SUEÑOS DE UNI­DAD

El in­con­ce­bi­ble Uni­ver­so es una fas­ci­nan­te his­to­ria que par­te de Ba­bel y da vuel­tas por cier­tos jar­di­nes que se bi­fur­can

Milenio - Laberinto - - PORTADA - GE­RAR­DO HE­RRE­RA CO­RRAL

Ha­ce mi­les de años un gru­po de hom­bres se pro­pu­so cons­truir una to­rre que lle­ga­ría al cie­lo. En­ton­ces Dios, sin­tién­do­se desafia­do, con­fun­dió sus len­guas para que se dis­per­sa­sen y aban­do­na­ran la em­pre­sa.

La his­to­ria de Ba­bel es la cró­ni­ca del pri­mer “sue­ño de uni­dad” y en su nue­vo li­bro, El in­con­ce­bi­ble Uni­ver­so, Pe­pe Gor­don nos na­rra la his­to­ria del más re­cien­te pro­pó­si­to uni­fi­ca­dor. És­te tam­bién bus­ca el cie­lo y lo ha­ce jun­tan­do las as­pi­ra­cio­nes de to­dos los pue­blos.

Han pa­sa­do mu­chos años de aquel pri­mer in­ten­to de la hu­ma­ni­dad por al­can­zar ese es­pa­cio in­fi­ni­to en el que se mue­ven los as­tros. El gol­pe de la dis­cor­dia y la con­fu­sión que Dios ases­tó des­de su mo­ra­da ce­les­tial aca­bó con el pro­yec­to de cons­truc­ción y ha­bría que es­pe­rar mu­cho tiem­po para re­cu­pe­rar el ca­mino y vol­ver­lo a em­pren­der.

Muy a me­nu­do, cuan­do se ha­bla de la To­rre de Ba­bel, se ci­ta una ins­crip­ción de aque­lla épo­ca que de ma­ne­ra evo­ca­do­ra di­ce:

“Mar­duk —Dios de Ba­bi­lo­nia— ha or­de­na­do co­lo­car las ba­ses fir­me­men­te bus­can­do el mun­do sub­te­rrá­neo para ha­cer de es­ta ma­ne­ra po­si­ble que la cús­pi­de lle­gue al cie­lo”. Por eso re­sul­ta cu­rio­so que el pro­yec­to que aho­ra nos lle­va al cie­lo se en­cuen­tre cien­tos de me­tros por de­ba­jo la Tie­rra para re­pro­du­cir ahí, en la pro­fun­di­dad de las ca­ver­nas ex­pe­ri­men­ta­les, lo que ocu­rre en el lí­mi­te mis­mo del es­pa­cio, más allá de las es­tre­llas, en lo más al­to del fir­ma­men­to.

La vo­lun­tad di­vi­na se ha­bía ex­pre­sa­do con cla­ri­dad mu­cho an­tes po­nien­do an­te la mi­ra­da de los hom­bres la vi­da y el bien, la muer­te y el mal, para que an­du­vie­sen los mor­ta­les por el ca­mino del es­ta­tu­to y sus de­cre­tos. To­do es­to lo en­ten­de­mos con lu­ci­dez y pre­ci­sión aunque el aca­ta­mien­to nos re­sul­te ar­duo y de di­fí­cil cum­pli­mien­to. Pe­ro de la hu­mil­de am­bi­ción por al­can­zar el cie­lo y del an­he­lo de uni­dad en to­das las vi­sio­nes, de esa no co­no­ce­mos prohi­bi­ción. No aca­bó Dios con la as­pi­ra­ción hu­ma­na por el as­cen­so de sus pen­sa­mien­tos. Al me­nos no lo hi­zo cuan­do di­vi­dió a los hom­bres por la ora­li­dad de sus ideas. Se li­mi­tó en­ton­ces a con­fun­dir las len­guas y sem­brar desave­nen­cia sin tras­to­car los de­seos más pro­fun­dos del es­pí­ri­tu hu­mano.

De aquel ce­lo di­vino des­ple­ga­do con sin­gu­lar de­nue­do en Ba­bi­lo­nia, cuan­do los cons­truc­to­res ya ha­bían mos­tra­do su ca­pa­ci­dad para co­cer la­dri­llos, que­dó cla­ro que ha­bría una se­gun­da opor­tu­ni­dad y qui­zá una ter­ce­ra y una cuar­ta y cuan­tas fue­ran ne­ce­sa­rias para al­can­zar el fin.

