Pla­gio to­tal

Milenio - Laberinto - - VARIA - DAVID TOSCANA dtos­ca­na@gmail.com ADRIA­NA DÍAZ EN­CI­SO adria­na­dia­zen­ci­so@gmail.com

Leí es­ta se­ma­na di­ver­sos ar­tícu­los so­bre el pla­gio en la te­sis de En­ri­que Pe­ña Nieto. Pe­ro creo que se es­tá ha­cien­do a un la­do al­go im­por­tan­te: cuan­do se de­ter­mi­nó que el pla­gio al­can­za­ba el trein­ta por cien­to, se es­tá ha­blan­do de un pla­gio de re­dac­ción; el pla­gio de ideas bien pue­de lle­gar al cien por cien­to.

Por ejem­plo, ci­to una fra­se que no es­tá mar­ca­da co­mo par­te del pla­gio: “La Cons­ti­tu­ción de Cá­diz re­ci­bió mar­ca­da in­fluen­cia de la Cons­ti­tu­ción Fran­ce­sa de 1791”. Po­de­mos ima­gi­nar al jo­ven Pe­ña Nieto le­yen­do am­bas cons­ti­tu­cio­nes, com­pa­rán­do­las, y dán­do­se cuen­ta de la tal in­fluen­cia. O po­de­mos ad­mi­tir que es­to es un he­cho sa­bi­do, que apa­re­ce en bas­tan­tes li­bros, y que el au­tor de la te­sis se lo apro­pia pa­ra com­ple­tar su tex­to. Sin du­da la pri­me­ra op­ción im­pli­ca un ma­yor es­fuer­zo, mas no ne­ce­sa­ria­men­te ma­yor mé­ri­to, pues en cual­quier ca­so no es una idea ori­gi­nal. Y así pa­sa con el res­to de la te­sis.

Pe­ro ojo: con es­to no es­toy que­rien­do ha­cer le­ña del ár­bol caí­do. Sim­ple­men­te me es­toy pre­gun­tan­do has­ta qué pun­to pue­de ser ori­gi­nal un es­tu­dian­te de li­cen­cia­tu­ra cuan­do ha­bla de un te­ma his­tó­ri­co, ya pa­sa­do y re­pa­sa­do por aca­dé­mi­cos, his­to­ria­do­res y po­li­tó­lo­gos. ¿Qué de nue­vo se pue­de de­cir so­bre “El pre­si­den­cia­lis­mo me­xi­cano y Ál­va­ro Obre­gón”? Muy po­co, si se tie­nen vein­ti­cin­co años y se avan­zó por nues­tro or­di­na­rio sis­te­ma edu­ca­ti­vo.

Y aho­ra vea­mos una fra­se se­ña­la­da co­mo “pla­gio des­ca­ra­do” en la te­sis, ya que pro­vie­ne sin dar cré­di­to de un li­bro de Jor­ge Car­pi­zo: “El pri­mer sis­te­ma pre­si­den­cial que exis­tió lo en­con­tra­mos en la Cons­ti­tu­ción Nor­te­ame­ri­ca­na de 1787”. Pues bien, Pe­ña Nieto le roba la fra­se a Car­pi­zo, pe­ro la no­ción tam­po­co es de Car­pi­zo sino que se tra­ta de un da­to his­tó­ri­co sin au­tor.

¿Aca­so voy a lle­gar a la fá­cil con­clu­sión de que la ori­gi­na­li­dad no exis­te? Por su­pues­to que no. Jor­ge Car­pi­zo, co­mo mu­chos hom­bres de le­tras, hom­bres li­bres­cos, hom­bres bri­llan­tes, pue­den re­co­pi­lar ideas y da­tos vie­jos, pe­ro lue­go sa­ben se­lec­cio­nar­los y or­de­nar­los, dar­les la re­dac­ción jus­ta, agre­gar­les la pers­pi­ca­cia per­so­nal y con­di­men­tar­los con la opi­nión in­di­vi­dual. La su­ma de to­do es­to da el sa­bor de la ori­gi­na­li­dad, de ha­llar­nos an­te un tex­to que no so­lo com­pi­la, sino que re­ve­la.

Pe­ro los pen­sa­do­res son gar­ban­zos de a li­bra. La de­más gen­te, si aca­so pien­sa, pien­sa a tra­vés de los que se ha­cen lla­mar lí­de­res de opi­nión; y lo más sim­pá­ti­co es que to­dos los im­pen­san­tes se sien­ten par­te de la mi­no­ría pen­san­te; es­tán se­gu­ros de que los ba­bo­sos son siem­pre los otros. Por eso aho­ra mis­mo el lec­tor or­di­na­rio se es­tá di­cien­do: “Ajá, se­gu­ro que Toscana es de ésos”.

El me­xi­cano pro­me­dio que se ti­tu­la de al­gu­na li­cen­cia­tu­ra no es un in­te­lec­tual, no sa­be re­dac­tar, no re­cuer­da tres li­bros que ha­ya leí­do. Así las cosas, su­pon­go que ar­mar una in­ves­ti­ga­ción ge­ne­ral so­bre te­sis de ese ni­vel nos re­ve­la­ría que abun­da el pla­gio, que abun­dan los gra­dua­dos que ni si­quie­ra es­cri­bie­ron sus te­sis, y que aun así se­gui­rán pen­san­do que la li­te­ra­tu­ra no sir­ve pa­ra na­da, pues de las uni­ver­si­da­des se sal­ta al mun­do la­bo­ral, ese mun­do en que el sa­la­rio se ga­na me­jor sin ori­gi­na­li­dad, con un mo­no­sí­la­bo esen­cial y con lo más se­lec­to del lu­gar co­mún. Y, con un po­co de suer­te, has­ta se lle­ga a pre­si­den­te.

L

ES­PE­CIAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.