Alea­to­ria

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - AR­MAN­DO GONZÁLEZ TORRES @So­bre­per­do­nar

Alea­to­ria” es un bre­ve re­la­to de fic­ción que abre un pro­vo­ca­dor li­bro so­bre jus­ti­cia dis­tri­bu­ti­va de Bar­ba­ra Good­win, Jus­ti­ce by Lot­tery, pu­bli­ca­do en 1992. Alea­to­ria es un país de 200 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes asen­ta­do en lo que an­te­rior­men­te fue el Reino Uni­do, el cual tras una épo­ca de vio­len­cia y caos, y gra­cias al des­cu­bri­mien­to pro­vi­den­cial de un li­bro que con­te­nía el mé­to­do alea­to­rio, de­ci­dió acep­tar un in­no­va­dor sis­te­ma po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co don­de, a par­tir de un pi­so edu­ca­ti­vo y de bie­nes­tar co­mún, to­das las fun­cio­nes so­cia­les, los ni­ve­les de in­gre­so y el uso de bie­nes sun­tua­rios se de­fi­nen por una lo­te­ría. Es­ta lo­te­ría se re­nue­va pe­rió­di­ca­men­te, más o me­nos ca­da lus­tro, de ma­ne­ra que nin­gún ha­bi­tan­te se en­cuen­tra ata­do per­ma­nen­te­men­te a una ju­ga­da de azar y pue­de co­no­cer los más di­ver­sos ofi­cios y ho­ri­zon­tes de vi­da. Las ta­reas de re­pre­sen­ta­ción po­lí­ti­ca y ejer­ci­cio de go­bierno tam­bién se rea­li­zan por sor­teo y, ca­da cier­to lap­so, di­ver­sos ciu­da­da­nos son ele­gi­dos co­mo re­pre­sen­tan­tes de los in­tere­ses del ofi­cio que desem­pe­ñen en ese mo­men­to. La se­lec­ción aza­ro­sa ga­ran­ti­za una au­tén­ti­ca plu­ra­li­dad, sin ne­ce­si­dad de man­te­ner una cla­se po­lí­ti­ca pro­fe­sio­nal, fo­si­li­za­da y co­rrup­ta. Las fun­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les, des­de la ad­mi­nis­tra­ción has­ta la po­li­cía, tam­bién son rea­li­za­das por sor­teo y por tiem­po li­mi­ta­do, lo que evi­ta crear es­pí­ri­tu de cuer­po, in­tere­ses pro­fe­sio­na­les o le­yes de hie­rro bu­ro­crá­ti­cas. So­la­men­te al­gu­nas pro­fe­sio­nes, cu­yas ca­rac­te­rís­ti­cas im­pli­can una al­ta es­pe­cia­li­za­ción y una de­di­ca­ción de por vi­da, co­mo la me­di­ci­na o la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca, son prac­ti­ca­das por al­gu­nos que ma­ni­fies­tan vo­ca­ción es­pe­cial, aun­que su re­tri­bu­ción no es­tá li­ga­da a su desem­pe­ño pro­fe­sio­nal, lo que eli­mi­na la am­bi­ción co­mo mo­ti­va­ción prin­ci­pal y evi­ta la for­ma­ción de ma­fias pro­fe­sio­na­les que con­ci­ban la sa­lud o la cien­cia co­mo una mer­can­cía. Pe­se a es­te im­pe­rio del azar y la in­de­ter­mi­na­ción, la vi­da en Alea­to­ria sue­le ser re­ta­do­ra y emo­cio­nan­te y la con­cien­cia de que ca­da uno pue­de ocu­par un lu­gar cam­bian­te en la rue­da de la for­tu­na des­pier­ta hon­dos sen­ti­mien­tos de sim­pa­tía y cohe­sión. No es ex­tra­ño que Good­win, co­no­ci­da es­tu­dio­sa del gé­ne­ro utópico, uti­li­ce un di­ver­ti­men­to ima­gi­na­ti­vo pa­ra pro­po­ner un ejer­ci­cio de es­pe­cu­la­ción so­cial, en el que, en lu­gar de la po­lí­ti­ca con­ven­cio­nal y sus fre­cuen­tes in­cen­ti­vos per­ver­sos, se abre a una op­ción más aza­ro­sa, pe­ro qui­zá, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, más jus­ta y efi­caz que la que pri­va en mu­chas so­cie­da­des.

ES­PE­CIAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.