La primera da­ma de la pren­sa

Milenio - Laberinto - - VARIA - VÍC­TOR NÚ­ÑEZ JAI­ME pe­rio­dis­mo­vic­tor@yahoo.com.mx L

Al fu­ne­ral de Kat­ha­ri­ne Graham (1917–2001) asis­tió la pla­na ma­yor del mun­di­llo po­lí­ti­co, em­pre­sa­rial y pe­rio­dís­ti­co de Es­ta­dos Uni­dos. To­dos lle­ga­ron ba­jo el in­ten­so sol de la ca­pi­tal fe­de­ral a bor­do de lu­jo­sas li­mu­si­nas o co­ches des­lum­bran­tes, cus­to­dia­dos por de­ce­nas de guar­daes­pal­das. Aquel ve­rano del año en que de­rri­ba­ron las To­rres Ge­me­las de Nue­va York (un acon­te­ci­mien­to que no al­can­zó a ver la mí­ti­ca edi­to­ra), en las pri­me­ras fi­las de la Ca­te­dral Na­cio­nal de Was­hing­ton es­ta­ban, bien en­lu­ta­dos, per­so­na­jes co­mo Edward Ken­ney, Alan Greens­pan, Ma­de­lei­ne Al­bright, Henry Kis­sin­ger, Bill y Hi­llary Clin­ton, Ru­dolph Giu­lia­ni, Bill Ga­tes, Bar­ba­ra Wal­ters, Bob Wood­ward y Carl Berns­tein. Ofi­cial­men­te no lo era, pe­ro a to­das lu­ces se efec­tuó un fu­ne­ral de Es­ta­do. Por­que se des­pe­día a una de las mu­je­res más po­de­ro­sas del mun­do.

Graham con­vir­tió a The Was­hing­ton Post en uno de los pe­rió­di­cos más res­pe­ta­dos a ni­vel in­ter­na­cio­nal. Des­pués del sui­ci­dio de su ma­ri­do aban­do­nó sus la­bo­res de “per­fec­ta ama de ca­sa” y ma­ne­jó con mano de hie­rro la em­pre­sa informativa que re­ve­ló, por ejem­plo, los Pa­pe­les del Pen­tá­gono y el Wa­ter­ga­te, la in­ves­ti­ga­ción que pro­pi­ció la caí­da del pre­si­den­te Ri­chard Ni­xon. Los de­ta­lles de su vi­da, del an­tes y el des­pués del éxi­to, los con­tó en Una his­to­ria per­so­nal, la au­to­bio­gra­fía con la que ob­tu­vo del Pre­mio Pu­lit­zer en 1998 y que aho­ra Libros del K.O. ha re­edi­ta­do.

Es la se­gun­da vez que el li­bro se pu­bli­ca en es­pa­ñol (la primera co­rrió a car­go de la edi­to­rial Alian­za) y en sus pá­gi­nas hay una ar­dua in­ves­ti­ga­ción, pues la mu­jer de me­le­na vo­lu­mi­no­sa e in­fal­ta­ble co­llar de per­las reali­zó más de 250 en­tre­vis­tas y re­pa­só cien­tos de car­tas, pa­pe­les de su em­pre­sa y do­cu­men­tos ofi­cia­les, con el ob­je­ti­vo de dar­le una ma­yor pre­ci­sión a su es­cri­tu­ra lle­na de sin­ce­ri­dad. Graham cuen­ta aquí su vi­da de “niña bien”, sus di­fí­ci­les re­la­cio­nes con su ma­ri­do al­cohó­li­co y mu­je­rie­go, así co­mo las in­se­gu­ri­da­des, acier­tos, “ba­ta­llas” y erro­res mien­tras es­tu­vo al fren­te del Post. Es la me­mo­ria de la épo­ca do­ra­da de la pren­sa, cuan­do ade­más de ha­cer ne­go­cio brin­da­ba un ser­vi­cio pú­bli­co a la so­cie­dad, y de cuan­do los due­ños y edi­to­res de los me­dios de in­for­ma­ción eran cóm­pli­ces de sus re­por­te­ros. Es el re­la­to de un tiem­po que los ve­te­ra­nos re­cuer­dan con nos­tal­gia y que, se­gu­ra­men­te, no vol­ve­rán a dis­fru­tar quie­nes hoy em­pie­zan en la pro­fe­sión.

Aquel 23 de ju­lio de 2001, du­ran­te su fu­ne­ral en la em­ble­má­ti­ca ca­te­dral neo­gó­ti­ca de Was­hing­ton, el his­tó­ri­co di­rec­tor del Post, Ben Brad­lee, di­jo an­te los ilus­tres asis­ten­tes que Kay, co­mo la lla­ma­ban él y su círcu­lo más cer­cano, “te­nía amor por las no­ti­cias, amor por las res­pues­tas y amor por un po­qui­to de ac­ción”. Han pa­sa­do 16 años de la muer­te de Kat­ha­ri­ne Graham y su fa­mi­lia ya no do­mi­na The Was­hing­ton Post, pues aho­ra per­te­ne­ce a Jeff Be­zos. Las ins­ta­la­cio­nes de su Re­dac­ción son las más mo­der­nas del mun­do, su di­rec­tor ha si­do ob­je­to de una pe­lí­cu­la os­ca­ri­za­da, su mo­de­lo de ne­go­cio es­tá a pun­to de mar­car ten­den­cia en aras de des­te­rrar la cri­sis de los me­dios y su co­ber­tu­ra (¿vi­gi­lan­cia?) so­bre la pre­si­den­cia de Do­nald Trump es la más intensa de su his­to­ria. ¿Qué opi­na­ría de to­do es­to la se­ño­ra Graham?

ES­PE­CIAL

Kat­ha­ri­ne Graham

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.