No co­rras, no co­rras

Milenio - Laberinto - - LITERATURA - RO­BER­TO PLIE­GO ro­ber­to­plie­go61@gmail.com

El cuen­to no es­tá pa­ra ex­pre­sar la lon­gi­tud ni la an­chu­ra de una vi­da. Es­tá, co­mo si de esa ma­ne­ra en­con­tra­ra su más in­me­dia­ta vo­ca­ción, pa­ra ma­ni­fes­tar las ilu­mi­na­cio­nes, las po­cas ilu­mi­na­cio­nes, que ha­cen que una vi­da se dis­tin­ga de las de­más. La an­chu­ra y la lon­gi­tud son atri­bu­tos de la no­ve­la, que co­rre ma­ra­to­nes. Lás­ti­ma que Ma­ra Ji­mé­nez ha­ya echa­do en fal­ta es­tas pres­crip­cio­nes, so­bre to­do por­que tie­ne bue­na mano, buen oí­do (aun­que ne­ce­si­ta con ur­gen­cia un edi­tor que evi­te tan­tas erra­tas, tan­tos des­cui­dos de pun­tua­ción). El cuen­to exi­ge ra­pi­dez, no apre­su­ra­mien­to, y la prisa le jue­ga ma­las pa­sa­das a Ma­ra Ji­mé­nez.

Cin­co his­to­rias com­po­nen Tram­pas del ham­bre. Son tan di­fe­ren­tes unas de otras que uno di­ría que su au­to­ra es­tá siem­pre dis­pues­ta a de­jar de ser ella mis­ma pa­ra to­mar la per­so­na­li­dad y la voz que ca­da una de esas his­to­rias ne­ce­si­ta. Se mue­ve na­tu­ral­men­te por la in­tros­pec­ción, el re­la­to de te­rror y el hu­mor ne­gro. Pe­ro no sa­be do­si­fi­car la ve­lo­ci­dad. Pon­ga­mos el ca­so de “Zur­do”. En sie­te pá­gi­nas asis­ti­mos al na­ci­mien­to, el en­cuen­tro y la sor­pre­sa fren­te al mun­do, la en­fer­me­dad y una muerte her­mo­sa. “Un atar­de­cer de ve­rano per­dió el sen­ti­do en una pla­za pú­bli­ca del mun­do mien­tras lu­cha­ba con­tra su do­lor”, lee­mos, y nos in­va­de la sen­sa­ción de que ape­nas y he­mos si­do in­vi­ta­dos a una bo­ni­ta ca­sa y ya nos es­tán des­pi­dien­do de ahí.

Me­nos suer­te ob­tie­ne Ma­ra Ji­mé­nez con el cuen­to que abre el li­bro (por cier­to, más que inú­til re­sul­ta la “Presentación” de Car­los Ma­ciel), “El muer­to al po­zo”. Un mé­di­co fo­ren­se des­cu­bre un bo­le­to de lo­te­ría que un ca­dá­ver fe­me­nino apri­sio­na en una de sus ma­nos y… por su­pues­to, unos días des­pués se en­cuen­tra mi­llo­na­rio. De la au­top­sia a la atrac­ción que ejer­ce el cuer­po de la mu­jer, y de ahí a la for­tu­na sú­bi­ta, el rit­mo co­rre ace­le­ra­da­men­te, co­mo si lo im­por­tan­te no fue­ra con­tar sino ter­mi­nar en unos po­cos mi­nu­tos. “La sa­li­da” es, sin du­da, el cuen­to más lo­gra­do, no so­lo por­que se mue­ve con par­si­mo­nia sino por­que con­si­gue atra­par la so­le­dad de un mé­di­co que aban­do­na Cu­ba pa­ra des­pués vol­ver a ella y sa­ber­se aún más so­lo.

Tram­pas del ham­bre es el pri­mer li­bro de Ma­ra Ji­mé­nez. Ya que es ca­paz de en­tre­gar­nos mo­men­tos con­mo­ve­do­res y so­no­ros (“Ha­cía mu­cho tiem­po que no se con­mo­vía an­te la ren­di­da inocen­cia de un ca­dá­ver”; “El calor lo pu­dre to­do, in­clui­da la inocen­cia”; “Qui­zá un po­co an­tes de que la no­che se rin­die­ra an­te el ama­ne­cer”), de­be­ría­mos exi­gir­le pa­cien­cia en su pró­xi­ma en­tre­ga. De­be­ría­mos, co­mo su­gie­re Ray­mond Car­ver, que es­cri­ba sin pe­gar la ca­rre­ra, co­mo si lle­va­ra un flo­re­ro con tres ro­sas ama­ri­llas.

L

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.