Los de­seos de uni­dad es­tán aho­ra en el te­rreno de la cien­cia y sea que re­sul­te cla­ro o no, en nues­tros días los gran­des pro­yec­tos para al­can­zar el cie­lo son pro­yec­tos de Fí­si­ca. Son los fí­si­cos los he­re­de­ros del mis­mo afán de quie­nes po­bla­ban el pla­ne­ta en una su­per­fi­cie de­sola­da por el di­lu­vio.

El Gran Co­li­sio­na­dor de Ha­dro­nes es el ace­le­ra­dor más gran­de ja­más cons­trui­do. Con él se via­ja al in­te­rior de la ma­te­ria y en ese tra­yec­to se ex­plo­ra al Uni­ver­so tem­prano, el mis­mo que ve­ría­mos si pu­dié­se­mos mi­rar al cie­lo con un te­les­co­pio im­pro­ba­ble. De tal ma­ne­ra que para su­bir es ne­ce­sa­rio ba­jar.

Es­te pro­yec­to gi­gan­tes­co se en­cuen­tra en el Cen­tro Eu­ro­peo de In­ves­ti­ga­cio­nes Nu­clea­res (CERN) en Gi­ne­bra, Sui­za. Es el pro­yec­to in­ter­na­cio­nal en que se mez­clan to­das las len­guas y cul­tu­ras para cons­truir la nue­va to­rre que al­can­za la cús­pi­de más al­ta. Con és­te po­de­mos ver lo que ocu­rre a una dis­tan­cia tan gran­de que equi­va­le al tra­mo que re­co­rre la luz en 13 mil ocho­cien­tos mi­llo­nes de años. Su­fi­cien­te­men­te al­to co­mo para lla­mar­lo cie­lo. Su­fi­cien­te­men­te le­jos co­mo para ser la mo­ra­da de los án­ge­les que nun­ca ve­mos.

El li­bro de Pe­pe to­mó for­ma en un mar­co de uni­dad cul­tu­ral y co­mu­nión de ideas. Se es­cri­bió en Gi­ne­bra, ahí don­de se mue­ve en la bri­sa un es­pí­ri­tu bor­giano te­ñi­do por sueños de coin­ci­den­cia.

En Gi­ne­bra, el vien­to siem­pre so­pla del la­go y se mue­ve con de­li­ca­de­za por en­tre las ho­jas de los cas­ta­ños, esos ár­bo­les que es­tán por to­das par­tes, que vi­ven mu­chos años y que flo­rean en mar­zo. Ahí se desa­rro­lla el pro­yec­to cien­tí­fi­co de nues­tros días y ahí se en­tre­la­zan pen­sa­mien­tos y re­fle­xio­nes, los mis­mos por los que el es­cri­tor ar­gen­tino es tan co­no­ci­do de to­dos y es­pe­cial­men­te apre­cia­do por los fí­si­cos.

Jor­ge Luis Bor­ges es el es­cri­tor más ci­ta­do por los cien­tí­fi­cos. En su li­bro Bor­ges y la fí­si­ca cuán­ti­ca, Al­ber­to Ro­jo, fí­si­co y es­cri­tor ar­gen­tino, di­ce ha­ber en­con­tra­do 4 mil 200 ci­tas de Bor­ges en ar­tícu­los cien­tí­fi­cos se­rios, pu­bli­ca­dos en re­vis­tas que es­tán re­gis­tra­das en el web of scien­ce y que for­man par­te de la dis­cu­sión pro­fe­sio­nal, al­ta­men­te es­pe­cia­li­za­da, de los círcu­los aca­dé­mi­cos.

La con­cor­dia en­tre la cien­cia y la li­te­ra­tu­ra es tam­bién me­tá­fo­ra de la uni­dad, qui­zá la mis­ma que es­tá en­ce­rra­da en la mul­ti­pli­ci­dad de len­guas y en la mi­ra­da a las es­tre­llas. En ese sen­ti­do, Bor­ges lle­gó muy le­jos y Jo­sé Gor­don lo des­cri­be con cla­ri­dad y be­lla pro­sa.

