Ac­tos con­su­ma­dos

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - IVÁN RÍOS GAS­CÓN @Iva­nRio­sGas­con

El peor de­fec­to del ciu­da­dano es re­sig­nar­se a los he­chos con­su­ma­dos: ele­gir la man­se­dum­bre, la ren­di­ción, echar los in­ci­den­tes pro­pios o aje­nos en el baúl de lo anec­dó­ti­co y dar vuel­ta a la pá­gi­na hun­di­do en la im­po­ten­cia o en una si­len­cio­sa, aun­que ra­bio­sa, frus­tra­ción. El con­for­mis­ta es cóm­pli­ce de las abe­rra­cio­nes co­ti­dia­nas. Se asu­me vul­ne­ra­ble y en ese pe­cu­liar apo­ca­mien­to, se afi­lia a los áto­mos de una sociedad amaes­tra­da en el fa­ta­lis­mo inú­til. ¿Hay un an­tí­do­to pa­ra ese mal? Aca­so la de­nun­cia, mas so­lo co­mo anal­gé­si­co por­que en es­te país de los ac­tos con­su­ma­dos to­do es le­gí­ti­mo, que no le­gal; es irre­me­dia­ble y sin con­se­cuen­cias, so­bre to­do si se tra­ta de ata­ques de los cuer­pos po­li­cia­cos o de las otras fuer­zas de se­gu­ri­dad con­tra ci­vi­les, en ma­te­ria de se­gu­ri­dad vi­vi­mos un am­bien­te pa­re­ci­do al de la dé­ca­da de los se­ten­ta del si­glo pa­sa­do.

Al­gu­nos pien­san (y afir­man) que ya no es pe­li­gro­so asis­tir a un es­pec­tácu­lo ma­si­vo, que el al­to riesgo de par­ti­ci­par en mí­ti­nes o mar­chas es co­sa del pa­sa­do, por­que su­pues­ta­men­te ha ha­bi­do cam­bios en las po­lí­ti­cas de vi­gi­lan­cia y res­pe­to a las ga­ran­tías in­di­vi­dua­les. ¡Ja! (car­ca­ja­da de iro­nía). Men­ti­ra vil. Los gra­na­de­ros, esos gru­pos de cho­que ar­ma­dos has­ta los dien­tes, si­guen sien­do el pa­ra­dig­ma de la re­pre­sión e im­pu­ni­dad sis­té­mi­ca, la ló­gi­ca po­lí­ti­ca de la era de las ca­ver­nas.

Mé­xi­co vi­ve una crisis pro­fun­da, irre­con­ci­lia­ble. Se vio­len­ta a to­dos por igual. Sin ra­zón, sin ar­gu­men­tos. Así fue la pe­sa­di­lla que vi­ví la no­che del 27 de agos­to en el es­ta­dio Az­te­ca, don­de los gra­na­de­ros tun­die­ron a la gen­te que sa­lía pa­cí­fi­ca­men­te de las ins­ta­la­cio­nes tras el par­ti­do Amé­ri­ca–Gua­da­ja­ra: en for­ma­ción y uti­li­zan­do sus es­cu­dos, los gra­na­de­ros de­sa­lo­jan a los afi­cio­na­dos co­mo si se tra­ta­ra de un plan­tón. Des­cen­de­mos pa­cí­fi­ca­men­te por el tú­nel y a me­tros de lle­gar la ex­pla­na­da del es­ta­dio, oi­go re­cla­mos y veo em­pu­jo­nes ur­di­dos por los cas­cos, es­cu­dos y to­le­tes, y sin más re­ci­bo un gol­pe en el flan­co de­re­cho de la ca­ra. Me gri­tan una ele­gan­te su­ge­ren­cia: “¡Óra­le, hi­jo de tu pu­ta ma­dre, ca­mí­na­le!”. Pier­do el equi­li­brio, tro­pie­zo y me llue­ven pa­ta­das. Mi ami­ga Ce­lia re­cla­ma la agre­sión gra­tui­ta y el dis­tin­gui­do gra­na­de­ro le res­pon­de a pun­ta­piés. Es­toy ató­ni­to.

A un la­do ca­mi­na un jo­ven con una he­ri­da en la ca­be­za: lo en­tre­vis­to y subo el clip a Twit­ter. Tam­bién com­par­to los sucesos con ami­gos y co­le­gas de la pren­sa. La ten­sión au­men­ta de ni­vel por­que en las ca­lles ale­da­ñas al Az­te­ca, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, hay ce­ro vi­gi­lan­cia (cla­ro: los gra­na­de­ros es­tán muy ocu­pa­dos pe­gán­do­le al gen­tío aden­tro del es­ta­dio), y los ca­mi­nan­tes cae­mos en el cer­co de una pan­di­lla con jer­seys del Club Amé­ri­ca. ¿Así o más alu­ci­nan­te? Otra lluvia de po­rra­zos aho­ra por cor­te­sía de la ple­be ama­ri­lla, Ce­lia y yo co­rre­mos has­ta ave­ni­da del Imán.

Ca­sos co­mo es­te, aun­que pa­li­dez­can de tri­via­li­dad an­te epi­so­dios co­mo el de No­chixtlán o los ga­rro­ta­zos que le re­ce­ta­ron a Javier Si­ci­lia en Cuer­na­va­ca (tam­bién los gra­na­de­ros), son ma­te­ria in­elu­di­ble del go­bierno de Miguel Ángel Man­ce­ra, del se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca, Hi­ram Almeida, de la ad­mi­nis­tra­ción del Es­ta­dio Az­te­ca y de la CNDH.

Y sí. Lo sé. Es­te es­pa­cio de­be abor­dar asun­tos de ge­nui­na tras­cen­den­cia pe­ro lo sien­to, no pue­do ca­llar­lo. Qui­zá por­que las con­tu­sio­nes fí­si­cas se ali­vian pe­ro las le­sio­nes al ego, al or­gu­llo y la dig­ni­dad nun­ca se cu­ran.

L

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.