“Quie­ro se­du­cir a tra­vés de la emo­ción”

Vi­ve por mí con­du­ce a los per­so­na­jes a si­tua­cio­nes ex­tre­mas que pro­yec­tan la som­bra de su pa­sa­do

Milenio - Laberinto - - CINE - HÉCTOR GON­ZÁ­LEZ gon­za­lez­jor­dan@gmail.com FER­NAN­DO ZA­MO­RA @fer­nan­dov­za­mo­ra

Un ac­ci­den­te de trá­fi­co abre la po­si­bi­li­dad pa­ra el es­pe­ra­do tras­plan­te de ri­ñón de tres per­so­nas. El ines­pe­ra­do su­ce­so cru­za­rá los des­ti­nos de los en­fer­mos y los lle­va­rá a un cú­mu­lo de cir­cuns­tan­cias lí­mi­te con tal de sal­dar cuen­tas con su pa­sa­do. Ins­pi­ra­do en una historia real, el ci­neas­ta es­pa­ñol Chema de la Pe­ña es­cri­bió el guión de Vi­ve por mí, th­ri­ller de pro­duc­ción me­xi­ca­na que se es­tre­nó en las sa­las na­cio­na­les. ¿Có­mo ha­cer una pe­lí­cu­la cu­yo te­ma es el tras­plan­te de ór­ga­nos sin caer en la moraleja o lo cur­si? El guión sur­gió a par­tir de la historia de un ami­go muy cer­cano que vi­vió un tras­plan­te. To­mé la si­tua­ción mé­di­ca co­mo una ex­cu­sa pa­ra lle­var a los per­so­na­jes a cir­cuns­tan­cias lí­mi­te y ol­vi­dar­me de cual­quier men­sa­je ex­pre­so. Más allá de la anéc­do­ta, me cen­tré en vi­vir y via­jar con ellos. La es­truc­tu­ra de his­to­rias cru­za­das exi­ge per­so­na­jes bien de­li­nea­dos. ¿De qué ma­ne­ra los cons­tru­yó? En una pe­lí­cu­la de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, de­fi­nir a los per­so­na­jes es tan im­por­tan­te co­mo el guión. Ne­ce­si­tas dar­les ma­ti­ces y pro­fun­di­dad y pa­ra ello me es muy útil ha­cer tra­ba­jo de me­sa. Me en­can­ta en­sa­yar y pa­ra Vi­ve por mí pu­de tra­ba­jar con va­rios de los me­jo­res ac­to­res de Mé­xi­co. Es­toy se­gu­ro de que el es­pec­ta­dor agra­de­ce cuan­do se en­cuen­tra con un per­so­na­je con­sis­ten­te. ¿El pe­so emo­cio­nal de la historia es la ra­zón por la que sos­tie­ne la pe­lí­cu­la en per­so­na­jes fe­me­ni­nos? Las mu­je­res dan más jue­go por­que tie­nen las emo­cio­nes a flor de piel. Son más va­lien­tes y sue­len ser más ex­tre­mas. In­clu­so, co­mo di­rec­tor, me atre­ve­ría a de­cir que son más en­tre­ga­das. No tie­nen re­pa­ro en ofre­cer to­das las po­si­bi­li­da­des; en cam­bio, los hom­bres son más re­ca­ta­dos. Por otro la­do, Tia­ré Scan­da, Mar­ga­ri­ta Ro­sa de Fran­cis­co y Mart­ha Higareda re­pre­sen­tan tres for­mas di­fe­ren­tes de tra­ba­jar el dra­ma. En una pe­lí­cu­la de his­to­rias cru­za­das si no se ba­lan­cean los epi­so­dios es fá­cil per­der el in­te­rés del es­pec­ta­dor. El ba­lan­ce se al­can­za cuan­do los epi­so­dios se vuel­ven com­ple­men­ta­rios. Una pe­lí­cu­la de his­to­rias cru­za­das re­quie­re un tra­ba­jo de me­sa muy fino, por­que hay que es­tu­diar la in­ten­ción de ca­da una. Otra par­te fun­da­men­tal es el mon­ta­je: ahí es don­de ter­mi­nas de ar­mar la mon­ta­ña ru­sa emo­cio­nal. Una si­tua­ción de en­fer­me­dad, mu­je­res, la muer­te. No hay du­da de que es una pe­lí­cu­la que bus­ca con­mo­ver al es­pec­ta­dor. Mi ma­yor re­to es atra­par al es­pec­ta­dor a tra­vés de la emo­ción. Una vez que lo tie­nes, in­vo­lu­cras otros ele­men­tos. Si no co­nec­tas con el pú­bli­co, tu pe­lí­cu­la que­da hue­ca. In­clu­so tra­ba­jo con los ac­to­res a par­tir de mo­men­tos per­so­na­les o ín­ti­mos, pa­ra ha­blar su pro­pio len­gua­je emo­cio­nal. En tér­mi­nos de edi­ción, ¿qué mé­to­do si­guió? Fue una lo­cu­ra por­que tu­ve cin­co ver­sio­nes de mon­ta­je. Te­ner cua­tro his­to­rias en las ma­nos es co­mo ju­gar con cua­tro pe­lo­tas. Una vez que en­cuen­tras la for­ma, las co­sas flu­yen. Lo más sano a la ho­ra de edi­tar es ol­vi­dar­se del ro­da­je e in­ten­tar ver la pe­lí­cu­la co­mo un es­pec­ta­dor más. Des­de su pri­me­ra pe­lí­cu­la ha de­mos­tra­do ser un di­rec­tor muy dúc­til. Em­pe­zó con la co­me­dia y ha se­gui­do con el th­ri­ller y el dra­ma. Soy muy in­quie­to. Me gus­ta tra­ba­jar en di­fe­ren­tes gé­ne­ros y eso no siem­pre es prác­ti­co por­que al­gu­nos pro­duc­to­res lo ven co­mo una dis­per­sión. Que­dar­me es­tan­ca­do en algo es lo mis­mo que mo­rir. Mo­ver­me por dis­tin­tos gé­ne­ros re­fle­ja mi amor al ci­ne. L

ES­PE­CIAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.