Mo­vi­mien­tos in­vi­si­bles

Con Jei Bei­bi, su nue­vo ál­bum, Ca­fé Tacv­ba ce­le­bra 25 años de ca­rre­ra. Se tra­ta de so­ni­dos en­tre­ga­dos al mis­te­rio

Milenio - Laberinto - - ESCENARIOS - HU­GO RO­CA JOGLAR hr­jo­glar@gmail.com L

Es­cu­cho en Ca­fé Tacv­ba an­sias de ale­gría e in­fi­ni­to. Di­cho­sos so­ni­dos en­tre­ga­dos al mis­te­rio. So­ni­dos que van des­de la dan­za en bus­ca de lo inex­pli­ca­ble. Pe­ro bai­lar es­ta fes­ti­va mú­si­ca enig­má­ti­ca es más una ac­ción ima­gi­na­ti­va que fí­si­ca. Una ce­le­bra­ción abs­trac­ta. Bai­les de ideas, no de pa­sos. Y son in­ter­mi­na­bles las com­bi­na­cio­nes de lu­ces, pies, pis­tas, manos, tam­bo­res, me­lo­días, ca­de­ras, ciu­da­des, rit­mos, su­do­res, gui­ta­rras, de­seos, co­lo­res, pan­ta­lo­nes, ar­mo­nías y za­pa­tos cuan­do se bai­la con mo­vi­mien­tos in­vi­si­bles. De es­tos vai­ve­nes y co­li­sio­nes —tan pa­re­ci­dos a la fu­sión ama­to­ria— sur­gen mu­chos mun­dos y mu­chas vi­das que po­drían des­ba­la­gar­se, pe­ro com­par­ten, sin em­bar­go, un mis­mo cie­lo: el mie­do du­ro, frío y ab­sur­do que cu­bre es­tos te­rri­bles días me­xi­ca­nos con mu­ti­la­cio­nes y san­gre.

“1-2-3”, la canción que abre, evo­ca esas ba­la­das se­ten­te­ras en in­glés que na­rran, en­tre épi­cos sin­te­ti­za­do­res, amo­res bur­gue­ses cons­trui­dos con su­mi­sión, egoís­mo y men­ti­ras. Y so­bre es­ta so­sa at­mós­fe­ra cur­si —atra­ve­sa­da por co­ros de vo­ces mas­cu­li­nas ri­dí­cu­la­men­te agu­das ha­cien­do “ah–ah–ah, aaaahh” y fra­ses del ti­po: “Hey baby, el amor siem­pre ga­na­rá”—, de pron­to co­mien­zan a apa­re­cer inex­pli­ca­bles nú­me­ros cu­ya pre­sen­cia en­tur­bia y des­en­to­na: una ano­di­na cuen­ta as­cen­den­te de 1–2–3 si­gue y si­gue has­ta con­ver­tir­se en 43 y si­gue y si­gue y si­gue has­ta su­mar más de 100 mil. El pro­ce­di­mien­to re­sul­ta con­tun­den­te e in­ge­nio­so: sem­brar en la es­truc­tu­ra de una inofen­si­va ba­la­da po­pe­ra nú­me­ros que de­nun­cian bru­ta­li­dad, nú­me­ros que sig­ni­fi­can do­lor, nú­me­ros que se­ña­lan ase­si­nos. En­ton­ces el “Hey baby” —las úni­cas pa­la­bras en in­glés del ál­bum— de­ja de ser un “oye, amor mío” para con­ver­tir­se en “Jei bei­bi”: un lla­ma­do a la in­dig­na­ción y a la re­sis­ten­cia, un “án­da­le, ca­brón, ¡des­pier­ta!”.

Tras es­ta in­tro­duc­ción nu­mé­ri­ca, la mú­si­ca se de­di­ca a hu­ma­ni­zar las ci­fras; can­ta des­de el mie­do co­ti­diano en el co­ra­zón de la gen­te: se vuel­ve ín­ti­ma. Es­tá, por ejem­plo, un jo­ven hom­bre que no pue­de com­pren­der el mun­do en el que na­ció. No pue­de com­pren­der que sea así de vio­len­to, así de in­jus­to. Por un mo­men­to, lo pa­ra­li­za el mie­do. En­ton­ces con­tem­pla a su hi­jo re­cién na­ci­do —lo car­ga en­tre sus bra­zos y la na­riz— y en­cuen­tra en el amor que sien­te por él su única y com­ple­ta sal­va­ción. Es­tá tam­bién un tra­ves­ti­do bo­le­ro —mu­jer can­ta a tra­vés de la voz de un hom­bre— so­bre có­mo una mu­cha­cha enamo­ra­da nie­ga la exis­ten­cia del fu­tu­ro y se en­tre­ga —a pe­sar de que esa en­tre­ga lle­va en sí mis­ma la des­gra­cia— a una efí­me­ra pa­sión que, aunque sea por una ma­dru­ga­da, la ha­ce fe­liz cuan­do ya no que­da na­da.

Na­rra­cio­nes que com­par­ten un mis­mo mie­do y una mis­ma ob­se­sión por el tiem­po, que es ex­plo­ra­do a tra­vés de dis­tin­tas mi­ra­das. Es­tá quien, de no­che, ba­jo la re­so­la­na lu­nar, re­cuer­da amo­res per­di­dos y ami­gos muer­tos. Y de su des­apa­ri­ción —co­mo un ni­ño inocen­te y ne­cio que re­fun­fu­ña y nie­ga— cul­pa al tiem­po. Y es­tá quien, en su bús­que­da por una canción que cu­re el do­lor, an­he­la re­gre­sar a un es­ta­do pu­ro, an­te­rior al ser que se in­ven­tó ser, y via­jar li­ge­ro, si­len­cio­so y sin di­rec­ción, co­mo un dien­te de león.

Jei Bei­bi de Ca­fé Tacv­ba es una co­lec­ción de 13 can­cio­nes que na­cen de in­ter­mi­na­bles com­bi­na­cio­nes de pen­sa­mien­tos y vo­ces, lu­mí­ni­cas vo­ces en pen­sa­mien­tos tris­tes y lí­ri­cos pen­sa­mien­tos náu­ti­cos en afó­ni­cas vo­ces apri­sio­na­das.

Vo­ces ca­chon­das en pen­sa­mien­tos som­bríos y des­fa­cha­ta­dos pen­sa­mien­tos en vo­ces agrias.

Vo­ces sus­pen­di­das en oní­ri­cos pen­sa­mien­tos ani­ma­les y pen­sa­mien­tos exis­ten­cia­lis­tas en rui­do­sas vo­ces car­ga­das de ira­cun­da es­pe­ran­za.

ES­PE­CIAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.