Gi a la ca­za­na­zis

Milenio - Laberinto - - VARIA - VÍC­TOR NÚ­ÑEZ JAI­ME pe­rio­dis­mo­vic­tor@yahoo.com.mx

¿Los ver­du­gos tie­nen de­re­cho a ser to­ma­dos en cuen­ta por los pe­rio­dis­tas? Pa­ra Git­ta Se­reny (1923–2012) era fun­da­men­tal ha­cer­lo. Es­ta mu­jer ba­ji­ta, del­ga­da, de pe­lo cor­to y ca­ra sur­ca­da por las arru­gas des­en­tra­ñó los horrores de los na­zis y tam­bién va­rios de­li­tos de san­gre co­me­ti­dos por me­no­res de edad. Na­ció en Vie­na, fue hi­ja de una ac­triz ale­ma­na y de un aris­tó­cra­ta hún­ga­ro, es­tu­dió en un co­le­gio in­glés y, en 1934, via­ja­ba en un tren que se des­com­pu­so en Nú­rem­berg. Por eso los pa­sa­je­ros tu­vie­ron que pa­sar dos días en esa ciu­dad y, gra­cias a ello, pu­die­ron pre­sen­ciar los ac­tos pú­bli­cos del con­gre­so del par­ti­do na­zi que se lle­va­ba a ca­bo en aquel mo­men­to. Se­reny era en­ton­ces una ni­ña de on­ce años, due­ña de una cu­rio­si­dad pro­pia de la edad pe­ro apun­ta­la­da por su ex­qui­si­ta edu­ca­ción bri­tá­ni­ca. Así que cuan­do ob­ser­vó el des­fi­le mi­li­tar de los na­zis, que­dó des­lum­bra­da por los mo­vi­mien­tos pre­ci­sos y el en­tu­sias­mo de los sol­da­dos. Ahí, ade­más, pu­do ver de le­jos a Hitler.

Cua­tro años des­pués, cuan­do Git­ta Se­reny era en­fer­me­ra de una or­ga­ni­za­ción ca­tó­li­ca, vol­vió a ver al Füh­rer. Pe­ro ya no que­dó tan im­pre­sio­na­da. Por­que ha­bía co­no­ci­do el ho­rror ex­pan­di­do por él y los su­yos. Ella se ocu­pa­ba de ni­ños huér­fa­nos y, an­te los trau­mas que pa­de­cían los críos, co­men­zó a cues­tio­nar­se có­mo era el ca­rác­ter de los hom­bres que los ha­bían pro­du­ci­do. “An­tes de que fue­ra de­ma­sia­do tar­de, pen­sa­ba yo, era esen­cial pe­ne­trar en la per­so­na­li­dad de al me­nos una de esas per­so­nas vin­cu­la­das ín­ti­ma­men­te a es­te Mal ab­so­lu­to. […] Ello qui­zá nos en­se­ña­ría a en­ten­der me­jor has­ta qué pun­to el mal en los se­res hu­ma­nos es fru­to de sus ge­nes y has­ta qué pun­to es fru­to de su so­cie­dad y su en­torno”, es­cri­bió en Des­de aque­lla os­cu­ri­dad. Con­ver­sa­cio­nes con el ver­du­go Franz Stangl, co­man­dan­te de Tre­blin­ka, pu­bli­ca­do en Es­pa­ña por la edi­to­rial Ed­ha­sa, don­de re­co­ge sus lar­gas con­ver­sa­cio­nes con ese co­man­dan­te de los cam­pos de ex­ter­mi­nio.

Git­ta ha­bló con él, en ale­mán, du­ran­te más de 70 ho­ras. “Com­pa­ra­do con los otros a quie­nes ha­bía ob­ser­va­do du­ran­te sus res­pec­ti­vos jui­cios, Stangl pa­re­cía me­nos pri­mi­ti­vo, más abier­to, se­rio y tris­te: el úni­co hom­bre con un ex­pe­dien­te tan ho­rri­ble co­mo el su­yo que ma­ni­fes­ta­ba cier­to aso­mo de con­cien­cia”, ex­pli­ca la au­to­ra. Franz Stangl mu­rió al si­guien­te día de su úl­ti­ma en­tre­vis­ta y en­se­gui­da ella se fue a re­vi­sar ar­chi­vos y a bus­car gen­te in­vo­lu­cra­da en la his­to­ria que le ha­bía con­ta­do. “Las ac­cio­nes de una per­so­na ja­más pue­den juz­gar­se in­de­pen­dien­te­men­te de los ele­men­tos ex­ter­nos que per­fi­lan e in­flu­yen su vi­da”, se di­jo a sí mis­ma.

Lue­go hi­zo un ejer­ci­cio si­mi­lar con Al­bert Speer, el ar­qui­tec­to y mi­nis­tro de ar­ma­men­to de Hitler, que lle­gó a ser el nú­me­ro dos del par­ti­do, con quien con­ver­só en­tre 1977 y 1981. Es­ta ex­pe­rien­cia, plas­ma­da en otro li­bro (El trau­ma ale­mán, pu­bli­ca­do por Pe­nín­su­la), le sir­vió pa­ra de­jar cla­ro que “el mal y la vio­len­cia pue­den es­tar en­tre no­so­tros y es­ta­llar en cual­quier mo­men­to si la so­cie­dad no tra­ba­ja pa­ra evi­tar­lo”. Git­ta Se­reny pa­só sus úl­ti­mos días en Lon­dres al la­do de su ma­ri­do, el fo­tó­gra­fo Don Ho­ney­man, lle­van­do con or­gu­llo el mo­te de “la ca­za­na­zis arru­ga­da”.

THE GUAR­DIAN

Git­ta Se­reny

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.