Lo sa­bi­do de an­te­mano

Milenio - Laberinto - - EN LIBRERÍAS - RO­BER­TO PLIE­GO ro­ber­to­plie­go61@gmail.com

Hay no­ve­las que tie­nen un des­afor­tu­na­do pa­re­ci­do con el ci­ne… holly­woo­den­se, el más pue­ril y cha­ba­cano. Con­vo­can a mu­je­res inevi­ta­ble­men­te fron­do­sas, a truha­nes sin gus­to en el ves­tir, es­bi­rros si­mies­cos, es­po­sas “blancas co­mo la le­che”, po­lí­ti­cos que re­pre­sen­tan lo peor del gé­ne­ro hu­mano, aman­tes sa­ca­das del hos­pi­tal psi­quiá­tri­co más cer­cano… Con ale­gre des­par­pa­jo, Iván Fa­rías ha es­cri­to otra no­ve­la ba­jo es­te signo, aun­que no ha po­di­do evi­tar la ten­ta­ción de aña­dir­le un cier­to in­gre­dien­te de es­pec­tro glo­bal: tres dia­man­tes de san­gre de Sie­rra Leo­na, to­da­vía en bru­to, que lle­gan has­ta la Ciu­dad de Mé­xi­co de­jan­do una es­te­la de en­ga­ños y de san­gre.

De mo­do que Un plan per­fec­to so­lo tie­ne in­te­rés en la ac­ción por la ac­ción mis­ma. A gran ve­lo­ci­dad, se su­ce­den los en­cuen­tros y des­en­cuen­tros se­xua­les, las reunio­nes de ne­go­cios, las gol­pi­zas, ba­la­ce­ras y trai­cio­nes, y aun las ce­nas o co­mi­das en al­gún res­tau­ran­te de Po­lan­co. Iván Fa­rías tie­ne tan­to in­te­rés en al­can­zar un rit­mo fre­né­ti­co que no tie­ne tiem­po si­quie­ra de pro­fun­di­zar en sus per­so­na­jes: son lo que son des­de las pri­me­ras pá­gi­nas has­ta que aban­do­nan la es­ce­na. El pro­ta­go­nis­ta, Diego Ro­drí­guez, se pre­sen­ta así co­mo un la­drón de po­cas am­bi­cio­nes, enemi­go de las ar­mas y la vio­len­cia, y de es­ta ma­ne­ra lo en­con­tra­mos en el mo­men­to de­ci­si­vo de Un plan per­fec­to. Eso sig­ni­fi­ca que sa­be­mos lo que ha­rá in­clu­so an­tes de que ac­túe. La ac­ción, a la que su­po­ne­mos por en­ci­ma de cual­quier prio­ri­dad, in­clui­da la de un mí­ni­mo res­pe­to por el es­ti­lo, de­ja de in­tere­sar por­que la na­tu­ra­le­za mis­ma de los per­so­na­jes la vuel­ve pre­vi­si­ble. En otras pa­la­bras: ¿qué de­be­mos su­po­ner que ha­rá un la­drón bueno cuan­do un par de cha­ca­les quie­ren vio­lar a la mu­jer que no quie­re en­tre­gar los dia­man­tes que for­tui­ta­men­te han lle­ga­do a sus ma­nos? El lector co­no­ce la res­pues­ta de an­te­mano y no de­ja de pre­gun­tar adón­de se ha ido el tiem­po in­ver­ti­do. A di­fe­ren­cia de la in­ge­nui­dad que ex­hi­be Un plan per­fec­to, el ci­ne de Holly­wood ofre­ce cuan­do me­nos al­gún gol­pe de tuer­ca.

El noir de Iván Fa­rías se sus­ten­ta en el en­ca­de­na­mien­to de pe­ri­pe­cias, con diá­lo­gos ma­cha­co­na­men­te ele­men­ta­les. De­be­mos su­po­ner que no as­pi­ra a ser una obra li­te­ra­ria sino so­lo a brin­dar un ra­to de en­tre­te­ni­mien­to. No exi­ge, pues, con­cen­tra­ción ni es­fuer­zo; si aca­so, mu­cha bue­na vo­lun­tad pa­ra so­la­par tan­tos cli­chés y tru­cos sa­bi­dos. Con­vie­ne pen­sar que sea so­lo en­tre­te­ni­mien­to. Al­go ole­ría muy mal en el reino de la no­ve­la ne­gra si Un plan per­fec­to tu­vie­ra la pre­ten­sión de eri­gir­se co­mo una obra li­te­ra­ria.

L

UN PLAN PER­FEC­TO Iván Fa­rías Gri­jal­bo Mé­xi­co, 2017

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.