“PEN en­fren­ta los gran­des mo­men­tos so­cia­les y po­lí­ti­cos”

La es­cri­to­ra ex­pli­ca la ur­gen­cia de un Ma­ni­fies­to de De­re­chos de Au­tor uni­ver­sal y la mo­di­fi­ca­ción de la Car­ta Cons­ti­tu­ti­va de la or­ga­ni­za­ción de es­cri­to­res más im­por­tan­te en el mun­do

Milenio - Laberinto - - LITERATURA - VIANEY FER­NÁN­DEZ

Jen­ni­fer Cle­ment de­fien­de la li­te­ra­tu­ra co­mo un es­pa­cio de de­nun­cia. La es­cri­to­ra na­ci­da en Green­wich, Con­nec­ti­cut, Es­ta­dos Uni­dos, po­ne dos ejem­plos di­fí­ci­les de re­ba­tir: la re­per­cu­sión que tu­vo Oliver Twist, de Char­les Dic­kens, pa­ra cam­biar las con­di­cio­nes de mi­les de ni­ños víc­ti­mas ex­plo­ta­ción la­bo­ral y el em­po­de­ra­mien­to de las mu­je­res tras las no­ve­las de Ja­ne Aus­ten y Char­lot­te Bron­të. Por eso, en su no­ve­la Lady­di (Lu­men, 2014) re­tra­tó el cal­va­rio de las mu­je­res de la sie­rra de Gue­rre­ro, aco­sa­das por tra­tan­tes de per­so­nas pa­ra ser ven­di­das co­mo es­cla­vas se­xua­les.

Pe­ro la ac­ti­vi­dad de Cle­ment en fa­vor de los de­re­chos hu­ma­nos va más allá de la li­te­ra­tu­ra: du­ran­te su pre­si­den­cia en el cen­tro PEN Mé­xi­co im­pul­só, en­tre otras co­sas, una ar­dua de­fen­sa y pro­tec­ción de los pe­rio­dis­tas en nues­tro país. Ha­ce me­nos de un año fue ele­gi­da co­mo pre­si­den­ta de PEN In­ter­na­cio­nal, la or­ga­ni­za­ción de es­cri­to­res más an­ti­gua y gran­de en el mun­do, con­vir­tién­do­se en la pri­me­ra mu­jer en pre­si­dir­la en ca­si cien años.

Des­de que asu­mió es­ta ti­tá­ni­ca la­bor plan­teó re­tos es­pe­cí­fi­cos, co­mo el de crear un Ma­ni­fies­to de De­re­chos de Au­tor y mo­di­fi­car, por pri­me­ra vez en la his­to­ria de PEN, la Car­ta Cons­ti­tu­ti­va con el fin de in­cluir cua­tro con­cep­tos que ne­ce­si­tan for­mar par­te de la de­fen­sa de de­re­chos hu­ma­nos y de la li­te­ra­tu­ra: gé­ne­ro, orien­ta­ción se­xual, iden­ti­dad se­xual y re­li­gión.

¿Por qué si el PEN abo­ga por la li­bre ex­pre­sión y el li­bre pen­sa­mien­to no ha­bía con­tem­pla­do en sus do­cu­men­tos es­tos cua­tro con­cep­tos?

No lo sé. Lle­vo 23 años co­la­bo­ran­do en PEN y siem­pre me he pre­gun­ta­do lo mis­mo. De­bo acla­rar que ha­cer una mo­di­fi­ca­ción de la Car­ta Cons­ti­tu­ti­va no es fá­cil. El PEN es­tá con­for­ma­do por 140 cen­tros au­tó­no­mos en dis­tin­tos paí­ses, y to­do cam­bio se dis­cu­te y vo­ta en un con­gre­so mun­dial. Ca­da mo­di­fi­ca­ción de­be ser pro­pues­ta o no­mi­na­da por dos cen­tros; en el ca­so de la Car­ta, los cam­bios fue­ron no­mi­na­dos por el de Sid­ney, Aus­tra­lia, y el de Su­dá­fri­ca. Aho­ra se­rán dis­cu­ti­das y vo­ta­das en el con­gre­so in­ter­na­cio­nal, que ce­le­bra­re­mos en Ou­ren­se y San­tia­go de Com­pos­te­la, Galicia, el pró­xi­mo sep­tiem­bre. La pro­pues­ta de mo­di­fi­car la Car­ta Cons­ti­tu­ti­va tie­ne co­mo ob­je­ti­vo ha­cer­la más fuer­te. PEN no pue­de per­ma­ne­cer en si­len­cio cuan­do las mu­je­res son cen­su­ra­das a tra­vés de la vio­len­cia, cuan­do las re­li­gio­nes son ata­ca­das y cuan­do es­cri­bir so­bre ti mis­mo o so­bre la per­so­na que amas te lle­va a la cár­cel o a la muer­te. Ha lle­ga­do el mo­men­to de mo­di­fi­car nues­tros es­ta­tu­tos pa­ra ser más in­clu­si­vos y de­fen­der que ca­da his­to­ria de­be te­ner la li­ber­tad su­fi­cien­te pa­ra ser con­ta­da.

