La for­tu­na de la com­pa­ra­ción

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - VÍC­TOR MA­NUEL MENDIOLA men­dio­la54@yahoo.com.mx

Ame­dia­dos de es­te año apa­re­cie­ron dos li­bros de en­sa­yo: De la in­ti­mi­dad (FCE, 2016) de Luis Vi­cen­te de Aguinaga y Ano­ta­cio­nes pa­ra una teo­ría del fra­ca­so (FCE, 2016) de Ga­briel Ber­nal Gra­na­dos. Am­bos tí­tu­los no so­lo son bue­nas pro­sas por el ca­rác­ter atrac­ti­vo de la es­cri­tu­ra y la cla­ri­dad de las preo­cu­pa­cio­nes sino por el co­no­ci­mien­to ver­da­de­ro y ori­gi­nal de mo­men­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos, en el pri­mer ca­so, de la tra­di­ción poé­ti­ca en Mé­xi­co y, en el se­gun­do, de una fuen­te de la poe­sía mo­der­na con sus inevi­ta­bles di­gre­sio­nes hacia la pin­tu­ra.

El tex­to de Aguinaga, del que me ocu­pa­ré en es­ta oca­sión, ade­más ofre­ce un su­ge­ren­te sub­tí­tu­lo: Emo­cio­nes pri­va­das y ex­pe­rien­cias pú­bli­cas en la poe­sía me­xi­ca­na, ró­tu­lo con el cual el au­tor nos ad­vier­te el sen­ti­do frá­gil y sin­gu­lar de la es­cri­tu­ra y la lec­tu­ra y, a la vez, la con­di­ción inevi­ta­ble­men­te po­lí­ti­ca y so­cial de es­tos dos ac­tos. El es­tu­dio, ela­bo­ra­do a lo lar­go de sie­te ca­pí­tu­los, desa­rro­lla un aná­li­sis con­tras­ta­do de va­rias poe­sías sig­ni­fi­ca­ti­vas: “Las rui­nas de Mé­xi­co” de José Emi­lio Pa­che­co, “El re­torno im­po­si­ble” de En­ri­que Gon­zá­lez Martínez, “A las vír­ge­nes” de Ramón Ló­pez Velarde, “Non ser­viam” de Jor­ge Fer­nán­dez Gra­na­dos y “Mi­gra­ña” de Lui­gi Ama­ra. Los cin­co en­sa­yos prin­ci­pa­les tie­nen la cua­li­dad co­mún de plan­tear la re­la­ción im­pre­vis­ta, pe­ro ne­ce­sa­ria, de los tex­tos exa­mi­na­dos con otras es­cri­tu­ras, de tal for­ma que De Aguinaga nos ha­ce en­ten­der los poe­mas que es­tu­dia en pers­pec­ti­va, es de­cir, ve­mos en su uni­dad la pie­za con­si­de­ra­da, pe­ro tam­bién la ve­mos en la pro­fun­di­dad de al­gu­nas de las obras que la pre­ce­die­ron. La com­pa­ra­ción, co­mo su­ce­de en el ca­so de las com­pa­ra­cio­nes cer­te­ras, crea la hon­du­ra y el ho­ri­zon­te múl­ti­ple des­de don­de de­be­mos ob­ser­var cual­quier poe­ma. Así, al pa­ran­go­nar unos poe­mas con otros, De Aguinaga con­vier­te a las com­po­si­cio­nes ob­ser­va­das en for­mas más cla­ras y, lo que es más in­tere­san­te, en for­mas más abier­tas en las que el lec­tor cuen­ta con más re­cur­sos de apre­cia­ción y pue­de de­ci­dir si le gus­tan o no. Es­ta ha­bi­li­dad de co­te­jar de ma­ne­ra li­bre y ati­na­da —se­gu­ro ayu­da que el au­tor sea, ade­más de un poe­ta, tam­bién un aca­dé­mi­co— mues­tra que la com­pa­ra­ción jue­ga un pa­pel muy im­por­tan­te en la di­lu­ci­da­ción del mé­ri­to de un tex­to. Qui­zá la úni­ca ma­ne­ra que te­ne­mos de sa­ber cuál es el va­lor real de una obra ocu­rra a tra­vés de una con­fron­ta­ción en pers­pec­ti­va. En es­te ejer­ci­cio apren­de­mos qué tan le­jos ha lle­ga­do un poe­ma en re­la­ción con sus an­te­ce­den­tes y en co­rres­pon­den­cia con los acier­tos o los de­fec­tos.

Un ejem­plo de es­te he­cho es el aná­li­sis del poe­ma de Gon­zá­lez Martínez. En el ter­cer ca­pí­tu­lo, De Aguinaga nos ha­ce ver có­mo el poe­ta sim­bo­lis­ta de El hom­bre del búho y de La apa­ci­ble lo­cu­ra uti­li­za la idea “del su­je­to re­pre­sen­ta­do co­mo via­je­ro en el trans­cur­so de la vi­da”. La idea de ho­mo via­tor nos permite com­pren­der la per­te­nen­cia de “El re­torno im­po­si­ble” a una tra­di­ción uni­ver­sal y, al mis­mo tiem­po, equi­pa­rar la coin­ci­den­cia con la año­ran­za can­do­ro­sa de “La ele­gía del re­torno” de Luis G. Ur­bi­na, le­jos de la sen­si­bi­li­dad ac­tual, y la ac­ción dra­má­ti­ca del “re­torno ma­lé­fi­co” de Ló­pez Velarde, tam­bién dis­tan­te de la poe­sía fá­cil y re­tó­ri­ca de hoy.

En el jue­go de es­pe­jos de las ana­lo­gías, De la in­ti­mi­dad afir­ma —sin pro­po­nér­se­lo— que con­fron­tar pro­du­ce una vi­sión más ri­ca de mo­men­tos cla­ves de la sin­gu­lar poe­sía me­xi­ca­na y que la com­pa­ra­ción, en es­té­ti­ca, no es in­si­dio­sa y es la ver­dad de la emo­ción pri­va­da so­bre la “de­mo­crá­ti­ca” chá­cha­ra pú­bli­ca.L

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.