Una in­gle­sa fle­má­ti­ca

Milenio - Laberinto - - CINE - FER­NAN­DO ZA­MO­RA @fer­nan­dov­za­mo­ra

El be­bé de Bridget Jo­nes es una di­ver­ti­da co­me­dia in­gle­sa. No se tra­ta so­lo de que los per­so­na­jes man­tie­nen el es­ti­lo en las si­tua­cio­nes más com­ple­jas de la vi­da sino, so­bre to­do, que sa­ben res­pon­der con elo­cuen­cia sha­kes­pea­rea­na an­te cual­quier des­a­gui­sa­do. Los guio­nis­tas han crea­do una his­to­ria bien tra­ma­da que con­si­gue in­tri­gar sin ser efec­tis­ta y man­tie­ne al bor­de del asien­to sin ser en­re­do­sa. En re­su­men, El be­bé de Bridget Jo­nes es una his­to­ria que so­lo en apa­rien­cia re­sul­ta sim­ple pues si uno se fi­ja en los de­ta­lles ve­rá que la his­to­ria flu­ye por­que sus crea­do­res em­pren­die­ron un tra­ba­jo muy com­ple­jo: rea­li­za­ción, guión y ac­tua­ción mar­chan to­dos en la mis­ma di­rec­ción.

Por otra par­te, hay que ad­ver­tir que El be­bé de Bridget Jo­nes es en­tre­te­ni­mien­to li­ge­ro y na­da más. La his­to­ria de es­ta cua­ren­to­na que de pron­to se em­ba­ra­za y que no sa­be cuál de los dos ga­la­nes con los que tu­vo el res­ba­lón es el pa­pá, sir­ve to­da­vía de pre­tex­to pa­ra reír­se de la mo­ji­ga­te­ría que aún exis­te en paí­ses so­cial­men­te avan­za­dos co­mo In­gla­te­rra y en el ca­mino vol­ver a lan­zar a un per­so­na­je al que Re­née Zell­we­ger dio vi­da por pri­me­ra vez quin­ce años atrás.

La his­to­ria se sos­tie­ne ha­ya o no ha­ya vis­to uno las pre­cue­las. Jo­nes es pa­ra­dig­ma de la in­gle­sa de apa­rien­cia frá­gil que sa­le ade­lan­te por­que es­tá enamo­ra­da de la vi­da. Es in­gle­sa, sí, pe­ro as­pi­ra a la fe­li­ci­dad y en al­gu­nas oca­sio­nes (las más di­ver­ti­das) es­ta lust for li­fe le per­mi­te per­der la cor­du­ra que pa­re­ce ve­nir im­pre­sa en su ca­rác­ter na­cio­nal.

El be­bé de Bridget Jo­nes es un ci­ne bien he­cho, muy tra­ba­ja­do, y sin em­bar­go no tie­ne otra pre­ten­sión que ha­cer reír. En el ca­mino to­ca, con más in­te­li­gen­cia que mu­chas pe­lí­cu­las que fuer­zan el asun­to, la cues­tión de la fa­mi­lia, tan po­lé­mi­ca y tan de mo­da en nues­tro país. Des­pués de to­do, Bridget Jo­nes es una ma­dre sol­te­ra, la fu­tu­ra abue­la es muy con­ser­va­do­ra y en su en­torno so­cial vi­ven los re­pre­sen­tan­tes de la enor­me di­ver­si­dad se­xual y cul­tu­ral que dis­tin­gue al ser hu­mano. Si una mo­ra­le­ja tu­vie­se la obra, se­ría la del de­re­cho de la mu­jer a for­mar una fa­mi­lia con el hom­bre que me­jor le aco­mo­da y no ne­ce­sa­ria­men­te con un pa­dre “na­tu­ral”. Pa­ra ha­blar con li­ge­re­za de pro­ble­mas tan rís­pi­dos, es ne­ce­sa­rio po­blar la pe­lí­cu­la con co­lo­ri­dos per­so­na­jes en que in­clu­so la vi­lla­na de la pe­lí­cu­la (la je­fa de Bridget) re­sul­ta en el fon­do to­le­ran­te y bo­na­cho­na. Es cier­to que el mun­do no es así, pe­ro tal vez así de­bie­ra ser y es és­te el en­can­to de la co­me­dia. De la gran co­me­dia, co­mo El be­bé de Bridget Jo­nes.

Bridget es un per­so­na­je que ha acom­pa­ña­do a la Zell­we­ger a lo lar­go de su vi­da. Pa­re­ce un ves­ti­do que se po­ne des­de ha­ce más de quin­ce años y, sor­pren­den­te­men­te, le si­gue que­dan­do bien. La pe­lí­cu­la fun­cio­na so­bre to­do por es­to, por­que es cla­ro que tan­to ella co­mo sus com­pa­ñe­ros se han di­ver­ti­do igual que la pro­ta­go­nis­ta, en­car­nan­do a una fau­na que en­ter­ne­ce gra­cias a la pro­ver­bial ca­pa­ci­dad in­gle­sa de reír­se de sí mis­mos.

ES­PE­CIAL

El be­bé de Bridget Jo­nes (Bridget Jo­nes Baby). DI­REC­CIÓN: Sha­ron Ma­gui­re. GUIÓN: He­len Fiel­ding, Dan Ma­zer, Em­ma Thom­pson, He­len Fiel­ding. CON Re­née Zell­we­ger, Co­lin Firth, Pa­trick Dem­psey, Ja­mes Ca­llis. Reino Uni­do, 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.