La es­cri­to­ra y pe­rio­dis­ta Cat­he­ri­ne Amy Dawson Scott crea el PEN en 1921, una aso­cia­ción mun­dial pa­ra de­fen­der a quie­nes se de­di­can a las le­tras; 95 años des­pués es tam­bién una es­cri­to­ra y pe­rio­dis­ta quien quie­re re­vo­lu­cio­nar es­ta or­ga­ni­za­ción.

En los tres años que es­ta­ré al fren­te de la or­ga­ni­za­ción ten­go muy cla­ro lo que quie­ro ha­cer. No es po­si­ble que en paí­ses co­mo Ke­nia los ho­mo­se­xua­les sean en­car­ce­la­dos, per­se­gui­dos, que ten­gan prohi­bi­do es­cri­bir. In­clu­so en ciu­da­des co­mo Lon­dres (se vio sor­pre­si­va­men­te en una en­cues­ta es­te mis­mo año) hay quie­nes en su tra­ba­jo ocul­tan su pre­fe­ren­cia se­xual. Es im­por­tan­te que tan­to las mu­je­res co­mo la co­mu­ni­dad LGTB se sien­tan re­pre­sen­ta­das por PEN; de ahí la im­por­tan­cia del cam­bio de la Car­ta y el he­cho de crear to­da una re­or­ga­ni­za­ción de gé­ne­ro y con­si­de­rar la vio­len­cia con­tra la mu­jer co­mo una for­ma de cen­su­ra.

Otra de las co­sas a las que PEN In­ter­na­cio­nal no es ajeno es a las pro­ble­má­ti­ca mun­dial de los des­pla­za­dos, por ello, es­te año he­mos crea­do una cam­pa­ña glo­bal que se cons­tru­ye so­bre el le­ga­do his­tó­ri­co de PEN, que siem­pre en­fren­ta los gran­des mo­men­tos so­cia­les y po­lí­ti­cos, y es­ta cam­pa­ña abar­ca a las co­mu­ni­da­des y las per­so­nas des­pla­za­das. Es­ta cam­pa­ña de­fen­de­rá el de­re­cho al san­tua­rio, a la ce­le­bra­ción de li­te­ra­tu­ras de es­cri­to­res des­pla­za­dos, y com­ba­ti­rá la xe­no­fo­bia ha­cia los re­fu­gia­dos, así co­mo la cen­su­ra o el si­len­cio por el exi­lio.

Ha­blas de “una re­or­ga­ni­za­ción de gé­ne­ro”. ¿A qué te refieres?

Tie­ne que ha­ber cam­bios ra­di­ca­les en to­dos los cen­tros. Hay que em­pe­zar por ver cuán­tas mu­je­res es­tán en PEN y pue­den tra­ba­jar co­mo pe­rio­dis­tas o es­cri­to­ras en sus paí­ses. Pe­ro ade­más del con­teo, ha­re­mos un ma­ni­fies­to en el que se de­je cla­ro que la vio­len­cia con­tra la mu­jer es cen­su­ra.

Hay 14 mi­llo­nes de ni­ñas en el mun­do que son obli­ga­das a ca­sar­se en­tre los 9 y los 13 años. En la Ciu­dad de Mé­xi­co ha­ce ape­nas unas se­ma­nas se prohi­bió el ma­tri­mo­nio ado­les­cen­te —en los úl­ti­mos cin­co años se ca­sa­ron más de 10 mil me­no­res de edad—. Esas ni­ñas no van a leer ni van a es­cri­bir un li­bro. Agré­ga­le la vio­len­cia, la tra­ta. Hay paí­ses don­de las ni­ñas ni si­quie­ra pue­den ir a la es­cue­la y en otros, co­mo Chi­na e In­dia, hay unos pe­que­ños ca­rros que van a las co­mu­ni­da­des otor­gan­do el ser­vi­cio de ul­tra­so­ni­dos y, si la ma­má es­tá em­ba­ra­za­da de una ni­ña, le ayu­dan a abor­tar. Es im­por­tan­te que el PEN se en­fo­que en to­do es­to des­de el pun­to de vis­ta de la cen­su­ra ya que es una or­ga­ni­za­ción que de­fien­de la li­ber­tad de ex­pre­sión y ahí hay un gran po­ten­cial crea­ti­vo per­di­do.

