Ai Wei­wei

Milenio - Laberinto - - VARIA - L VÍC­TOR NÚ­ÑEZ JAI­ME pe­rio­dis­mo­vic­tor@yahoo.com.mx

Cuen­ca, pro­vin­cia de Cas­ti­llaLa Man­cha, es una ciu­dad de 60 mil ha­bi­tan­tes cu­yo cas­co an­ti­guo fue de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad ha­ce 20 años. A di­fe­ren­cia de otras capitales es­pa­ño­las, no es­tá acos­tum­bra­da a re­ci­bir hor­das de tu­ris­tas, pe­ro es­te ve­rano esa si­tua­ción ha cam­bia­do. En el claus­tro de su ca­te­dral (una de las jo­yas del gó­ti­co es­pa­ñol) se han ins­ta­la­do seis gran­des ca­jas de hie­rro en las que se re­pro­du­cen es­ce­nas del en­car­ce­la­mien­to del ar­tis­ta chino Ai Wei­wei. Uno se aso­ma al in­te­rior y ob­ser­va al per­so­na­je que no se can­sa de de­nun­ciar las ar­bi­tra­rie­da­des del go­bierno de su país ba­jo la re­ga­de­ra, en el re­tre­te, an­te un pla­to de co­mi­da o en la ca­ma, siem­pre acom­pa­ña­do por dos guar­dias de uni­for­me mi­li­tar.

Ai Wei­wei, ase­sor de los ar­qui­tec­tos sui­zos que cons­tru­ye­ron el es­ta­dio de los Jue­gos Olím­pi­cos de Pe­kín 2008, te­nía un blog en el que so­lía es­cri­bir so­bre la co­rrup­ción y las vio­la­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos del ré­gi­men chino. En una na­ción do­mi­na­da por un so­lo par­ti­do, sus crí­ti­cas y el “rui­do” in­ter­na­cio­nal que cau­sa­ban eran de­ma­sia­do mo­les­tas. Así que, en abril de 2011, an­tes de que se subie­ra a un avión con des­tino a Hong Kong, lo arres­ta­ron con el pre­tex­to de que “sus mo­ti­vos de via­je eran de­ma­sia­do con­fu­sos”. Wei­wei per­ma­ne­ció en­ce­rra­do du­ran­te 81 días en una cel­da que te­nía la luz siem­pre en­cen­di­da y vi­gi­la­do en to­do mo­men­to (in­clu­so cuan­do ha­cía sus ne­ce­si­da­des o se ba­ña­ba) por dos car­ce­le­ros. Las pre­sio­nes eu­ro­peas y es­ta­du­ni­den­ses ayu­da­ron a li­be­rar­lo y, a par­tir de en­ton­ces, esa ex­pe­rien­cia se con­vir­tió en un pun­to de in­fle­xión de su obra: lo vi­vi­do en car­ne pro­pia y la de­nun­cia de su per­se­cu­ción se­rían su prin­ci­pal ma­te­rial ar­tís­ti­co.

La ins­ta­la­ción, que pue­de vi­si­tar­se en es­te tem­plo has­ta el pró­xi­mo 6 de no­viem­bre, se lla­ma S.A.C.R.E.D., el acró­ni­mo de Ce­na, Acu­sa­do­res, Lim­pie­za, Ri­tual, En­tro­pía y Du­da en in­glés, y re­crea los mo­men­tos más do­lo­ro­sos e ín­ti­mos del cau­ti­ve­rio de es­te crea­dor con­tem­po­rá­neo. Si se ex­po­ne en Es­pa­ña es por­que lo vi­vi­do por Wei­wei se com­pa­ra con el en­cie­rro de Cer­van­tes en Ar­gel, “una ex­pe­rien­cia que in­cu­bó El Qui­jo­te”, y por­que coin­ci­de con el fi­nal de la con­me­mo­ra­ción del IV cen­te­na­rio de la muer­te del es­cri­tor. Por eso el pa­de­ci­mien­to del ar­tis­ta, la ba­ta­lla en­tre el cau­ti­ve­rio fí­si­co y men­tal y la ne­ce­si­dad de li­ber­tad co­mo ca­ta­li­za­do­res de la ca­pa­ci­dad crea­ti­va for­man el hi­lo con­duc­tor de la mues­tra.

La ins­ta­la­ción de Ai Wei­wei es­tá acom­pa­ña­da por dos in­ter­ven­cio­nes más que se ex­tien­den por la ca­te­dral de­di­ca­da a San­ta Ma­ría y San Ju­lián. En las sa­las ca­pi­tu­la­res hay un ho­me­na­je a al­gu­nos de los in­for­ma­lis­tas que ha­ce me­dio si­glo trans­for­ma­ron Cuen­ca en la ca­pi­tal es­pa­ño­la del ar­te con­tem­po­rá­neo: Ra­fael Ca­no­gar, Mar­tín Chi­rino, Luis Fei­to, el fo­tó­gra­fo Juan Bar­te y Flo­ren­cio Ga­lin­do, cu­ra­dor de la ex­po­si­ción jun­to al poe­ta Car­los Agan­zo. Los vi­si­tan­tes nos cen­tra­mos en las ca­jas de hie­rro y no pa­ra­mos de hus­mear por las ren­di­jas. Di­cen que la cár­cel y el pos­te­rior con­fi­na­mien­to en su do­mi­ci­lio han he­cho de Ai Wei­wei un ar­tis­ta im­pre­vi­si­ble. Re­si­de de ma­ne­ra ofi­cial en Ber­lín, pe­ro las úl­ti­mas no­ti­cias lo si­túan en el Me­di­te­rrá­neo tra­ba­jan­do por los re­fu­gia­dos, quie­nes hu­yen de la gue­rra en bus­ca de un lu­gar pa­ra vi­vir en li­ber­tad. Igual que él.

ES­PE­CIAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.