SE­RES MUY OTROS

Milenio - Laberinto - - PORTADA - AR­GE­LIA GUE­RRE­RO

Ha­ce unos días, en una ter­tu­lia pla­ti­ca­ba con va­rios co­reó­gra­fos y bai­la­ri­nes so­bre el tra­ba­jo co­ti­diano en la dan­za, y pen­sé en la idea de com­par­tir en es­te es­pa­cio al­gu­nas de las vi­ven­cias que a dia­rio ex­pe­ri­men­tan los pro­fe­sio­na­les de es­te ar­te, pues en muy po­cas oca­sio­nes el grue­so de la so­cie­dad se de­tie­ne a pen­sar en to­do lo que es­con­de —y sus­ten­ta—un ins­tan­te efí­me­ro del ar­te es­cé­ni­co.

Aun­que mu­chos pro­fe­sio­nis­tas de di­ver­sas áreas del de­sa­rro­llo hu­mano sos­tie­nen que se pre­pa­ran o ac­tua­li­zan cons­tan­te­men­te, el de los bai­la­ri­nes es un es­fuer­zo que im­pli­ca, por lo me­nos, ha­cer una cla­se dia­ria pa­ra man­te­ner la téc­ni­ca ne­ce­sa­ria pa­ra acu­dir a las au­di­cio­nes o pa­ra man­te­ner­se den­tro de los pro­yec­tos en los que ya de por sí se en­cuen­tran bai­lan­do.

Mu­chos tie­nen más de un pro­yec­to en don­de bai­lar, y ade­más se desem­pe­ñan co­mo maes­tros. En más de una oca­sión pa­re­ce que po­seen el don de la ubi­cui­dad: “Voy a em­pe­zar tem­po­ra­da en To­lu­ca y el día de la con­fe­ren­cia de pren­sa de­bo es­tar tam­bién en el Cen­tro de la Ciu­dad de Mé­xi­co pa­ra el es­treno de Romeo y Ju­lie­ta”, me de­cía con ab­so­lu­ta na­tu­ra­li­dad una bai­la­ri­na du­ran­te el aque­la­rre.

Des­pués de es­cu­char aque­lla anéc­do­ta con ab­so­lu­ta nor­ma­li­dad, la me­sa co­men­tó los por­me­no­res de la au­di­ción pa­ra la nue­va eta­pa del Ta­ller Co­reo­grá­fi­co de la UNAM pa­ra en­ton­ces ha­blar de las au­di­cio­nes, así, en ge­ne­ral. “Qué in­men­sa ca­pa­ci­dad te­ne­mos los bai­la­ri­nes pa­ra vi­vir siem­pre ba­jo pre­sión”, pen­sé mien­tras es­cu­cha­ba los tes­ti­mo­nios de las ba­ta­llas por ob­te­ner un lu­gar en los po­cos pro­yec­tos de la dan­za na­cio­nal.

La sub­je­ti­vi­dad a la que siem­pre se es­tá su­je­to y que de­ter­mi­na con­se­guir ro­les o no, pro­yec­tos y be­cas, y que pro­vo­ca ser im­pla­ca­ble­men­te crí­ti­cos del tra­ba­jo ajeno pe­ro, so­bre to­do, del desem­pe­ño pro­pio, me ha­ce pen­sar en los bai­la­ri­nes y co­reó­gra­fos co­mo cria­tu­ras mi­to­ló­gi­cas: ame­na­za­dos por las le­sio­nes y el des­em­pleo, aun­que sin un sen­ti­do trá­gi­co de la pro­fe­sión. Por el con­tra­rio, me en­can­ta­ría des­cri­bir de­ta­lla­da­men­te las ri­sas y ges­tos de ple­ni­tud que aque­lla no­che com­par­ti­mos.

Ates­ti­güé un au­tén­ti­co ri­tual que reunió la ca­tar­sis de aque­llos que ha­cen de su cuer­po un me­dio de ex­pre­sión y co­mu­ni­ca­ción con un sen­ti­do de en­tre­ga ab­so­lu­to, y del que al sa­lir no pu­de me­nos que pen­sar: la dan­za es un uni­ver­so muy otro.

ES­PE­CIAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.