre­mi­sas: con­ti­nui­dad y rup­tu­ra de la tra­di­ción o ce­le­bra­ción u opo­si­ción de és­ta.

Por tan­to, afir­ma, hay una dis­per­sión de for­mas y fon­dos en la poe­sía de la se­gun­da mi­tad del si­glo XX y lo que va del XXI, lo que pro­vo­ca que ha­ya una di­ver­si­dad de pla­ta­for­mas. Ro­cío Cerón, na­ci­da en la dé­ca­da de 1970, es un ejem­plo cla­ro de ello y aca­ba de pu­bli­car su más re­cien­te li­bro, Bo­rea­lis (Fon­do de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca, Mé­xi­co), con­jun­ción de poé­ti­ca vi­sual y per­for­má­ti­ca que no de­ja de ca­ber en for­ma­to im­pre­so.

La poe­sía vi­sual, la lec­tu­ra con re­cur­sos di­gi­ta­les, ya es co­mún. Eres re­pre­sen­tan­te de es­te mo­vi­mien­to. ¿Có­mo ini­cias­te?

Hay gen­te que pien­sa que es­toy acer­cán­do­me a la mul­ti­dis­ci­pli­na o a la poe­sía ex­pan­di­da, pe­ro no lo veo así. En 1995 hi­ce por pri­me­ra vez una ins­ta­la­ción de poe­sía vi­sual. Ese año par­ti­ci­pé en exposiciones co­lec­ti­vas, en Ca­ja Dos, en el Mu­seo Carrri­llo Gil. E iba en­ca­mi­nan­do una ca­rre­ra en sen­ti­do per­for­má­ti­co y de poe­sía vi­sual. Par­ti­ci­pé en tres bie­na­les de poe­sía vi­sual con Cé­sar Es­pi­no­sa, pe­ro siem­pre tu­ve es­te in­te­rés con el len­gua­je. No sa­bía que es­ta­ba es­cri­bien­do poe­sía; sa­bía que es­ta­ba ex­pe­ri­men­tan­do con el len­gua­je, has­ta que en al­gún mo­men­to al­guien me di­jo: “Es­to es poe­sía y val­dría la pe­na que te de­di­ca­ras so­lo a es­cri­bir”.

Cuan­do co­men­cé a ha­cer per­for­man­ce en 1996 en el Ex Te­re­sa, otro poe­ta me di­jo: “Si si­gues con es­to de lo per­for­má­ti­co no te van a to­mar en cuen­ta, por­que la poe­sía son le­tras”. Y me de­di­qué du­ran­te cin­co años a leer y a es­cri­bir. A fi­na­les de 1996 es­cri­bí Ba­sal­to, mi pri­mer li­bro, con el que ga­né la be­ca de Jó­ve­nes Crea­do­res en 1997, y con él me lle­gó el Gil­ber­to Owen en 2001. Has­ta ese mo­men­to tu­ve un en­ten­di­mien­to de la poe­sía, pe­ro mis re­fe­ren­tes se­guían sien­do del arte plás­ti­co.

En los si­guien­tes dos años pu­bli­qué muy po­co. Sa­qué una pla­quet­te, So­ma, y un li­bro de pro­sa, Apun­tes pa­ra so­bre­vi­vir al ai­re. Y en ese ins­tan­te me pre­gun­té: ¿por qué es tan pu­ri­ta­na y con­ser­va­do­ra la es­ce­na de la poe­sía en Mé­xi­co? Y em­pe­cé a mo­ver­me con Car­la Faes­ler. Jun­tas, en 2002, fun­da­mos el co­lec­ti­vo Mo­tín Poe­ta, don­de for­ma­mos pro­yec­tos con mú­si­ca elec­tró­ni­ca. Y des­pués nos pu­si­mos más ex­pe­ri­men­ta­les e hi­ci­mos al­go elec­tro­acús­ti­co con Ma­nuel Ro­cha y An­to­nio Fer­nán­dez Ros y gra­ba­mos Per­so­na, un dis­co que se pre­sen­tó en El Eco.

¿Qué te lle­vó a la in­ter­dis­ci­pli­na, In­ter­net ha si­do un par­tea­guas pa­ra la poe­sía ac­tual?