“El jar­dín de los sen­de­ros que se bi­fur­can”, es­cri­to por el ar­gen­tino en 1941, es una de las ob­se­sio­nes de Pe­pe y es tam­bién una ca­vi­la­ción es­cri­ta. Bor­ges de­cía: “A di­fe­ren­cia de New­ton y de Scho­pen­hauer, su an­te­pa­sa­do no creía en un tiem­po uni­for­me, ab­so­lu­to. Creía en in­fi­ni­tas se­ries de tiem­po, en una red cre­cien­te y ver­ti­gi­no­sa de tiem­pos, di­ver­gen­tes, con­ver­gen­tes y pa­ra­le­los. Esa tra­ma de tiem­pos que se apro­xi­man, se bi­fur­can, se cortan o que se­cu­lar­men­te se ig­no­ran, abar­ca to­das las po­si­bi­li­da­des. No exis­ti­mos en la ma­yo­ría de es­tos tiem­pos; en al­gu­nos exis­te us­ted y no yo; en otros yo, no us­ted; en otros, los dos. En es­te que un fa­vo­ra­ble azar me de­pa­ra, us­ted ha lle­ga­do a mi ca­sa; en otro, us­ted, al atra­ve­sar el jar­dín, me ha en­con­tra­do muer­to; en otro, yo di­go es­tas mis­mas pa­la­bras, pe­ro soy un error, un fan­tas­ma”.

Es re­mar­ca­ble que en 1957, es de­cir, 15 años des­pués del tex­to de Bor­ges, se pu­bli­ca­se un tra­ba­jo cien­tí­fi­co que pre­ten­día re­sol­ver el “pro­ble­ma de la me­di­ción” —en el que no en­tra­re­mos aquí por li­mi­ta­cio­nes de es­pa­cio—. Ahí apa­re­ce por primera vez en el ám­bi­to cien­tí­fi­co, la idea pri­mi­ti­va de los uni­ver­sos pa­ra­le­los. Aunque el ar­tícu­lo no tu­vo en su mo­men­to mu­cha re­per­cu­sión, sí lo­gró el im­pac­to su­fi­cien­te para que des­pués otro fí­si­co que re­co­pi­la­ba las ideas re­la­cio­na­das ci­ta­ra ex­plí­ci­ta­men­te los uni­ver­sos pa­ra­le­los. El co­no­ci­do John Whee­ler, en­tre otros, aca­ba­ría por con­so­li­dar la idea que hoy go­za de bue­na sa­lud en los me­dios teó­ri­cos de la fí­si­ca con­tem­po­rá­nea. Pe­pe Gor­don re­to­ma en el mis­mo es­ti­lo los pa­ra­le­lis­mos y lo ha­ce de ma­ne­ra es­pe­cial, cuan­do las pa­ra­le­las se jun­tan. Para eso re­cu­rre al re­la­to de una pro­sa poé­ti­ca que jun­ta las ideas con ar­mo­nía li­te­ra­ria. Para mues­tras un bo­tón: “Y vi an­ti­guos ma­pas del Uni­ver­so he­chos con círcu­los con­cén­tri­cos en don­de se in­si­nua­ban fi­gu­ras de ser­pien­tes, ba­lle­nas, aves, tor­tu­gas y can­gre­jos. Y vi un ma­pa con­tem­po­rá­neo en don­de se di­bu­ja­ba la ra­dia­ción del ori­gen del Uni­ver­so. Era una cam­pa­na trans­pa­ren­te, un em­bu­do re­cos­ta­do des­de don­de sa­lía de la par­te es­tre­cha a mano iz­quier­da, una luz intensa que in­fla­ba el cos­mos y des­pren­día áto­mos, pol­vos ce­les­tes, ga­la­xias y cú­mu­los es­te­la­res que se ex­pan­dían has­ta las os­cu­ri­da­des más le­ja­nas”.

El in­con­ce­bi­ble uni­ver­so pue­de ser aho­ra más con­ce­bi­ble. Hay que leer el li­bro que nos pro­po­ne Pe­pe Gor­don. Ahí en­con­tra­re­mos la for­mu­la­ción vir­tuo­sa en un len­gua­je poé­ti­co que des­cri­be des­di­bu­jan­do y di­bu­ja al des­cri­bir.

SE­CRE­TA­RÍA DE CUL­TU­RA

El di­vul­ga­dor de la cien­cia Jo­sé Gor­don

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.