De Mé­xi­co pa­ra Fran­cia

Milenio - Laberinto - - CINE -

Ape­sar de que el ci­ne me­xi­cano ha avan­za­do mu­cho, No se acep­tan de­vo­lu­cio­nes de Der­bez si­gue atra­pa­da en los tiem­pos en que to­da la tra­ma re­cae en las gra­ce­ja­das de un ac­tor. Aho­ra el más fie­ro com­pe­ti­dor de Holly­wood, el ci­ne fran­cés, ha de­ci­di­do tra­tar de con­quis­tar Eu­ro­pa con un re­ma­ke de esa pe­lí­cu­la. Dos son fa­mi­lia es­tá ba­sa­da en No se acep­tan de­vo­lu­cio­nes y en la com­pa­ra­ción uno aprehen­de al­gu­nas cir­cuns­tan­cias de nues­tro ci­ne.

Ha­ce trein­ta años no so­lo pro­du­cía­mos his­to­rias mi­se­ra­bles; la fo­to­gra­fía era tan ma­la que cuan­do tra­ta­ba de ser su­bli­me ter­mi­na­ba por ser cur­si. El so­ni­do era peor. No ha­bía pe­lí­cu­la me­xi­ca­na que pu­die­ra es­cu­char­se. Hoy, al me­nos des­de el pun­to de vista téc­ni­co, nues­tro ci­ne go­za de bue­na ca­li­dad. Fal­ta dar el pa­so si­guien­te; un salto que si bien al­gu­nos me­xi­ca­nos han da­do en Es­ta­dos Uni­dos (Cua­rón, Del To­ro y Gon­zá­lez Iñá­rri­tu, por ejem­plo) si­gue fal­tan­do en la in­dus­tria lo­cal, el salto en el guión, en la inteligencia pa­ra na­rrar. El pro­ble­ma con No se acep­tan de­vo­lu­cio­nes es­tri­ba en la ne­ce­si­dad de re­go­dear­se no en la po­bre­za sino en la mi­se­ria, en el chis­te de he­ces: un hom­bre cambia a un be­bé so­bre la me­sa en que otros co­men y se su­po­ne que tie­ne que ha­cer­nos gra­cia.

Dos son fa­mi­lia de­mues­tra que la idea de Der­bez era bue­na; lo úni­co que ha­bía que ha­cer era pu­lir el guión pa­ra te­ner, si no una obra maes­tra, sí una bue­na co­me­dia ro­mán­ti­ca. Sie­te guio­nis­tas arre­gla­ron el guión ori­gi­nal de Der­bez. Pa­ra co­men­zar, com­pac­ta­ron el lar­go pró­lo­go en que veía­mos a un ni­ño mal­tra­ta­do pa­ra lle­gar a lo que ori­gi­nal­men­te ne­ce­si­ta­ba la historia: es­ta­ble­cer que el pro­ta­go­nis­ta cre­ce­rá en va­len­tía. Sa­ca­ron, por su­pues­to, el chis­te en que un pe­rro ori­na al pro­ta­go­nis­ta y en lu­gar de pre­sen­tar la Bahía de Aca­pul­co en su as­pec­to más mi­se­ra­ble, los fran­ce­ses lu­cen gran­dio­sa su Cos­ta Azul. Tal vez en ello es­tá la di­fe­ren­cia: en la ima­gen que una y otra na­cio­nes ofre­cen de sí mis­mas. Mien­tras no se en­tien­da que, ade­más de fo­tó­gra­fos y so­ni­dis­tas, el ci­ne, pa­ra ser in­dus­tria, ne­ce­si­ta de guio­nis­tas pro­fe­sio­na­les, se­gui­re­mos vien­do pe­lí­cu­las ba­sa­das por com­ple­to en la su­pues­ta sim­pa­tía de un ac­tor que es­pe­ra que nos ria­mos por­que aflau­ta la voz y es­pe­ta ca­da dos por tres un al­bur.

Dos son fa­mi­lia (De­main tout com­men­ce). DI­REC­CIÓN: Hu­go Gé­lin. GUIÓN: Hu­go Gé­lin y Eu­ge­nio Der­bez. FO­TO­GRA­FÍA: Ni­co­las Mas­sart. CON Omar Sy, Clé­men­ce Poésy, An­toi­ne Ber­trand, Ash­ley Wal­ters. Fran­cia, 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.