No sé si In­ter­net fue el par­te­guas, pe­ro sí per­mi­tió la vi­si­bi­li­za­ción de las pie­zas. Lo que creo y lo que tie­ne que ver con el ori­gen es que el pen­sa­mien­to in­ter­dis­ci­pli­nar se rea­li­za­ba ha­ce mi­les de años. Ahí es­tá Pi­cas­so o las van­guar­dias, pe­ro aquí pue­des ha­cer vi­sua­les e improvisaciones en vi­vo y una ac­ción con una pie­za, y eso lo per­mi­te la tec­no­lo­gía. Lo que no sé es que sin In­ter­net esas pie­zas no lle­ga­rían has­ta don­de lle­gan.

Aho­ra bien, creo que en Mé­xi­co es­ta­mos dan­do pa­sos ha­cia atrás en lo que se re­fie­re al uso de la tec­no­lo­gía y el pen­sa­mien­to aso­cia­ti­vo. Una de las pie­zas que más me ha im­pac­ta­do es Ba­bel, de Ga­briel Ma­co­te­la. Tu­vo bue­na di­fu­sión en pren­sa y era una pie­za es­cé­ni­ca, so­no­ra, y ha­bía poe­sía. Lo que no en­tien­do es có­mo Ga­briel Ma­co­te­la y Ya­ni Pe­ca­nins te­nían un es­pa­cio en la Ca­sa del Poe­ta, con una zo­na de li­bros de ar­tis­ta. Pe­ro eso des­apa­re­ció y la Ca­sa del Poe­ta se vol­vió una co­sa an­qui­lo­sa­da que con­ti­núa has­ta el mo­men­to. Y, ade­más, hoy de pron­to te das cuen­ta có­mo autores que odia­ban Twit­ter son sú­per­tui­te­ros y có­mo poe­tas que di­je­ron que nun­ca en la vi­da ha­rían al­go in­ter­dis­ci­pli­na­rio aho­ra lo es­tán ha­cien­do.

En su li­bro P / XXI/ 360º. Cre­ma­to­rio y es­té­ti­ca de la poe­sía me­xi­ca­na con­tem­po­rá­nea, Ale­jan­dro Hi­gas­hi di­ce que la ca­rac­te­rís­ti­ca de los poe­tas na­ci­dos en­tre las dé­ca­das de 1970 y 1980 es que no tie­nen ca­rac­te­rís­ti­ca, que so­lo quie­ren rom­per, que si­guen una “tra­di­ción de la rup­tu­ra”. ¿Qué pien­sas de es­to?

Pien­so que se quie­re ser di­fe­ren­te y to­do ter­mi­na pa­re­cién­do­se. Lo que ha su­ce­di­do es que se ha que­ri­do ser muy ex­pe­ri­men­tal y lle­var el poe­ma a la ca­lle con el slam, ha­blar so­bre la vio­len­cia en Mé­xi­co al usar so­ni­dos de ba­la­zos que am­pli­fi­can lo que es­ta­mos vi­vien­do. Lo que veo es que hay, por un la­do, cier­tas poé­ti­cas en bo­ga: el mun­do de los poe­tas cós­mi­cos, el ni­ño es­tre­lla que na­ce en el uni­ver­so; lue­go es­tán los poe­tas de lo iló­gi­co, “có­mo la ac­triz se­cun­da­ria de la pe­lí­cu­la ira­ní apa­re­ce en el poe­ma y de pron­to la ac­triz es­tá en Pe­rú”. Hay te­mas en bo­ga, por­que no hay una ge­ne­ra­ción co­mo tal, pe­ro sí cier­tas poé­ti­cas, que de lo mis­mo abre­van un au­tor na­ci­do a fi­na­les de la dé­ca­da de 1960 que uno en la de 1990.

Yo, que he si­do ju­ra­do, he vis­to que cuan­do se po­ne de mo­da un poe­ma­rio so­bre el cán­cer, apa­re­cen die­ci­séis li­bros so­bre ello. Se po­nen de mo­da los 43 y hay 25 li­bros so­bre ellos. Y los acer­ca­mien­tos no son dis­tin­tos.