Pa­san­do a otro te­ma, ¿por qué el PEN ha man­te­ni­do has­ta aho­ra una ac­ti­tud cau­te­lo­sa en la de­fen­sa de los de­re­chos de au­tor, que con fre­cuen­cia son vul­ne­ra­dos?

El PEN, sin du­da, tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad de de­fen­der a los au­to­res. Y hay que de­cir­lo tal y co­mo es: la po­si­bi­li­dad en es­ta era di­gi­tal de ha­cer reproducciones no au­to­ri­za­das a es­ca­la ma­si­va y dis­tri­buir­los in­fi­ni­tas ve­ces a in­fi­ni­tos re­ci­pien­tes, a cos­tos que ni sa­be­mos, es una ame­na­za se­ria pa­ra los au­to­res, real­men­te uno tie­ne que de­cir que es­to es una for­ma de ro­bo.

Ne­gar a los au­to­res la po­si­bi­li­dad de ob­te­ner una re­com­pen­sa mo­ne­ta­ria por sus obras, es ne­gar el va­lor de las obras y ne­gar­les a sus au­to­res un me­dio de vi­da. Por eso, con ase­so­ría ju­rí­di­ca y el tra­ba­jo es­pe­cia­li­za­do de los cen­tros PEN de Aus­tra­lia y Ale­ma­nia, se pre­sen­ta­rá en sep­tiem­bre el pri­mer Ma­ni­fies­to de De­re­chos de Au­tor. Cuan­do asu­mí la pre­si­den­cia in­ter­na­cio­nal, pro­me­tí dos cam­bios: mo­di­fi­car la Car­ta Cons­ti­tu­ti­va y crear el Ma­ni­fies­to de De­re­chos de Au­tor. PEN, co­mo la or­ga­ni­za­ción más im­por­tan­te en el mun­do de es­cri­to­res, tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad de de­fen­der los de­re­chos de au­tor co­mo par­te de la li­ber­tad. Es­te ma­ni­fies­to se po­drá usar pa­ra la de­fen­sa le­gal y tam­bién pa­ra abo­ga­cía.

¿Có­mo se reali­zó el ma­ni­fies­to?

Es un do­cu­men­to de nue­ve pun­tos, cu­yo va­lor prin­ci­pal es vol­ver a la idea fi­lo­só­fi­ca de hon­rar la crea­ción in­di­vi­dual. Es­te do­cu­men­to tie­ne un ca­rác­ter uni­ver­sal. Por su­pues­to que ca­da país tie­ne sus pro­pias le­yes, pe­ro la idea de es­te ma­ni­fies­to —que tam­bién tie­ne que ser pues­to a vo­ta­ción en la asam­blea de de­le­ga­dos—, es que aglu­ti­na­ría un re­cla­mo mun­dial y po­dría­mos lle­var­lo an­te un juez, an­te la Unión Eu­ro­pea o el Par­la­men­to In­glés y de­cir: el PEN de­fien­de los de­re­chos de au­tor a to­da cos­ta.

En otro mo­men­to me ex­pli­cas­te que es­te do­cu­men­to con­tem­pla el de­re­cho del au­tor so­bre su obra en la red, así co­mo la de­fen­sa mo­ral de la obra no so­lo an­te el pla­gio sino tam­bién fren­te a la atri­bu­ción fal­sa o ma­lin­ten­cio­na­da. ¿Po­drías am­pliar es­ta idea?

En paí­ses co­mo Chi­na tu li­bro pue­de ser cen­su­ra­do o mo­di­fi­ca­do, en­ton­ces le qui­tan par­tes que no les gus­tan y tú ni te en­te­ras. Y si mo­di­fi­can al­go que le gus­ta a un go­bierno pe­ro no a otro, en­ton­ces es­tás en di­fi­cul­ta­des.

Por otra par­te, hay to­do un pro­ble­ma con la In­ter­net. Las gran­des com­pa­ñías co­mo Fa­ce­book, Google, Yahoo y Ama­zon tie­nen la po­si­bi­li­dad de ne­go­ciar pa­ra que los par­la­men­tos de la Unión Eu­ro­pea, el Par­la­men­to In­glés o el Con­gre­so de los Es­ta­dos Uni­dos ha­gan le­yes de de­re­cho de au­tor me­nos es­tric­tas. Ne­ce­si­ta­mos un pro­nun­cia­mien­to glo­bal en con­tra de to­do es­to.

L

ES­PE­CIAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.