La per­la del gé­ne­ro ne­gro

Milenio - Laberinto - - EN LIBRERÍAS - RO­BER­TO PLIE­GO ro­ber­to­plie­go61@gmail.com

Lo que ma­ta no es la ba­la de­be ser la pri­me­ra no­ve­la de Al­ber­to Man­sur por­que la se­gun­da de fo­rros so­lo in­for­ma de un abo­ga­do “que li­ti­ga plei­tos de ne­go­cios”. Pe­ro eso im­por­ta po­co; lo que de­be ocu­par nues­tra aten­ción es la mu­da­ble na­tu­ra­le­za de su rit­mo y su tem­pe­ra­men­to, una vir­tud au­sen­te en la ma­yo­ría de los re­pre­sen­tan­tes del th­ri­ller en Mé­xi­co, ca­da vez más pro­pen­sos a con­ce­bir his­to­rias y per­so­na­jes que se obs­ti­nan en per­ma­ne­cer igua­les a sí mis­mos del ini­cio has­ta el fi­nal.

Ha­ce fal­ta una bue­na do­sis de in­con­for­mis­mo y des­de lue­go ta­len­to pa­ra es­cri­bir una no­ve­la sig­ni­fi­ca­ti­va con los mis­mos in­gre­dien­tes que uti­li­zan las de­ma­sia­das y pres­cin­di­bles no­ve­las que se ad­hie­ren al gé­ne­ro ne­gro y nau­fra­gan en el cli­ché: un re­por­te­ro de du­do­sa mo­ra­li­dad, un nar­co­tra­fi­can­te ben­de­ci­do por la San­ta Muer­te, un po­lí­ti­co ma­tri­cu­la­do en la es­cue­la de la trai­ción, una be­lle­za mo­re­na que se de­fi­ne por sus ca­de­ras y su am­bi­ción, una ri­ca he­re­de­ra que des­pil­fa­rra se­xo y ma­ri­gua­na. Man­sur ha trans­for­ma­do esa ma­te­ria iner­te en sa­via li­te­ra­ria. Lo que en mu­chos es co­pia dó­cil de los ex­pe­dien­tes po­li­cia­cos, en él es tem­ple na­rra­ti­vo que ig­no­ra las su­pers­ti­cio­nes pre­con­ce­bi­das.

Que Lo que ma­ta no es la ba­la des­ta­ca por la na­tu­ra­le­za mu­da­ble de su rit­mo y su tem­pe­ra­men­to pue­de com­pro­bar­se en el cur­so que si­guen las vi­das de sus tres pro­ta­go­nis­tas: el re­por­te­ro, la be­lle­za mo­re­na, la he­re­de­ra, que com­par­ten ca­ma, te­cho e in­for­tu­nios en un país que su­gie­re a Mé­xi­co por los ser­vi­cios que pres­ta a la bar­ba­rie. Es­tán en­te­ros en un prin­ci­pio y a me­di­da que co­rre la tra­ma ve­mos có­mo em­pren­den su con­ver­sión ha­cia abo­mi­na­bles dis­po­si­cio­nes del al­ma. Son ju­gue­tes de los he­chos y los he­chos res­pe­tan las nor­mas dic­ta­das por la po­lí­ti­ca con­ver­ti­da en la fa­ce­ta con­ci­lia­do­ra del nar­co­trá­fi­co, y son tam­bién ri­gu­ro­sos en la prác­ti­ca de la ma­ni­pu­la­ción.

Man­sur se sien­te atraí­do por la vio­len­cia pe­ro sa­be con­vo­car­la. La vio­la­ción que anun­cia la caí­da de una de las pro­ta­go­nis­tas se es­ce­ni­fi­ca con las cla­ves del tea­tro de cá­ma­ra. La es­ce­na inau­gu­ral es tan qui­rúr­gi­ca­men­te sen­si­ti­va que no po­de­mos evi­tar un ges­to de re­pul­sa. Por for­tu­na, esa vio­len­cia no au­gu­ra nin­gún ser­món. Man­sur no re­ga­ña, no pre­di­ca, no mi­li­ta. Na­rra, na­rra sim­ple­men­te con un es­tric­to do­mi­nio del tiem­po.

Lo que ma­ta no es la ba­la pa­re­ce des­ti­na­da a ejer­cer un in­flu­jo be­né­fi­co en el gé­ne­ro ne­gro a la me­xi­ca­na. Ya que des­de­ña ser un apén­di­ce de los es­pa­cios edi­to­ria­les de los me­dios no­ti­cio­sos, se ins­ta­la por de­re­cho en el mun­do li­bre de la ima­gi­na­ción.

LO QUE MA­TA NO ES LA BA­LA

Al­ber­to Man­sur Edi­cio­nes B Mé­xi­co, 2016

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.