Oro pu­ro

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - AVELINA LÉSPER www.ave­li­na­les­per.com

El rey Mi­das con­ver­tía en oro to­do lo que to­ca­ba, el ar­te VIP con­vier­te to­do en ar­te y tam­bién en oro. Imi­tan­do a los je­ques ára­bes, sin apor­tar pe­ro re­pen­san­do las raí­ces es­ca­to­ló­gi­cas de to­da una co­rrien­te ar­tís­ti­ca, el ar­tis­ta VIP Mau­ri­zio Cat­te­lan ven­dió al Mu­seo Gug­gen­heim un ex­cu­sa­do cu­bier­to con oro de 18 qui­la­tes. La nue­va ad­qui­si­ción, or­gu­llo del ca­pi­ta­lis­mo y del ar­te, fue ins­ta­la­da por los cu­ra­do­res en un ba­ño, por­que la obra es in­te­rac­ti­va y ob­via­men­te fun­cio­na. El pe­rió­di­co New York Post le dio la por­ta­da con su re­por­te­ro sen­ta­do in­ter­ac­tuan­do con la obra de ar­te, y na­rran­do con de­ta­lle su ex­pe­rien­cia fí­si­co–cog­ni­ti­va. Los cu­ra­do­res y las re­vis­tas es­pe­cia­li­za­das se que­ja­ron de que abor­da­ra así a una obra que es “un ho­me­na­je a la Foun­tain de Mar­cel Du­champ y que per­mi­te una re­la­ción ín­ti­ma con una obra de ar­te”. Tie­nen ra­zón al in­dig­nar­se, así que apor­ta­re­mos al­gu­nas ideas cu­ra­to­ria­les pa­ra rom­per con la pa­si­vi­dad del pú­bli­co y que se con­vier­ta en par­te de la obra.

Ins­ta­len den­tro del ba­ño una bi­blio­te­ca por­tá­til con los li­bros de Art­hur Danto y Gi­lles De­leu­ze pa­ra que lean y apren­dan mien­tras par­ti­ci­pan en la obra de ar­te, la ali­men­ta­ción mo­der­na sin fi­bra in­cre­men­ta­rá la con­cen­tra­ción del usua­rio “crean­do un víncu­lo afec­ti­vo con el ar­te”. Im­pri­man pa­pel sa­ni­ta­rio con la bio­gra­fía com­ple­ta de Du­champ, el es­tu­dio de Wi­lliam Cam­field so­bre el uri­na­rio y los mi­llo­nes de te­sis de las uni­ver­si­da­des que edu­can ar­tis­tas VIP. Reali­cen una nue­va ver­sión del per­for­man­ce de Ma­ri­na Abra­mo­vic, The Ar­tist Is Pre­sent, en el que es­tu­vo sen­ta­da en una si­lla en el MoMA, pe­ro aho­ra “ac­cio­na­rá” sie­te ho­ras so­bre el trono ar­tís­ti­co, mien­tras el pú­bli­co es­tu­dia su pro­pio “me­ca­nis­mo de per­cep­ción”. In­vi­ten a ar­tis­tas con­sa­gra­dos a re­si­den­cias ar­tís­ti­cas pa­ra que tra­ba­jen su res­pues­ta or­gá­ni­ca an­te la obra do­ra­da y que el re­sul­ta­do sea en­la­ta­do, co­mo lo hi­cie­ra ha­ce dé­ca­das Pie­ro Man­zo­ni, ex­pon­drán to­das las la­tas, y los cu­ra­do­res es­cri­bi­rán un ca­tá­lo­go con en­sa­yos so­bre la sim­bio­sis on­to­ló­gi­ca en­tre ar­te y cuer­po. La con­duc­ta del pú­bli­co es im­pre­de­ci­ble, ca­da ges­to y reac­ción es par­te de la obra, do­cu­men­ten las “con­ver­sa­cio­nes crea­ti­vas del ser en so­le­dad con el ar­te” con una cá­ma­ra de vi­deo gra­ban­do ca­da par­ti­ci­pa­ción y que Mar­tin Creed edi­te el vi­deo. La ob­se­sión es­ca­to­ló­gi­ca del ar­te VIP por fin al­can­zó una de sus cum­bres, ge­ne­rar más ar­te es cues­tión de la­xan­tes, el flu­xus fun­cio­na, el con­ser­va­dor del Gug­gen­heim ga­ran­ti­za que la obra “nun­ca se va a ta­par”.

ES­PE­CIAL

Amé­ri­ca de Mau­ri­zio Cat­te­lan

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.