La (an­ti)ra­cis­ta

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - ÁL­VA­RO URI­BE al­vu­ri­be@yahoo.com.mx

Pa­ra que al­guien sea ra­cis­ta de­be dar­se es­ta con­di­ción ele­men­tal: que ha­ya (o pa­rez­ca ha­ber) al me­nos una ra­za di­fe­ren­te de la su­ya. En otras pa­la­bras: el ra­cis­mo exis­te don­de existan (o pa­rez­can exis­tir) va­rias ra­zas. To­da co­mu­ni­dad se fun­da en la ex­clu­sión de los otros.

No hay quien no sea, en ma­yor o me­nor me­di­da, ra­cis­ta. No hay quien no mi­re con cu­rio­si­dad o ex­tra­ñe­za o re­ce­lo o des­pre­cio o te­mor o has­ta odio, si no con re­sen­ti­mien­to y con en­vi­dia, a la gen­te en apa­rien­cia dis­tin­ta. En Mé­xi­co nos las da­mos de pu­ros fren­te a los Afri­kaa­ner, que sometieron a los ne­gros al Apart­heid, y fren­te a los grin­gos, que los es­cla­vi­za­ron. Co­mo si los me­xi­cas no se hu­bie­ran co­mi­do a los de­más me­soa­me­ri­ca­nos. Co­mo si en la vie­ja Es­pa­ña no hu­bie­ran ex­pul­sa­do a ju­díos y mu­sul­ma­nes y pri­vi­le­gia­do a los pu­ra­san­gres cas­ti­zos. Co­mo si en la Nue­va Es­pa­ña no hu­bie­ra re­gi­do una es­tric­ta je­rar­quía so­cial que mar­gi­na­ba a los in­dí­ge­nas y les con­fe­ría to­dos los de­re­chos a los pe­nin­su­la­res.

He­re­de­ros de una ac­ti­va tra­di­ción dis­cri­mi­na­to­ria, los me­xi­ca­nos acrio­lla­dos o se­mi­mo­re­nos dis­cu­rri­mos un mé­to­do par­me­ní­deo pa­ra li­diar con nues­tro pro­pio ra­cis­mo: sim­ple­men­te, ne­ga­mos que exis­tie­ra. Aquí, de acuer­do con el pen­sa­mien­to ofi­cial ya en desuso, no ha­bía ra­zas. Tan­to el cam­pe­sino más po­bre co­mo el due­ño de la má­xi­ma for­tu­na del país, to­dos aquí éra­mos mes­ti­zos. Has­ta que los in­dí­ge­nas, por su cuen­ta o con ayu­da mes­ti­za, to­ma­ron la pa­la­bra.

La doc­tri­na (an­ti)ra­cis­ta de la en­jun­dio­sa Ama­tis­ta, ori­gi­na­da en la épo­ca de glo­ria del neo­za­pa­tis­mo, es aún im­per­fec­ta. Por un la­do, aplau­de el le­van­ta­mien­to indígena en Chia­pas y ha ido va­rias ve­ces allá pa­ra ser­vir a la cau­sa. Por otro la­do, la su­ble­va que no po­cos in­dí­ge­nas de otras re­gio­nes (y tam­bién bas­tan­tes chia­pa­ne­cos) ven­dan su vo­to. “No en­tien­do por qué se de­jan ma­ni­pu­lar”, di­ce con amar­gu­ra, re­fi­rién­do­se al se­gun­do ca­so.

Tam­po­co en­tien­de có­mo fue que en un mu­ni­ci­pio del su­r­es­te, con po­bla­ción cien por cien­to indígena, va­rios lu­ga­re­ños ma­ta­ran con sa­ña in­de­fen­si­ble al edil y a otros fun­cio­na­rios lo­ca­les ele­gi­dos se­gún los usos y cos­tum­bres del lu­gar. Y si le di­ces que la ca­pa­ci­dad de ha­cer el mal es­tá ho­mo­gé­nea­men­te dis­tri­bui­da en­tre to­dos los se­res hu­ma­nos, y que ne­gár­se­la a unos por­que per­te­ne­cen a una ra­za dis­cri­mi­na­da equi­va­le a ne­gar­les la hu­ma­ni­dad, y que esa for­ma in­ver­sa y per­ver­sa de dis­cri­mi­na­ción se lla­ma crip­to­rra­cis­mo, Ama­tis­ta ira­cun­da te ta­cha de ra­cis­ta.

Lo bueno es que us­te­des son ami­gos. Y, pa­ra se­llar las pa­ces, ella te in­vi­ta a co­mer a la man­sión que le re­ga­ló su pa­dre, un ri­co em­pre­sa­rio es­pa­ñol. Y pa­sa por ti en el BMW que le ex­pro­pió a su ex ma­ri­do, hoy sub­se­cre­ta­rio. Y en el tra­yec­to sube la ven­ta­ni­lla del co­che pa­ra rehu­sar­le la li­mos­na a una an­cia­na, qui­zás oto­mí. Y ya en su ca­sa te lle­va a ver a su hi­jo tar­dío, un ni­ño de gran­des ojos ver­des que ado­ra a su na­na, oa­xa­que­ña co­mo la co­ci­ne­ra a quien Ama­tis­ta la (an­ti)ra­cis­ta sa­lu­da de be­so an­tes de pre­sen­tár­te­la: “Ja­cin­ta es co­mo de la fa­mi­lia”.

L

ES­PE­CIAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.