Una ru­ta sin mie­do

Milenio - Laberinto - - ESCENARIOS -

Ha­ce unas se­ma­nas el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Be­llas Ar­tes anun­ció la en­tre­ga de su má­xi­ma dis­tin­ción, la Me­da­lla Be­llas Ar­tes, a la bai­la­ri­na y co­reó­gra­fa Isa­bel Bete­ta jun­to a otros cin­co crea­do­res na­cio­na­les.

Pa­ra la dan­za me­xi­ca­na es in­dis­pen­sa­ble co­no­cer y re­co­no­cer la la­bor tan­to de eje­cu­ción y crea­ción dan­cís­ti­ca co­mo de la in­can­sa­ble pro­mo­ción del ar­te en ge­ne­ral, y de la dan­za de ma­ne­ra par­ti­cu­lar y em­pe­ño­sa. Se tra­ta de un per­fil ejemplar pa­ra lle­var a ca­bo la ti­tá­ni­ca la­bor de ha­cer y com­par­tir dan­za en un país co­mo Mé­xi­co, ade­más de lo­grar­lo de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te de las ins­ti­tu­cio­nes ofi­cia­les con las que, si bien, se re­la­cio­na al re­co­no­cer su pe­so en el mun­do de la dan­za, pe­ro no de­pen­de en ab­so­lu­to de ellas pa­ra lle­var a ca­bo los di­ver­sos pro­yec­tos que se ha plan­tea­do. Su­mar más de trein­ta años de tra­yec­to­ria y fun­dar una com­pa­ñía in­de­pen­dien­te, así co­mo un Cen­tro Cul­tu­ral con su res­pec­ti­vo fo­ro, no es un mé­ri­to me­nor pa­ra el que se re­quie­re un ca­rác­ter só­li­do, una dis­ci­pli­na fé­rrea y una pa­sión inago­ta­ble.

Ha­ce mu­chos años, cuan­do es­tu­dia­ba dan­za, ex­pe­ri­men­té las con­tra­dic­cio­nes que a ca­si to­dos los pro­fe­sio­na­les de es­ta dis­ci­pli­na nos abor­dan ca­si de ma­ne­ra inevi­ta­ble: ¿se pue­de vi­vir de­di­can­do la vi­da a la dan­za? Las res­pues­tas son po­cas y las ru­tas pa­re­cen, tam­bién, ab­so­lu­ta­men­te re­du­ci­das. Sin em­bar­go, pa­sa que, co­mo a mí y a mu­chos de mi ge­ne­ra­ción, el uni­ver­so de la dan­za po­ne fren­te a nues­tros ojos a fi­gu­ras co­mo Gla­dio­la Oroz­co, Va­len­ti­na Cas­tro, Guillermina Bravo o Isa­bel Bete­ta, quie­nes desafiaron y desafían al pe­si­mis­mo in­he­ren­te de de­di­car­se a las ar­tes, y se plan­tan co­mo ejem­plo de te­na­ci­dad y amor in­con­di­cio­nal a la dan­za, al­go que so­lo al­can­zan a com­pren­der quie­nes han si­do to­ca­dos por cual­quier mu­sa.

Tem­ples co­mo el de Bete­ta, se arries­gan a ex­pe­ri­men­tar e ima­gi­nar pues no te­men errar o vol­ver a co­men­zar, ya que no so­lo po­seen con­fian­za en sí mis­mas sino que des­pier­tan con­fian­za en quie­nes tra­ba­jan a su al­re­de­dor.

El Cen­tro Cul­tu­ral que di­ri­ge, lla­ma­do “Los ta­lle­res”, se ha con­ver­ti­do en un re­fe­ren­te bá­si­co en la ofer­ta cul­tu­ral en el sur de la Ciu­dad de Mé­xi­co, por el que cir­cu­lan com­pa­ñías in­de­pen­dien­tes, so­lis­tas, fun­cio­nes es­pe­cia­les pa­ra ni­ños y ni­ñas y en­cuen­tros con com­pa­ñías de to­do el mun­do, ade­más de las fun­cio­nes de los alum­nos y alum­nas del pro­pio cen­tro.

Isa­bel Bete­ta es una con­ven­ci­da de la ne­ce­si­dad de ofre­cer dan­za a es­ta so­cie­dad con­vul­sio­na­da, dar un res­pi­ro de vi­da y po­der mi­rar más allá de una reali­dad vio­len­ta y vio­len­ta­da. Ha de­mos­tra­do a mu­chas ge­ne­ra­cio­nes que la dan­za es ge­ne­ro­sa y que re­pre­sen­ta­rá siem­pre un ca­mino por el que va­le la pe­na arries­gar­se a tran­si­tar.

Yo la veo ca­da sá­ba­do al ter­mi­nar una cla­se de ba­llet y has­ta hoy no le he ex­pre­sa­do mi fe­li­ci­ta­ción y ad­mi­ra­ción pro­fun­da, va­yan es­tas lí­neas pa­ra que las re­ci­ba, ade­más del agra­de­ci­mien­to por con­ta­giar su cla­ri­dad y pa­sión por es­te ma­ra­vi­llo­so uni­ver­so que es la dan­za.

L

ES­PE­CIAL

La co­reó­gra­fa Isa­bel Bete­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.