Ma­yo­ría mi­no­ri­ta­ria

Milenio - Laberinto - - VARIA - DA­VID TOSCANA dtos­ca­na@gmail.com L

Si se re­vi­sa una lista de los es­ta­dos de la Unión Ame­ri­ca­na se­gún su ni­vel pro­me­dio de edu­ca­ción, se no­ta­rá que los pri­me­ros die­ci­séis lu­ga­res vo­ta­ron por Hi­llary Clin­ton. Los vo­tos para Do­nald Trump co­mien­zan del es­ta­do die­ci­sie­te para aba­jo. Es­to no es de ex­tra­ñar. Des­de siem­pre se no­ta­ba que Trump tie­ne una ca­be­ci­ta pa­re­ci­da a la de su vo­tan­te. En­cuen­tra ame­na­zas don­de no las hay. Pa­sa más tiem­po vien­do la te­le y me­nos le­yen­do libros. Mi re­la­ción con grin­gos tie­ne que ver con pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios, crí­ti­cos, es­cri­to­res y lec­to­res. Por eso nun­ca me to­pé con un sim­pa­ti­zan­te de Trump.

Roo­se­velt di­jo que la de­mo­cra­cia no pue­de te­ner éxi­to a me­nos que los elec­to­res es­tén pre­pa­ra­dos para ele­gir sa­bia­men­te. Y es­to, con dis­tin­tas pa­la­bras, lo ha ex­pre­sa­do mu­cha gen­te, pe­ro no los par­ti­dos po­lí­ti­cos.

Bue­na par­te de los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les en Mé­xi­co no ha­blan sino de vo­tan­tes ile­tra­dos, aunque jus­to es de­cir que en la ma­yo­ría de los ca­sos, el pro­ble­ma es que to­dos los can­di­da­tos son de elec­ción in­de­sea­ble.

Sea co­mo sea, lo cier­to es que una de­mo­cra­cia no fun­cio­na cuan­do fal­ta edu­ca­ción ni cuan­do los di­ne­ros es­tán in­jus­ta­men­te dis­tri­bui­dos. Po­bre­za e ig­no­ran­cia sue­len lle­var al hom­bre a un es­ta­do de po­ca dig­ni­dad per­so­nal. Y una vez ahí ins­ta­la­dos, los vo­tan­tes apo­yan al que ofrez­ca es­pe­ji­tos y se les di­fi­cul­ta di­fe­ren­ciar en­tre la pro­me­sa y el engaño.

Lo sim­pá­ti­co del ca­so es que nin­gu­na fuer­za po­lí­ti­ca se sien­te ca­paz de ga­nar el apo­yo ma­yo­ri­ta­rio con me­ras cam­pa­ñas lim­pias. Por eso to­dos si­guen con­ten­tos pro­mo­vien­do la ig­no­ran­cia, los pac­tos des­hon­ro­sos en­tre par­ti­dos, el fi­nan­cia­mien­to a par­ti­dos res­ta­vo­tos, los frau­des, los gas­tos ex­ce­si­vos y las men­ti­ras; y to­do para ga­nar­se una ma­yo­ría re­la­ti­va, pues aún es fe­cha que nin­gún par­ti­do apo­ya la exis­ten­cia de se­gun­das ron­das elec­to­ra­les. Re­cor­de­mos que Pe­ña Nie­to fue elec­to con ape­nas el 24% del pa­drón elec­to­ral.

Pe­ro si los par­ti­dos no lo pi­den, ya va sien­do tiem­po de que los ciu­da­da­nos pi­da­mos un mí­ni­mo de 50% de la vo­ta­ción para ocu­par un pues­to de elec­ción, al me­nos en los ca­sos de la pre­si­den­cia y las gu­ber­na­tu­ras.

Lo que sí po­de­mos an­ti­ci­par, es que el más be­ne­fi­cia­do con un sis­te­ma elec­to­ral no ma­yo­ri­ta­rio se­rá Ló­pez Obra­dor, pues en 2018 la ca­rre­ra pre­si­den­cial se­rá en­tre AMLO y los an­tiAMLOs. Da­do que es­tos úl­ti­mos es­tán di­vi­di­dos en pe­da­ci­tos, el can­di­da­to de Mo­re­na fá­cil­men­te po­dría lle­gar a la pre­si­den­cia con un 25% del pa­drón.

Pe­ro el me­nos be­ne­fi­cia­do con nues­tro sis­te­ma de co­rrup­ción elec­to­ral se­rá pre­ci­sa­men­te Ló­pez Obra­dor. O lo que es lo mis­mo, tal co­mo en 1988 y 2006, una vez más la iz­quier­da ten­drá más vo­tos que los de­más, pe­ro la mano lar­ga de mu­chos in­tere­ses se ocu­pa­rá de ven­der otra irrea­li­dad.

Es­to lo di­go yo, que no soy ana­lis­ta po­lí­ti­co, y si me equi­vo­co, ni mo­do. La ma­yo­ría de los ana­lis­tas po­lí­ti­cos nos da­rán ti­bias im­pre­ci­sio­nes en sus vi­sio­nes del fu­tu­ro, pues no tie­nen la san­gre li­ge­ra de los pro­nos­ti­ca­do­res del clima, que se vi­ven equi­vo­can­do sin que su ca­rre­ra su­fra.

Lo único cier­to es que en­fren­ta­re­mos el 2018 con elec­to­res subedu­ca­dos, de dig­ni­dad com­pra­ble y de con­cien­cia tam­bién com­pra­ble con di­ne­ro o me­dian­te ho­ras/te­le­vi­sión. Y así no te­ne­mos de­mo­cra­cia. Nun­ca la he­mos te­ni­do.

ES­PE­CIAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.