Crea­ción e in­to­xi­ca­ción

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - AR­MAN­DO GON­ZÁ­LEZ TO­RRES @so­bre­per­do­nar

La pre­sen­cia de al­cohol y las dro­gas re­ful­ge en la crea­ción ar­tís­ti­ca y, par­ti­cu­lar­men­te, en la poe­sía. La lis­ta de au­to­res que han can­ta­do al vino abar­ca des­de los lí­ri­cos grie­gos Ar­quí­lo­co y Si­mó­ni­des has­ta los con­tem­po­rá­neos Dy­lan Tho­mas y Ro­bert Lo­well. Pe­se a to­dos los ma­ti­ces tem­po­ra­les, qui­zá pue­dan ob­ser­var­se dos gran­des mo­ti­vos que unen la in­to­xi­ca­ción y la crea­ción: por un la­do, el ca­rác­ter ri­tual de la in­to­xi­ca­ción y, por el otro, el desafío a las con­ven­cio­nes. Tan­to la crea­ción co­mo la in­to­xi­ca­ción im­pli­can un apar­ta­mien­to del mun­do de la ló­gi­ca, la obli­ga­ción y el tiem­po li­neal y re­pre­sen­tan un trán­si­to a otras mo­da­li­da­des de per­cep­ción. La in­to­xi­ca­ción com­par­te con la ex­pe­rien­cia re­li­gio­sa la sa­li­da de sí y la co­mu­nión con lo inefa­ble. El vino y otros ge­ne­ra­do­res de éx­ta­sis ocu­pan un lu­gar im­por­tan­te en los tex­tos re­li­gio­sos fun­da­do­res e in­clu­so en tra­di­cio­nes que li­mi­tan la in­ges­ta de be­bi­das em­bria­gan­tes, co­mo el Is­lam, y exis­te, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, una ri­ca ge­nea­lo­gía de poe­tas (en­ca­be­za­da por el in­men­so Khay­yam) que ce­le­bran el vino e iden­ti­fi­can sus eflu­vios con la ex­pe­rien­cia mís­ti­ca. En la exal­ta­ción ar­tís­ti­ca de la be­bi­da pue­de ad­ver­tir­se la bús­que­da de recuperar su uso ri­tual y vol­ver a en­can­tar un mun­do desa­cra­li­za­do. Por otro la­do, la uti­li­za­ción de la be­bi­da y otras sus­tan­cias prohi­bi­das tie­ne que ver con un re­cha­zo a las con­ven­cio­nes que ha si­do ca­rac­te­rís­ti­co de cier­ta crea­ción y que se ha con­so­li­da­do en la épo­ca mo­der­na. La in­to­xi­ca­ción im­pli­ca un re­to a las exi­gen­cias con­tem­po­rá­neas de so­brie­dad y pro­duc­ti­vi­dad y, a me­nu­do, se acom­pa­ña de otros sig­nos de li­be­ra­ción de las cos­tum­bres. Es­pe­cial­men­te a par­tir del ro­man­ti­cis­mo, cuan­do el crea­dor ha pa­ten­ta­do la di­si­den­cia, la in­to­xi­ca­ción ha si­do un mo­do de pro­tes­ta, di­fe­ren­cia­ción y, a ve­ces, im­pos­ta­ción.

¿En ver­dad re­sul­ta crea­ti­va la in­to­xi­ca­ción? Evi­den­te­men­te hay obras in­di­so­lu­bles de la cir­cuns­tan­cia de su crea­dor y, por men­cio­nar so­lo un ejem­plo, sin la ex­pe­rien­cia abis­mal del be­be­dor no exis­ti­ría Ba­jo el vol­cán, de Mal­com Lowry. Pe­ro si la in­to­xi­ca­ción brin­da un es­pe­sor úni­co a la crea­ción, es pro­ba­da­men­te dis­fun­cio­nal a la ho­ra de ma­nu­fac­tu­rar una obra. Aca­so un crea­dor re­quie­ra la vi­sión de los in­fier­nos o pa­raí­sos que pro­por­cio­na la in­to­xi­ca­ción, pe­ro tam­bién re­quie­re un pul­so fir­me pa­ra ma­te­ria­li­zar­la. Por eso, qui­zá mu­chas obras lar­ga­men­te so­ña­das se que­dan en nues­tro pul­so tem­blo­ro­so e ima­gi­na­ción som­no­lien­ta de intoxicados.

L

ES­PE­CIAL

Mal­colm Lowry

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.