La cua­dra

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - SANTIAGO GAM­BOA Fa­ce­book: Santiago Gam­boa–círcu­lo de lec­to­res

Una de las co­sas que Co­lom­bia com­par­te hoy con Mé­xi­co es el gé­ne­ro no­ve­les­co que ha­bla del nar­co­trá­fi­co: su ga­le­ría de per­so­na­jes y las vi­das de quie­nes for­man par­te de él. Pe­ro cuan­do se creía que to­do es­ta­ba di­cho y que el te­ma se ha­bía ago­ta­do, al me­nos en Co­lom­bia, apa­re­ce La cua­dra, de Gíl­mer Me­sa, y re­abre el ex­pe­dien­te de un mo­do asom­bro­so. Co­mo di­jo el crí­ti­co Ma­rio Jur­sich: “La cua­dra nos ofre­ce el ángulo que fal­ta­ba, que es la vi­sión des­de aden­tro”. Es la mi­ra­da de un so­bre­vi­vien­te de esas te­mi­bles ban­das de jó­ve­nes que aso­la­ron Me­de­llín a fi­nes de los ochen­ta, por­que su au­tor, Gíl­mer Me­sa, fue en esos años un jo­ven as­pi­ran­te a ban­do­le­ro que a los 14 ya ha­bía em­pu­ña­do ar­mas de fue­go, has­ta que lle­gó la gran tra­ge­dia de su vi­da, el ase­si­na­to de su her­mano Al­quí­var, de 17 años, pan­di­lle­ro ya gra­dua­do. Ahí ocu­rre al­go y es que la muer­te del ad­mi­ra­do her­mano, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, per­mi­te la sal­va­ción de quien lo so­bre­vi­ve, el jo­ven Gíl­mer, quien lleno de do­lor de­ci­de ale­jar­se de las ban­das y orien­tar su vi­da ha­cia el es­tu­dio, la li­te­ra­tu­ra y la mú­si­ca. “Las le­tras de las can­cio­nes fue la pri­me­ra li­te­ra­tu­ra de los que lle­ga­mos tar­de a los li­bros”, di­ce Gíl­mer.

Y, en efec­to, La cua­dra es un tes­ti­mo­nio, pe­ro so­bre to­do es una no­ve­la, pues es­tá es­cri­ta con las ar­mas de la no­ve­la: un pun­to de vis­ta de pri­me­ra per­so­na muy só­li­do, una división de ca­pí­tu­los en torno a un per­so­na­je o a un he­cho que emer­ge del ca­pí­tu­lo an­te­rior, dán­do­le una gran sol­ven­cia na­rra­ti­va. La na­rra­ción no se ago­ta en los he­chos, sino que los uti­li­za pa­ra re­fle­xio­nar so­bre la fra­gi­li­dad del hom­bre y los mu­chos pro­ble­mas de una so­cie­dad en­fer­ma co­mo la nues­tra. Por eso se­ría in­su­fi­cien­te con­si­de­rar La cua­dra un me­ro tes­ti­mo­nio des­de el in­te­rior del in­fierno, que tam­bién lo es, o co­mo una no­ve­la de jó­ve­nes si­ca­rios, que tam­bién es, por­que de lo que se tra­ta es de una po­de­ro­sa obra que nos ha­bla con gran sa­bi­du­ría de la con­di­ción hu­ma­na, del amor y de la mal­dad, y de no­so­tros mis­mos an­te ese amor y esa mal­dad; de las vi­das fu­ga­ces de quie­nes in­ten­ta­ron ser fe­li­ces con­tra to­da es­pe­ran­za, en un eco­sis­te­ma hos­til y pre­ca­rio en el que so­lo la leal­tad de los ami­gos de la cua­dra era ca­paz de ofre­cer una re­den­ción. Por eso el per­so­na­je di­ce: “A ve­ces pien­so y más que na­da sien­to que tam­bién de­be­ría ha­ber muer­to en esa épo­ca con mi gen­te, en tier­na edad y aún con ter­nu­ra en el al­ma, al me­nos así es­ta­ría con los míos y no en es­te mun­do de es­pec­tros”.

ES­PE­CIAL

Gíl­mer Me­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.