El éxi­to del ri­pio

Milenio - Laberinto - - EN LIBRERÍAS - VÍC­TOR MA­NUEL MEN­DIO­LA men­dio­la54@yahoo.com.mx

Por el año de 1973, Ál­va­ro Gál­vez y Fuen­tes, el “ba­chi­ller”, di­ri­gió una me­sa re­don­da pa­ra ha­blar con Jor­ge Luis Bor­ges. Par­ti­ci­pa­ban el crí­ti­co es­pa­ñol Ger­mán Blei­berg, el no­ve­lis­ta ve­ne­zo­lano Adriano Gon­zá­lez León y los na­rra­do­res me­xi­ca­nos Salvador Eli­zon­do y Juan Jo­sé Arreo­la. En el pri­mer in­ter­cam­bio de im­pre­sio­nes, al res­pon­der un cues­tio­na­mien­to de Eli­zon­do, el poe­ta ar­gen­tino se­ña­ló con des­par­pa­jo el he­cho in­de­sea­ble de las ex­ce­si­vas pu­bli­ca­cio­nes y la fa­ci­li­dad con que los nue­vos au­to­res pa­sa­ban del ori­gi­nal al tex­to im­pre­so. Re­cor­dó que John Don­ne no ne­ce­si­tó esa “ven­ta­ja”. El poe­ta me­ta­fí­si­co so­lo fue leí­do en le­tra ma­nus­cri­ta. No lle­gó a la ti­po­gra­fía. Di­jo que la im­pren­ta ha­bía per­ju­di­ca­do a la literatura y que la no­ve­la, en mu­chos ca­sos, de­bía su lar­gu­ra al uso cons­tan­te de ri­pios. La opi­nión de Bor­ges in­co­mo­dó a al­gu­nos de sus com­pa­ñe­ros de “me­sa” —no a Arreo­la y mu­cho me­nos a Eli­zon­do—, al pú­bli­co de la sa­la y ca­si se­gu­ro a los jó­ve­nes poe­tas de en­ton­ces.

¿No es ob­vio que hay que edi­tar mu­chos li­bros? ¿No es desea­ble au­men­tar de ma­ne­ra siem­pre cre­cien­te el nú­me­ro de tí­tu­los de un au­tor o de una edi­to­rial? ¿La mul­ti­pli­ca­ción de tex­tos en li­bre­rías no re­pre­sen­ta más lec­to­res o, en to­do ca­so, me­jo­res lec­to­res? ¿La obra vo­lu­mi­no­sa de un es­cri­tor no ates­ti­gua su ca­li­dad? ¿Un jo­ven poe­ta no de­be pre­ten­der co­mo me­ta ideal pu­bli­car? Si ve­mos al li­bro co­mo el lu­gar de una ex­pe­rien­cia ori­gi­nal y no co­mo “pro­duc­to”, no es ob­vio ni desea­ble ni me­jor ni re­pre­sen­ta más ca­li­dad ni es ideal, co­mo su­pu­so el au­tor de “El Golem”, la pro­li­fe­ra­ción de li­bros.

Ha­ce más de seis cen­tu­rias, Pe­trar­ca, con la pues­ta en es­ce­na, he­te­ro­do­xa y cla­ri­vi­den­te, de un diá­lo­go en­tre el Go­zo y la Ra­zón, De la fa­ma de los que es­cri­ben / Del que tie­ne mu­chos li­bros (Vi­sor, 2016), pu­so de re­lie­ve va­rios de los efec­tos per­ni­cio­sos de un mal (la pu­bli­ca­ción y pro­pie­dad de li­bros co­mo un fin en sí mis­mo) que pa­re­ce un bien (la su­pues­ta bue­na es­cri­tu­ra y el hi­po­té­ti­co há­bi­to de leer). Pe­trar­ca per­so­ni­fi­ca en el Go­zo la au­to­sa­tis­fac­ción “bi­blió­ma­na” y en la Ra­zón la con­cien­cia de que el nú­me­ro o la mul­ti­tud de tí­tu­los a la mano no son la ex­pre­sión de co­no­ci­mien­to y lec­tu­ra. Pe­trar­ca, en ese tiem­po le­jos to­da­vía del pro­ce­so de uni­ver­sa­li­za­ción del in­ter­cam­bio de va­lo­res, vis­lum­bró ya el fu­tu­ro de los li­bros: “al­gu­nos los bus­can pa­ra sa­ber, así mu­chos pa­ra de­lei­te y va­na­glo­ria… Y aún hay al­gu­nos muy peo­res que to­dos es­tos, que de los li­bros ha­cen ga­nan­cia, no te­nién­do­los por li­bros, más por mer­ca­de­ría”.

En el jue­go de las ca­be­zas tro­ca­das, el poe­ta de Can­zo­nie­re afir­mó, co­mo sos­tu­vo de otra for­ma el ha­ce­dor de El Aleph, “De do co­ge­rás que el sa­bio no bus­ca lo su­per­fluo, mas lo ne­ce­sa­rio, que aque­llo fue mu­chas ve­ces pes­ti­len­cial y es­to siem­pre pro­ve­cho­so”. Sin em­bar­go, pa­ra el mun­do de la pu­bli­ci­dad y el cu­rio­seo de las no­ti­cias ca­re­ce de sen­ti­do la di­fe­ren­cia en­tre su­per­fluo y ne­ce­sa­rio que Pe­trar­ca y Bor­ges es­ti­ma­ron. Hoy lo inú­til, lo gra­tui­to, tam­bién es esen­cial. El triun­fo de la no­ve­dad es el éxi­to del ri­pio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.