Y es­to es com­pli­ca­do por­que aho­ra en­fren­ta­mos la hi­per­vi­si­bi­li­za­ción del au­tor. Si tie­nes mil li­kes en re­des so­cia­les, la gen­te pien­sa que tu poe­ma es bueno y eso no es cier­to. Es un ar­ma de do­ble fi­lo, por­que las re­des han per­mi­ti­do la vi­si­bi­li­za­ción y la de­mo­cra­ti­za­ción pa­ra ob­ser­var y mi­rar to­dos los con­te­ni­dos, pe­ro no hay crí­ti­ca. En Mé­xi­co hay po­ca crí­ti­ca de poe­sía. Lo que hay son gru­pos en­do­gá­mi­cos que se leen y se ce­le­bran en­tre ellos.

Juan Do­min­go Ar­güe­lles di­ce que en los poe­tas jó­ve­nes so­bre­vi­ve el sen­ti­do de gre­mio.

Son esos gru­pos que or­ga­ni­zan sus lecturas, que se or­ga­ni­zan co­mo es­pa­cios. Son par­ce­las y se pro­te­gen en­tre ellos, se re­par­ten las be­cas. Lo que me da te­rror es que ni si­quie­ra se leen en­tre ellos mis­mos y son de la mis­ma par­ce­la. Eso ha pa­sa­do to­da la vi­da. Pe­ro tam­bién pa­sa que hay gru­pos que di­cen “va­mos a to­mar el es­pa­cio pú­bli­co, ha­ga­mos vi­deo­poe­mas”. Lo cu­rio­so es que en 2003 y 2004, esos gru­pos nos pa­ra­ron cuan­do lo hi­ci­mos.

¿No pa­sa por­que ya no hay una ima­gen he­ge­mó­ni­ca co­mo en su mo­men­to lo fue Oc­ta­vio Paz?

Los he­re­de­ros del tla­toa­ni no lle­ga­ron, ahí se que­da­ron. No tie­nen la al­tu­ra. Ya no hay una, sino tres, cua­tro fi­gu­ras que hay que es­cu­char. Pe­ro ocu­rre que la na­rra­ti­va ha cons­trui­do opi­na­do­res. Po­cos opi­na­do­res son poe­tas, ca­si to­dos son na­rra­do­res. La poe­sía tie­ne otros mo­vi­mien­tos, ríos sub­te­rrá­neos que ac­ti­van co­sas. A mí me in­tere­sa que se ha­gan fes­ti­va­les en es­pa­cios pú­bli­cos, que se ha­gan clí­ni­cas de ima­gi­na­ción poé­ti­ca, de edu­ca­ción e in­ter­dis­ci­pli­na, que sir­ven de la­bo­ra­to­rio de ex­pe­ri­men­ta­ción.

Bo­rea­lis,

Bá­si­ca­men­te se tra­ta de la es­cri­tu­ra, que es eter­na. Se si­túa un mo­men­to an­tes de que el hom­bre fue­ra hom­bre. Es una es­cri­tu­ra que no so­lo tie­ne que ver con el len­gua­je; es una es­cri­tu­ra de mur­mu­llos, ges­tual. La es­cri­tu­ra se da en la nie­ve, una es­cri­tu­ra que re­gre­sa por­que es­tá en el agua, pe­ro tam­bién en la es­tá­ti­ca de las au­ro­ras bo­rea­les, que es lo que pue­des es­cu­char en el poe­ma­rio: las pi­sa­das, el ale­teo, el tam­bo­ri­leo que mo­di­fi­ca ese pe­que­ño ges­to que es la pre­sión del ai­re. Es el tiem­po con­ti­nuo que se de­tie­ne pe­ro que an­te la sus­pen­sión co­rre en pa­ra­le­lo. Es­tá ahí un ani­llo que vi en el Bri­tish Mu­seum o el mo­men­to en que los az­te­cas se ha­cían un ori­fi­cio en la len­gua. To­do es­tá ahí: los 14 muer­tos y 36 he­ri­dos de la pe­lí­cu­la de mo­da, cuan­do un ti­po se me­tió a ma­tar a la gen­te en el es­treno de Bat­man. Tam­bién es­tá Is­lan­dia, que nos pa­re­ce tan le­ja­na, con esos gla­cia­res y con la enun­cia­ción del agua­nie­ve y los vo­ca­blos de la nie­ve. Is­lan­dia es la me­tá­fo­ra del es­pa­cio po­si­ble que es el con­ti­nuum del tiem­po y don­de to­do es­tá su­ce­dien­do. Es­to es so­no­ro y plás­ti­co. Es un poe­ma­rio muy sen­so­rial.

L

WWW.ROCIOCERON.COM

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.