Li­cen­cia­do en ta­xis­mo

Milenio - Laberinto - - VARIA - DA­VID TOS­CA­NA dtos­ca­na@gmail.com L

La no­ve­la La fa­mi­lia Mos­kat, de Isaac Bas­he­vis Sin­ger, es, en­tre otras co­sas, una oda a la edu­ca­ción. El te­ma es can­den­te, y los ju­díos de ca­be­za más con­tem­po­rá­nea li­dian al res­pec­to con los con­ser­va­do­res que acep­tan so­bre to­do la ilus­tra­ción re­li­gio­sa.

Es­ta­mos en la Var­so­via de an­tes de la Pri­me­ra Gue­rra y no so­lo los hom­bres, tam­bién las mu­je­res, quie­ren te­ner ac­ce­so a los es­tu­dios y, de ser po­si­ble, a la uni­ver­si­dad. Mes­hu­lam Mos­kat, pa­triar­ca de la fa­mi­lia, di­ce a su nie­ta: “Sé que eres una chi­ca lis­ta, una chi­ca edu­ca­da. Pe­ro im­prác­ti­ca. De to­dos es­tos li­bros na­da con­se­gui­rás. So­lo te vol­ve­rán me­lan­có­li­ca. Una chi­ca co­mo tú de­be­ría ca­sar­se”. Pe­ro ella es bue­na lec­to­ra de clá­si­cos de li­te­ra­tu­ra y tie­ne una men­te po­co su­mi­sa.

La ma­dre de Klon­ya, tam­bién re­be­lán­do­se al rol que le asig­na­ba la re­li­gión y una cul­tu­ra ru­si­fi­ca­da, di­ce: “Na­da hay me­jor que una edu­ca­ción. Seas lo que seas, judío o cris­tiano, to­do mun­do se qui­ta­rá el som­bre­ro de­lan­te de ti si tie­nes co­no­ci­mien­tos en la ca­be­za”.

Por eso le di­je­ron al jo­ven Asa He­sel: “Cuan­do un hom­bre co­mien­za a es­tu­diar a tu edad, tie­nes que con­sa­grar­te al es­tu­dio no­che y día, na­da de an­dar per­si­guien­do chi­cas”.

Por su par­te, Abram Sha­pi­ro quie­re edi­tar una re­vis­ta y or­ga­ni­zar cur­sos por co­rreo en los que par­ti­ci­pen los más ilus­tres maes­tros y pen­sa­do­res de los que se pue­da echar mano, y ha­cer­los lle­gar has­ta los pue­blos más apar­ta­dos de Po­lo­nia, pues es­tá se­gu­ro de que ahí se es­con­den mi­les de po­ten­cia­les pro­di­gios, “mi­les de Men­dels­sohn, Berg­son, Ash­ke­na­zi”. Y en­ton­ces suel­ta una fra­se que po­ne el pro­pó­si­to de la edu­ca­ción más allá de una me­ra asi­mi­la­ción de las cien­cias y hu­ma­ni­da­des: “A na­da le te­men más los an­ti­se­mi­tas que a nues­tra edu­ca­ción. Por eso no nos de­jan in­gre­sar a sus uni­ver­si­da­des”. Y es que en esos días, con el apa­ra­to ofi­cial y cle­ri­cal en con­tra, es­tu­diar era so­bre­vi­vir.

Mu­chos paí­ses es­ta­ble­cie­ron cuo­tas pa­ra el in­gre­so de ju­díos en es­cue­las y uni­ver­si­da­des y has­ta lle­ga­ron a re­fun­dir­los en un gue­to en los sa­lo­nes de cla­ses. ¿Cuál fue el re­sul­ta­do? Fue to­do lo con­tra­rio al so­me­ti­mien­to y, so­bre to­do, a la ig­no­ran­cia. Si el es­tán­dar pa­ra un judío era más al­to que pa­ra un gen­til, las uni­ver­si­da­des ter­mi­na­ban edu­can­do una éli­te de po­cos ju­díos y una ma­sa de gen­ti­les ma­yor­men­te me­dio­cres. Tal co­mo se vol­vie­ron me­dio­cres las uni­ver­si­da­des de Tel Aviv y Je­ru­sa­lén.

Pa­ra sal­tar a con­clu­sio­nes ten­dría que de­di­car años a es­tu­diar el te­ma y en­ton­ces se lo de­jo a los aca­dé­mi­cos. Pe­ro la du­da que de­be acla­rar­se ten­dría que ver con cuán in­clu­si­vo o ex­clu­si­vo tie­ne que ser un sis­te­ma de edu­ca­ción pa­ra ge­ne­rar un má­xi­mo de gen­te bien edu­ca­da, y no un má­xi­mo de gen­te ti­tu­la­da. La Uni­ver­si­dad de Har­vard re­cha­za al 95 por cien­to de los que so­li­ci­tan in­gre­so, pe­ro crear la po­lí­ti­ca de “Har­vard pa­ra to­dos” no ha­ría sino ma­tar a la uni­ver­si­dad.

Lue­go nos la­men­ta­mos de que gen­te con tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio ter­mi­ne con­du­cien­do un ta­xi, pe­ro en ver­dad cier­tas uni­ver­si­da­des dan tí­tu­los tan de­va­lua­dos que ape­nas al­can­zan pa­ra eso: pa­ra ma­ne­jar un ta­xi; no un país.

ES­PE­CIAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.