El de­cli­ve

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - SAN­TIA­GO GAM­BOA Fa­ce­book: San­tia­go Gam­boa–círcu­lo de lec­to­res

An­to­nio Gar­cía Án­gel aca­ba de pu­bli­car la que es sin du­da una de las me­jo­res no­ve­las del año en Co­lom­bia. Se lla­ma De­cli­ve, con el se­llo Ran­dom Hou­se. Un hom­bre lla­ma­do Jor­ge se des­pier­ta a las cin­co de la tar­de en Bo­go­tá, pa­ra ir a tra­ba­jar a un call cen­ter en el turno de seis de la tar­de a seis de la ma­ña­na, pe­ro al ves­tir­se no­ta que los pies ya no le ca­ben den­tro de los za­pa­tos. Qué ra­ro, se di­ce, pues no pa­re­cen hin­cha­dos, sim­ple­men­te han cre­ci­do cua­tro ta­llas mien­tras dor­mía. Ago­bia­do por es­ta ex­tra­ña si­tua­ción sa­le a la ca­lle y se di­ri­ge a la es­ta­ción de Trans­mi­le­nio usan­do sus vie­jos za­pa­tos co­mo si fue­ran zue­cos, y a par­tir de ahí su so­li­ta­ria vi­da em­pie­za a dar un in­quie­tan­te vuelco. ¿Quién es es­te hom­bre?

Con una es­cri­tu­ra pre­ci­sa, im­pla­ca­ble, por mo­men­tos ca­si des­nu­da y ex­tra­or­di­na­ria­men­te lú­ci­da, An­to­nio Gar­cía Án­gel nos va mos­tran­do la frá­gil vi­da de Jor­ge, sus an­he­los y ex­tra­ños ri­tos: los pro­gra­mas de te­le­vi­sión en su ho­ra de des­can­so al fi­lo de las dos de la ma­ña­na en la zo­na de re­lax del call cen­ter, o los so­li­ta­rios en­cuen­tros con una jo­ven que tra­ba­ja ha­cien­do re­em­pla­zos en el mis­mo gal­pón ates­ta­do de pe­que­ños cu­bícu­los, don­de mil dos­cien­tos ochen­ta ope­ra­rios —cua­ren­ta fi­las de trein­ta y dos es­cri­to­rios— tra­ba­jan res­pon­dien­do lla­ma­das con sus al­moha­di­llas de ore­ja, sus tu­bos acús­ti­cos y sus mi­cró­fo­nos. Una vi­da exas­pe­ran­te, re­pe­ti­ti­va, con muy po­co tiem­po pa­ra sor­pre­sas, y que le sir­ve a Gar­cía Án­gel pa­ra ha­blar­nos de la so­le­dad, de ese bru­tal con­tras­te en­tre el hom­bre y la ur­be de la que no se pue­de sa­lir in­dem­ne. Por­que el otro per­so­na­je de De­cli­ve, ade­más de Jor­ge y el pa­dre y la tris­te Ce­ci­lia, es la ciu­dad, una Bo­go­tá que es un Sa­turno de­vo­ra­dor de sus hi­jos, es­pa­cio que pa­re­ce con­de­nar a la so­le­dad ex­tre­ma y a la lo­cu­ra a quie­nes se vuel­ven frá­gi­les. Es­ta ima­gen de la ciu­dad sin pie­dad, im­pla­ca­ble y cruel, es uno de los gran­des lo­gros de la no­ve­la, un ros­tro de Bo­go­tá que has­ta aho­ra no ha­bía vis­to en nin­gún otro li­bro o fil­me y que más bien me lle­va ha­cia li­te­ra­tu­ras de otros lu­ga­res, tal vez a un Kaf­ka es­cri­bien­do la de­s­es­pe­ran­za de Jo­seph K. o a un Rul­fo bus­can­do a Su­sa­na San Juan en el cen­tro de una pai­la ar­dien­te que es tam­bién un pue­blo. A es­to de­be su­mar­se el so­fis­ti­ca­do hu­mor, ex­pre­sa­do a tra­vés de los diá­lo­gos en­tre los com­pa­ñe­ros del call cen­ter, la iro­nía y la emu­la­ción de la vi­da que, cual gru­po de re­clu­sos, sien­ten que es­tá allá afue­ra mien­tras ellos se pa­san las ho­ras res­pon­dien­do lla­ma­das.

Des­pués de Su ca­sa es mi ca­sa, que lo sen­tó en la me­sa de los jó­ve­nes au­to­res co­lom­bia­nos, en 2001; de Re­cur­sos hu­ma­nos, es­cri­ta ba­jo la tu­to­ría de Ma­rio Var­gas Llo­sa con la be­ca Ró­lex, y de la ex­tra­or­di­na­ria Ani­ma­les do­més­ti­cos, de 2013, An­to­nio Gar­cía Án­gel con­ti­núa con De­cli­ve la cons­truc­ción de una obra li­te­ra­ria par­ti­cu­la­rí­si­ma, so­fis­ti­ca­da, que a tra­vés de su vi­sión del mun­do nos va mos­tran­do un ros­tro nue­vo e in­quie­tan­te de la con­di­ción hu­ma­na.L

ES­PE­CIAL

An­to­nio Gar­cía Án­gel

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.