Uto­pía

Milenio - Laberinto - - VARIA -

En la inau­gu­ra­ción se izó so­lem­ne­men­te la ban­de­ra co­mi­sio­na­da pa­ra el fes­ti­val. Se ne­ce­si­ta­ron dos ar­tis­tas pa­ra con­ce­bir la ca­ri­ta son­rien­te co­mo em­ble­ma.

Así em­pe­zó en So­mer­set Hou­se “Uto­pía 2016: un año de ima­gi­na­ción y po­si­bi­li­dad”, pa­ra ce­le­brar el 500 aniver­sa­rio de la Uto­pía de To­más Mo­ro, a quien ideas e idea­les le cos­ta­ron la ca­be­za. Se im­pri­mió el li­bro con el al­fa­be­to utó­pi­co, en la contraportada la ca­ri­ta son­rien­te que en un mo­men­to da­do to­dos los asis­ten­tes al even­to le­van­ta­ron a la al­tu­ra de su ros­tro. Da un cier­to es­ca­lo­frío, pe­ro tam­po­co el “no–lu­gar” de Mo­ro era per­fec­to.

Or­ga­ni­za­do­res y cu­ra­do­res ha­blan efer­ves­cen­te­men­te de op­ti­mis­mo. Aquí uto­pía equi­va­le a “ser fe­li­ces”, lo cual a su vez se de­ri­va de un emo­ti­cón ori­gi­na­do en el uni­ver­so pu­bli­ci­ta­rio.

Pa­so por So­mer­set Hou­se pa­ra ver có­mo se en­tien­de la fe­li­ci­dad del fu­tu­ro un día de agos­to, y cai­go en una ex­po­si­ción de Matt­hew Sto­ne. Sto­ne se pre­sen­ta sin ver­güen­za al­gu­na co­mo “ar­tis­ta y cha­mán” y gran fi­gu­ra de la con­tra­cul­tu­ra, cu­yo le­ma es el op­ti­mis­mo co­mo re­vo­lu­ción. Su dis­cur­so es­tá pla­ga­do de lu­ga­res co­mu­nes, gran­di­lo­cuen­cia, y la in­ca­pa­ci­dad de ar­ti­cu­lar ideas. La obra ex­pues­ta es una des­an­ge­la­da se­rie de imá­ge­nes que fu­sio­nan la fo­to­gra­fía in­ter­ve­ni­da y es­tri­den­tes bro­cha­zos de pin­tu­ra. Ros­tros inex­pre­si­vos, co­mo ma­ni­quíes. Tí­tu­los co­mo “Ins­tru­yo por me­dio de la au­ten­ti­ci­dad” o “Yo ex­pe­ri­men­tan­do go­zo” pa­ra un clo­se–up de ge­ni­ta­les. Ca­mi­se­tas con pa­la­bre­ría so­bre op­ti­mis­mo y bue­na on­da y un mon­tón de mal arte.

En la sala de al la­do, el es­ti­lis­ta IB Ka­ma­ra pre­sen­ta su obra am­pa­ra­da tras más mon­ser­ga so­bre có­mo el in­di­vi­duo ma­ni­fes­ta­rá su iden­ti­dad en 2026, sin “el con­trol po­li­cia­co de la mas­cu­li­ni­dad”. Las imá­ge­nes van de lo co­ol a lo ri­dícu­lo, ni más ni me­nos que en cual­quier re­vis­ta de mo­da: no te­ne­mos que es­pe­rar a 2026 pa­ra ver es­to. Unos vi­deos se cen­tran en dos re­ta­do­ras fi­gu­ras an­dró­gi­nas; en un mo­men­to arras­tran por el de­sier­to a un hom­bre que tra­ta inú­til­men­te de es­ca­par. Lue­go los ve­mos en imá­ge­nes va­ga­men­te or­giás­ti­cas. He de de­cir que has­ta el mo­men­to po­co he vis­to de ale­gría.

En otra sala cuel­gan cor­ti­nas con des­vaí­das imá­ge­nes de pa­sa­das uto­pías al­re­de­dor de una mez­cla de mue­bles en co­lo­res chi­llo­nes, co­mo de jar­dín in­fan­til, con un fon­do de mú­si­ca pop. En la in­fal­ta­ble pan­ta­lla un vi­deo mues­tra las vir­tu­des de “La má­qui­na pa­ra ser otro”: una más­ca­ra de reali­dad vir­tual, pa­ra ver­nos a tra­vés de los ojos de otro. En el fu­tu­ro, al pa­re­cer, la em­pa­tía no se­rá po­si­ble, ni es­pon­tá­nea, sin ar­ti­lu­gio de por me­dio.

Se­ría in­jus­to juz­gar un año en­te­ro de vi­sio­nes utó­pi­cas por la vi­si­ta de un día. Vol­ve­ré. Pe­ro hoy la pers­pec­ti­va de es­tos mun­dos, que son de he­cho ya el mun­do de mu­chos, me de­pri­me. El dis­cur­so de fal­sa co­lec­ti­vi­dad; el va­cío: de in­te­li­gen­cia, de hu­ma­ni­dad. Afue­ra el sol arran­ca del Tá­me­sis des­te­llos ce­ga­do­res. Los ni­ños jue­gan a mo­jar­se en­tre las fuen­tes. Ale­gres, ellos sí, fe­liz­men­te ig­no­ran­tes del fu­tu­ro que les sue­ñan.L

MATT­HEW STO­NE

Pie­za de la ex­po­si­ción Hea­ling with Wounds

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.