Pau­sa en el do­lor

Es­tos ver­sos for­man par­te de un poe­ma­rio iné­di­to que tie­ne a los pe­rros co­mo cen­tro del mun­do co­no­ci­do

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - Pa­ra Sa­ra, mi per­di­gue­ra mie­do­sa, mi­mo­sa y amo­ro­sa

Mi lo­qui­ta mi lin­da mi pe­rri­ta mi amo­ro­sa pe­rri­ta inigua­la­ble cuan­do tú es­tás mi co­ra­zón pal­pi­ta si­guien­do el rit­mo tu­yo más con­fia­ble. Tú co­rres yo te si­go Tú sal­tas yo tam­bién Tú hue­les los se­cre­tos es­con­di­dos en­tre las plan­tas o ba­jo la tie­rra y me re­ve­las la ar­mo­nía ocul­ta que del cie­lo a la tie­rra me ase­gu­ra. Mi lo­qui­ta mi lin­da mi pe­rri­ta tus ojos de mi co­ra­zón lo sa­ben to­do por eso cuan­do quie­ro es­con­der mi do­lor por no ver que te po­nes a su­frir en sin­to­nía te ha­blo sin pa­rar te ras­co la ba­rri­ga de po­cos pe­los ru­bios y al fin te abra­zo fuer­te cons­cien­te de la pau­sa que el cie­lo ge­ne­ro­so nos re­ga­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.