Son­tag in­tros­pec­ti­va

Milenio - Laberinto - - VARIA - VÍC­TOR NÚ­ÑEZ JAI­ME pe­rio­dis­mo­vic­tor@yahoo.com.mx

Su­san Son­tag (1933–2004) to­mó la de­ci­sión de di­vor­ciar­se gra­cias al rock and roll. Era una chi­ca de 24 años, re­si­den­te en Bos­ton, ma­dre de un ni­ño de cua­tro, doc­to­ra en fi­lo­so­fía, es­cri­to­ra en cier­nes, es­po­sa har­ta del so­ció­lo­go Phi­lip Rieff y una roc­ke­ra con­ven­ci­da. “De­bi­do a Bill Ha­ley & His Co­mets y Chuck Berry me di­vor­cié y de­jé el mun­do aca­dé­mi­co pa­ra em­pe­zar una nue­va vi­da”, le sol­tó en 1978 al pe­rio­dis­ta Jonathan Cott, miem­bro del equi­po fun­da­dor de la re­vis­ta Ro­lling Sto­ne, con quien te­nía va­rios ami­gos en co­mún. Am­bos coin­ci­dían en fies­tas, es­tre­nos ci­ne­ma­to­grá­fi­cos y con­cier­tos. “Siem­pre qui­se ha­cer­le una en­tre­vis­ta. Pe­ro el mo­men­to lle­gó has­ta fe­bre­ro de 1978”, re­cuer­da el edi­tor que tam­bién ha es­cri­to en pro­fun­di­dad so­bre John Len­non y Yo­ko Ono.

Pa­ra en­ton­ces, Son­tag ya era to­do un re­fe­ren­te in­te­lec­tual en Oc­ci­den­te y so­lía pa­sar lar­gas tem­po­ra­das en Pa­rís, adon­de ha­bía lle­ga­do por pri­me­ra vez en el oca­so de los años cin­cuen­ta del si­glo pa­sa­do, re­cién di­vor­cia­da. To­da­vía no te­nía su ca­rac­te­rís­ti­co me­chón blan­co en el pe­lo, le gus­ta­ba ves­tir de pan­ta­lón de mez­cli­lla y ca­mi­sa y po­ner­se un po­co de per­fu­me Dior Hom­me. Era, de­cía ella mis­ma, “una freak de la be­lle­za.” Des­pués de que le ex­tir­pa­ran un tu­mor can­ce­ro­so en el pe­cho, el tra­ta­mien­to re­ce­ta­do por los mé­di­cos ace­le­ra­ba su re­cu­pe­ra­ción.

“El año an­te­rior [1977] ha­bía pu­bli­ca­do su li­bro so­bre la fo­to­gra­fía y es­ta­ba por apa­re­cer La en­fer­me­dad y sus me­tá­fo­ras”, pun­tua­li­za Jonathan Cott, quien lle­gó a la ca­pi­tal fran­ce­sa lis­to pa­ra una de las gran­des en­tre­vis­tas de su ca­rre­ra. “Me sor­pren­dió su exac­ti­tud mo­ral y lin­güís­ti­ca. A di­fe­ren­cia de ca­si cual­quier otra per­so­na a la que he en­tre­vis­ta­do, Su­san no ha­bló me­dian­te ora­cio­nes, sino con am­plios y me­dios pá­rra­fos.” Son­tag ha­bló —sin­ce­ra, vehe­men­te, apa­sio­na­da y sin re­ca­to— du­ran­te tres ho­ras so­bre el amor, la amis­tad, la sexualidad, la au­to­no­mía per­so­nal, la cons­truc­ción de ideas.

Una ex­ten­sa y pro­fun­da en­tre­vis­ta es ca­paz de re­ve­lar to­dos los en­tre­si­jos de un per­so­na­je. Law­ren­ce Gro­bel lo hi­zo con Ca­po­te y Fer­nan­da Pi­vano con Bu­kows­ki. Una ex­ten­sa y pro­fun­da en­tre­vis­ta, sin em­bar­go, no es al­go a lo que es­té dis­pues­to a so­me­ter­se cual­quie­ra. No es co­mún, so­bre to­do, que al­guien co­mo la au­to­ra de El aman­te del vol­cán, con fa­ma de hu­ra­ña an­te la pren­sa, op­te por alar­gar una in­tros­pec­ción. Pe­ro en aquel fe­bre­ro pa­ri­sino de 1978, Son­tag le pro­pu­so a Cott se­guir char­lan­do en Nue­va York. Así que en no­viem­bre de ese año, el edi­tor de Ro­lling Sto­ne lle­gó a un de­par­ta­men­to con vis­tas al río Hud­son y en­con­tró a la en­sa­yis­ta “ro­dea­da por su bi­blio­te­ca de 8 mil li­bros, a la que se re­fi­rió co­mo ‘mi sis­te­ma de re­cu­pe­ra­ción y mi archivo de nos­tal­gia.’ Ahí ha­bla­mos has­ta en­tra­da la no­che.”

En­tre Pa­rís y Nue­va York fue­ron do­ce ho­ras de en­tre­vis­ta. Por su­pues­to, la ti­ra­nía del es­pa­cio obli­gó a Jonathan Cott a rea­li­zar una di­fí­cil se­lec­ción de pre­gun­tas y res­pues­tas y a pu­bli­car en la re­vis­ta so­lo un ter­cio de la con­ver­sa­ción. Aho­ra, más de trein­ta años des­pués, Cott nos ofre­ce Su­san Son­tag: The Com­ple­te Ro­lling Sto­ne In­ter­view (Ya­le Uni­ver­sity Press), to­da­vía sin tra­duc­ción al es­pa­ñol, un con­jun­to de re­fle­xio­nes y ob­ser­va­cio­nes de la es­cri­to­ra que no ti­tu­beó en­tre la al­ta cul­tu­ra y la cul­tu­ra po­pu­lar: “Cuan­do voy a un con­cier­to de Patti Smith me gus­ta, par­ti­ci­po, lo dis­fru­to y lo ex­pe­ri­men­to más in­ten­sa­men­te por­que he leí­do a Nietzs­che”. Muer­ta y ex­pues­ta, Son­tag to­da­vía pro­vo­ca.L

AN­NIE LEI­BO­VITZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.