“El ci­ne de in­ti­mi­dad no de­ja de ser po­lí­ti­co”

¿Có­mo se crea la me­mo­ria? ¿Por qué ol­vi­da­mos cier­tas co­sas? La dan­za del hi­po­cam­po in­ten­ta res­pon­der és­ta y otras pre­gun­tas

Milenio - Laberinto - - CINE - HÉC­TOR GON­ZÁ­LEZ gon­za­lez­jor­dan@gmail.com L

Apar­tir de una in­mer­sión en sus ar­chi­vos fa­mi­lia­res, la di­rec­to­ra Ga­brie­la Do­mín­guez Ru­val­ca­ba de­ci­de in­ves­ti­gar so­bre có­mo se cons­tru­ye la me­mo­ria. ¿Por qué re­cor­da­mos cier­tas co­sas y por qué otras no? ¿Cuál es su re­la­ción con la iden­ti­dad? Su fil­me La dan­za del hi­po­cam­po lle­ga a las sa­las des­pués de re­co­rrer los fes­ti­va­les de Mo­re­lia, Mon­te­rrey y Gua­da­la­ja­ra.

¿Por qué re­fle­xio­nar so­bre la me­mo­ria?

El ori­gen es mi cu­rio­si­dad so­bre có­mo ope­ra la me­mo­ria. Me plan­teé la pe­lí­cu­la a par­tir de dis­tin­tos su­ce­sos. Que­ría tra­ba­jar con el ma­te­rial de archivo de mi abue­lo; me cues­tio­né có­mo se­rían los re­cuer­dos de mis so­bri­nos, y un ami­go me con­tó que des­pués de ha­ber per­di­do la me­mo­ria du­ran­te cua­tro años a cau­sa de un ac­ci­den­te, la re­cu­pe­ró de la no­che a la ma­ña­na.

¿Có­mo lle­var una bús­que­da per­so­nal a al­go de in­te­rés más ge­ne­ral?

Creo que es un te­ma que nos im­por­ta a to­dos. Gra­cias a la pe­lí­cu­la en­ten­dí que vi­vir no se tra­ta de in­ten­tar ar­chi­var to­dos los mo­men­tos. Ade­más de lo vi­sual, ten­dría­mos que pri­vi­le­giar los otros sen­ti­dos, el ol­fa­to, el tac­to y el oí­do. A ve­ces un aro­ma es un es­tí­mu­lo que nos re­gre­sa a cier­tos re­cuer­dos. Apren­der­lo fue una te­ra­pia que aho­ra me per­mi­te vi­vir de ma­ne­ra más intensa. A ni­vel familiar, el do­cu­men­tal se con­vir­tió en un ho­me­na­je a las his­to­rias de los abue­los. Me pa­re­ce que to­dos po­de­mos co­nec­tar con es­te ti­po de epi­so­dios.

La me­mo­ria nos de­fi­ne, tam­bién, en tér­mi­nos de iden­ti­dad.

Cla­ro, yo ten­go 36 años y a mi ge­ne­ra­ción nos ha to­ca­do vi­vir un mo­men­to muy com­ple­jo. Que­ría crear un es­pe­jo para re­fle­xio­nar al­re­de­dor de la ma­ne­ra en que nos re­la­cio­na­mos con la cá­ma­ra y las imá­ge­nes; in­da­gar en la ar­queo­lo­gía de los ar­chi­vos. A mi ge­ne­ra­ción y quie­nes son ma­yo­res, nos de­fi­ne cier­to ro­man­ti­cis­mo ha­cia la pe­lí­cu­la. Nos cues­ta tra­ba­jo sol­tar lo análo­go o la tex­tu­ra de fo­to­gra­fía.

En su pe­lí­cu­la la re­fle­xión es­tá tra­ba­ja­da de ma­ne­ra poé­ti­ca. ¿Por qué ha­cer­lo así?

Abor­dar la me­mo­ria des­de la pers­pec­ti­va neu­ro­cien­tí­fi­ca es muy di­fí­cil de tra­du­cir para un pú­bli­co am­plio, por eso uti­li­cé me­tá­fo­ras más sen­ci­llas. Me in­tere­sa bus­car imá­ge­nes po­ten­tes en tér­mi­nos de in­for­ma­ción e ideas, pre­ci­sa­men­te la poe­sía con­sis­te en crear imá­ge­nes con las pa­la­bras. Ahí es don­de vincu­lo am­bos len­gua­jes.

¿Pe­ro có­mo ha­cer­lo sin per­der el sen­ti­do na­rra­ti­vo pro­pio del ci­ne?

Fue un gran apor­te del guio­nis­ta, Car­lo Ro­ber­to Co­rea, quien sí es un poe­ta. Tra­ba­jé muy de cer­ca y él siem­pre me em­pu­jó a con­se­guir que avan­za­ra la his­to­ria con to­do y me­tá­fo­ras. Me re­sul­ta­ba di­fí­cil za­far­me del víncu­lo emo­cio­nal para tras­la­dar­lo a un per­so­na­je que con­si­guie­ra co­nec­tar con el gran pú­bli­co. Al prin­ci­pio me preo­cu­pa­ba con­tar una his­to­ria co­mún pe­ro al fi­nal, y des­de su pa­so por los fes­ti­va­les, con­cluí que pre­ci­sa­men­te el no te­ner una par­ti­cu­la­ri­dad en mi vi­da y apor­tar al­go apa­ren­te­men­te co­ti­diano, me per­mi­te co­nec­tar con la gen­te.

¿De pron­to ol­vi­da­mos que más allá de la co­yun­tu­ra, lo que nos de­fi­ne co­mo so­cie­dad es la me­mo­ria o la iden­ti­dad?

Lo co­ti­diano to­ca lo po­lí­ti­co, y pre­ci­sa­men­te es un re­to cap­tar la aten­ción de la gen­te a par­tir de al­go per­so­nal. El ci­ne de in­ti­mi­dad no de­ja de ser po­lí­ti­co y tam­bién pue­de in­ci­dir en la reali­dad. Una ami­ga de­fi­nió la pe­lí­cu­la co­mo fe­mi­nis­ta y me pa­re­ció in­creí­ble por­que yo no me con­si­de­ro par­te de es­te mo­vi­mien­to, con es­to quie­ro de­cir que las his­to­rias co­ti­dia­nas son ge­ne­ro­sas por­que pue­den co­nec­tar con cual­quie­ra.

ES­PE­CIAL

Fo­to­gra­ma del do­cu­men­tal de Do­mín­guez Ru­val­ca­ba

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.