Vías ha­cia el ima­gi­nis­mo chi­lan­go

Milenio - Laberinto - - EN LIBRERÍAS - SER­GIO ER­NES­TO RÍOS

Wil­bert Arreo­la, el di­se­ña­dor de la por­ta­da de Ra­ya­du­ra (Ivec/ Co­na­cul­ta, Mé­xi­co, 2015), pri­mer li­bro de An­to­nio Ries­tra, in­ter­pre­tó la ra­ya­du­ra co­mo una cuar­tea­du­ra, una fa­mi­lia de grie­tas, ca­si un ma­pa de grie­tas al fon­do de una pa­red des­nu­da, blan­ca, en la que des­can­sa un es­pe­jo vi­rrei­nal o ba­rro­co o pleno de oro­pel y or­las. Y co­mo si nos en­con­trá­ra­mos re­co­rrien­do la ca­sa de Us­her acom­pa­ña­dos por Vin­cent Pri­ce, o cual­quie­ra de sus es­ce­no­gra­fías dul­ce­men­te té­tri­cas, un cuer­vo eclip­sa la por­ta­da. Co­mo exis­ten los cen­tau­ros, los mi­no­tau­ros y gri­fos, pa­ra Wil­bert Arreo­la exis­te un ser con ca­be­za y alas de cuer­vo y tor­so fe­me­nino o ul­ce­ra­do o abra­sa­do o de­co­ra­do por un ta­piz na­ran­ja, bas­tan­te per­tur­ba­dor. Pien­so que en su in­ter­pre­ta­ción de Ra­ya­du­ra que­ría sub­ra­yar el mis­te­rio, la ex­tra­ñe­za; nin­gún di­se­ña­dor le de­di­ca en vano cuer­vos fe­me­ni­nos a un es­cri­tor.

Es po­pu­lar en es­tos días la mo­da de los poe­mas tri­via­les y cha­tos. Los poe­mas de oca­sión son poe­mas de In­ter­net, es­cri­tos con Goo­gle ha­blan­do al oí­do y la mi­to­lo­gía de pe­lí­cu­las, có­mics y es­tre­llas pop co­mo ley. No es el ca­so de An­to­nio Ries­tra, quien es­tá muy le­jos de la alt–lit: le pi­de aven­tón a la poesía a con­tra­mano. El cen­tro de su es­cri­tu­ra es­tá da­do por la anás­tro­fe, es de­cir, el in­ter­cam­bio del or­den del sus­tan­ti­vo y el ad­je­ti­vo. ¿Re­cuer­dan có­mo sue­na más sa­bio y gra­ve el maes­tro Yo­da? Ha­bla en anás­tro­fes, igual que la Bi­blia, el zen y la re­tó­ri­ca le­gis­la­ti­va. Pe­ro esa re­tó­ri­ca en los poe­mas de An­to­nio Ries­tra se vuel­ve una poé­ti­ca y una ex­plo­ra­ción del sen­ti­do de la reali­dad. La reali­dad es mis­te­rio y enig­ma; el poe­ma es su fo­to­gra­fía, ra­dio­gra­fía o man­tra di­cho en voz ba­ja; el poe­ma es su di­va­ga­ción, se­di­men­to, los po­sos en la ta­za del ca­fé, el whisky al fon­do del va­so, la epi­fa­nía a la vuel­ta de la es­qui­na. Pe­ro es­to es gra­dual en la ar­qui­tec­tu­ra del li­bro: del trán­si­to de la no­che al día, de la os­cu­ri­dad a la luz, de los poe­mas amo­ro­sos noc­tur­nos y más ela­bo­ra­dos (anu­da­dos) de las pri­me­ras sec­cio­nes lle­ga­re­mos a la cla­ri­dad (de­sola­do­ra) de los poe­mas fi­na­les. Es ne­ce­sa­rio ci­tar es­te poe­ma be­llí­si­mo de la úl­ti­ma par­te del li­bro, un poe­ma ca­si ima­gi­nis­ta, pe­ro muy chi­lan­go: “Ha­ce unos días,/ en el Me­tro­bús/ un hom­bre ha­cía el ges­to/ de ce­rrar con lla­ve/ la bo­ca de su mu­jer./ Lue­go arro­jó aqué­lla por la ven­ta­na./ Se que­da­ron se­rios,/ co­mo su­pon­go que me que­do/ cuan­do no es­tás”.

Les he ha­bla­do de la anás­tro­fe co­mo nú­cleo re­tó­ri­co del li­bro y del re­co­rri­do de la os­cu­ri­dad a la luz a lo lar­go de Ra­ya­du­ra; es­to no es me­nor, pen­san­do que las pa­la­bras y ex­pe­rien­cias se van de­fi­nien­do, que pa­san con ele­gan­cia en los poe­mas de lo abs­trac­to a lo fi­gu­ra­ti­vo, que don­de ha­bía som­bras, cuer­pos ne­bu­lo­sos de las ma­dru­ga­das, hay aho­ra una pa­re­ja en el Me­tro­bús. Pe­ro no he men­cio­na­do lo fun­da­men­tal: que ello es­tá da­do en fun­ción del nú­cleo te­má­ti­co del li­bro que no es otro sino el amor, el amor con ma­yús­cu­las. Ahí, en el te­ma amo­ro­so, co­bran sen­ti­do los epí­gra­fes de Vi­ni­cius de Moraes, Wi­lliam Car­los Wi­lliams, Ri­car­do Cas­ti­llo y Juan Ra­món Ji­mé­nez. Y qué in­tri­ga que apa­rez­ca Juan Ra­món Ji­mé­nez, un poe­ta de dia­man­tes ace­ra­dos; al me­nos a mí me in­tri­ga esa ge­nea­lo­gía de An­to­nio Ries­tra. Sus poe­tas tu­te­la­res: me pa­re­ce que su re­fe­ren­cia más in­me­dia­ta es­tá en los poe­tas me­xi­ca­nos de la ge­ne­ra­ción de me­dio si­glo. En­cuen­tro una lec­tu­ra go­zo­sa de Ri­car­do Cas­ti­llo, Ri­car­do Yá­ñez, Da­vid Huer­ta, Jai­me Re­yes, Co­ral Bra­cho y no sé si son cons­cien­tes o in­cons­cien­tes cier­tos pa­ra­le­lis­mos con An­to­nio Cas­ta­ñe­da, poe­ta de ins­tan­tes, de mu­cho en lo po­co. “Ra­yas” le lla­mó Da­vid Huer­ta a la úl­ti­ma sec­ción de su li­bro In­cu­ra­ble. Ba­jo ese au­gu­rio quie­ro ter­mi­nar con es­te frag­men­to: “Que no di­bu­jen con esas ra­yas aro­ma­dí­si­mas el cruen­to lu­gar de mi es­tar–aquí. Desea­ría, más bien,/ un bo­rrón y una nue­va cuen­ta en la lis­ta de mis fal­tas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.