El de­tec­ti­ve, el es­cri­tor

Milenio - Laberinto - - VARIA -

El es­cri­tor, co­mo el de­tec­ti­ve, se ob­se­sio­na con des­cu­brir la ver­dad, si exis­te al­gu­na, de­trás de las apa­rien­cias. Es­cri­bir es un ac­to sub­ver­si­vo. El cri­mi­nal, en cam­bio, bus­ca man­te­ner el or­den im­pe­ran­te. El es­cri­tor, co­mo el de­tec­ti­ve, es un in­con­for­me.

To­do lo an­te­rior es es­pe­cial­men­te cier­to en las no­ve­las po­li­cia­les de Leo­nar­do Pa­du­ra, que es­ta se­ma­na vi­si­tó la Fe­ria del Li­bro de Li­ma. Pa­du­ra tie­ne una voz pau­sa­da y un len­gua­je pre­ci­so pa­ra re­fe­rir­se a sus no­ve­las (la más re­cien­te, La trans­pa­ren­cia del tiem­po, con Con­de co­mo pro­ta­go­nis­ta, apa­re­ce­rá en unos me­ses). Una de sus frases es que co­mo no­ve­lis­ta po­li­cial ne­ce­si­ta te­ner un muer­to al co­mien­zo del li­bro y un cul­pa­ble al fi­nal. Pe­ro lo que le in­tere­sa real­men­te es la ex­plo­ra­ción de la so­cie­dad y los in­di­vi­duos que pue­de ha­cer en el me­dio. Mien­tras lo veía, pen­sa­ba que en sus in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre el In­ca Gar­ci­la­so y so­bre Ale­jo Car­pen­tier a lo me­jor anida un im­pul­so pa­re­ci­do al de su fic­ción, el de la bús­que­da de los orí­ge­nes.

En las no­ve­las de Pa­du­ra siem­pre apa­re­ce un im­pul­so ori­gi­nal: ¿qué fue lo que pa­só? Es­te im­pul­so es­tá en la raíz de Vien­tos de Cua­res­ma, don­de no sa­be­mos có­mo mu­rió Li­set­te, la pro­fe­so­ra de cos­tum­bres li­cen­cio­sas que apa­re­ce es­tran­gu­la­da en su apar­ta­men­to. Ocu­rre en Pa­sa­do per­fec­to don­de des­apa­re­ce Mo­rin, el hom­bre que es­tá casado con Tamara, uno de los amo­res de la vi­da de Con­de. Ocu­rre tam­bién en He­re­jes, don­de el úni­co re­cuer­do de la vi­da de la fa­mi­lia Ka­minsky es ese cua­dro de Rem­brandt, una pis­ta de la nos­tal­gia pa­ra Elías Ka­minsky, que quie­re de sus an­te­pa­sa­dos.

Sa­ber qué pa­só es la pre­gun­ta que ani­ma tam­bién a El hom­bre que ama­ba a los pe­rros, don­de se in­da­ga en el mis­te­rio de la vi­da de Ra­món Mer­ca­der. En esa no­ve­la lo sa­be­mos to­do so­bre Trotsky pe­ro po­co so­bre Ra­món Mer­ca­der, quien per­dió su nom­bre du­ran­te mu­chos años so­lo pa­ra re­cu­pe­rar­lo so­bre su tum­ba.

Las no­ve­las de Pa­du­ra se en­fren­tan a enig­mas que se sin­te­ti­zan en las pre­gun­tas so­bre quié­nes son sus per­so­na­jes y quié­nes so­mos no­so­tros. No en bal­de su de­tec­ti­ve Mario Con­de es tam­bién un es­cri­tor.

En su dis­cur­so en la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca del Pe­rú, Pa­du­ra se re­fi­rió a sus raí­ces en La Habana y, en es­pe­cial, al ba­rrio de Man­ti­lla. Los no­ve­lis­tas son no­ve­lis­tas so­bre ciu­da­des, no so­bre paí­ses, re­cuer­da. En Pa­du­ra vi­bran las lu­ces y las som­bras de una ciu­dad que mi­ra al ma­le­cón. “Soy por­que per­te­nez­co”, re­su­mió. La Habana es­tá vi­va en sus no­ve­las. Y allí vi­vi­mos tam­bién sus lec­to­res.

EFE

Leo­nar­do Pa­du­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.