Acier­tos y desa­cier­tos

Milenio - Laberinto - - ESCENARIOS - AR­GE­LIA GUE­RRE­RO ma­ka­ro­va81@yahoo.com.mx

Una fies­ta en tiem­pos de cam­bio e in­cer­ti­dum­bre” es co­mo el se­cre­ta­rio de Cul­tu­ra de la Ciu­dad de Mé­xi­co de­fi­nió el En­cuen­tro Na­cio­nal de Dan­za 2016 que co­men­zó con el ba­llet Gi­se­lle a car­go de la Com­pa­ñía Na­cio­nal de Dan­za, y cul­mi­na hoy con la ga­la fi­nal del Pre­mio Na­cio­nal de Co­reo­gra­fía Gui­ller­mo Arria­ga.

Es­to tie­ne va­rios ma­ti­ces y se pue­de mi­rar des­de dis­tin­tas óp­ti­cas: “La dan­za re­cuer­da que to­do es mo­vi­mien­to y to­do cam­bia”, di­jo tam­bién el se­cre­ta­rio. Eso sin du­da es cier­to, pe­ro más allá de lo poé­ti­co de la ex­pre­sión, mo­ver­se por mo­ver­se no im­pli­ca ne­ce­sa­ria­men­te al­go po­si­ti­vo y los cam­bios, si no son ins­tru­men­ta­dos de mo­do ade­cua­do li­ga­dos a una po­lí­ti­ca cul­tu­ral cla­ra y ob­je­ti­vos bien es­ta­ble­ci­dos, corren el ries­go de nau­fra­gar y no lle­gar a nin­gún si­tio.

El En­cuen­tro tu­vo co­mo pre­lu­dio un re­cla­mo de Jai­me Hi­no­jo­sa, di­rec­tor de la Es­cue­la Mu­ni­ci­pal de Dan­za de To­rreón, se­de del en­cuen­tro el año an­te­rior, por quie­nes no se con­tem­pla­ron pa­ra es­ta edi­ción de­jan­do en el ai­re la con­ti­nui­dad en la mo­ti­va­ción pa­ra bai­la­ri­nes y co­reó­gra­fos de dis­tin­tas zo­nas del país. Vol­ve­mos a ver no so­lo una cen­tra­li­za­ción geo­grá­fi­ca, sino tam­bién la ex­clu­sión de di­ver­sas pro­pues­tas por no con­tar con una lo­gís­ti­ca y un apo­yo ade­cua­dos pa­ra su tras­la­do y es­tan­cia.

Es de­cir, ve­mos una se­rie de acier­tos al in­vi­tar a fi­gu­ras tras­cen­den­tes y ex­per­tas de la dan­za na­cio­nal, así co­mo una in­ver­sión pa­ra in­vi­tar ar­tis­tas ex­tran­je­ros que en­ri­quez­can el diá­lo­go en­tre los ar­tis­tas, pe­ro se es­ca­ti­man re­cur­sos pa­ra que los ar­tis­tas na­cio­na­les acu­dan a los en­cuen­tros y sos­ten­gan es­te pro­ce­so dia­ló­gi­co.

Exis­te una con­tra­dic­ción que re­ve­la fal­ta de cla­ri­dad res­pec­to de los ob­je­ti­vos de és­te y otros en­cuen­tros, así co­mo un nau­fra­gio de la es­truc­tu­ra que tie­ne a su car­go la po­lí­ti­ca cul­tu­ral del país.

Ve­re­mos tam­bién los re­sul­ta­dos del con­cur­so de co­reo­gra­fía tan po­lé­mi­co en su edi­ción pa­sa­da al de­cla­rar­se de­sier­to, y mo­ti­var con ello un de­ba­te so­bre la vi­gen­cia de su for­ma­to y la ne­ce­si­dad de re­pen­sar­lo, pues no se tra­ta úni­ca­men­te de de­cla­rar que ha “re­cu­pe­ra­do su con­di­ción de re­fe­ren­cia en la crea­ción co­reo­grá­fi­ca del país”, sino de com­pro­bar que el de­ba­te mo­ti­vó la re­fle­xión y, so­bre to­do, que se re­fle­je en una me­jor con­di­ción pa­ra el desa­rro­llo de un even­to de tal im­por­tan­cia, al mar­gen del vo­lun­ta­ris­mo de una de­cla­ra­ción. Se lo de­be­mos a la dan­za.

AL­DO CHÁ­VEZ

Un mo­men­to de Te­le­gra­ma a los án­ge­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.