Porno ube­ri­za­do

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - IVÁN RÍOS GAS­CÓN @Iva­nRio­sGas­con

En un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en Play­boy en 1992, Ca­mi­lle Pa­glia le de­cla­ró la gue­rra a las fe­mi­nis­tas an­ti­porno Cat­ha­ri­ne Ma­cKin­non y An­drea Dwor­kin, y anotó: “En es­te mun­do tec­no­ló­gi­ca­men­te me­ca­ni­za­do de ace­ro y cris­tal, los fue­gos del se­xo tie­nen que ser ali­men­ta­dos. Es por es­to que la por­no­gra­fía de­be se­guir desem­pe­ñan­do un pa­pel bá­si­co en nues­tra vi­da cul­tu­ral. La por­no­gra­fía es un cir­co pa­gano de be­lle­za, vi­ta­li­dad y bru­ta­li­dad, del ar­cai­co vi­gor de la na­tu­ra­le­za. De­be rom­per to­das las re­glas, ofen­der to­da reali­dad. La por­no­gra­fía re­pre­sen­ta la li­ber­tad ab­so­lu­ta de la ima­gi­na­ción, tal y co­mo la veían los poe­tas ro­mán­ti­cos” pe­ro a Ovi­die (blo­gue­ra, ex ac­triz porno y fe­mi­nis­ta pro se­xo) se le es­ca­bu­lle ese axio­ma y su do­cu­men­tal Por­no­cracy (dis­po­ni­ble en Net­flix) abre con un co­men­ta­rio abrup­to so­bre prác­ti­cas ex­tre­mas: do­ble, tri­ple, cuá­dru­ple pe­ne­tra­ción; ge­ni­ta­les es­tro­pea­dos por lu­bri­can­tes, via­gra, li­do­caí­na; miem­bros y oque­da­des so­me­ti­dos a los queha­ce­res más ru­dos de la có­pu­la. Quien ha­bla se di­ce as­quea­do de esos ti­pos “sin es­crú­pu­los”, co­sa ra­ra tra­tán­do­se del gé­ne­ro por­que el porno no tie­ne prin­ci­pios. Ca­re­ce de nor­mas, ela­bo­ra y re­ela­bo­ra sus pro­pios códigos. Y ja­más lle­ga­rá a un lí­mi­te, su na­tu­ra­le­za es la in­so­len­cia, la trans­gre­sión.

En­sam­bla­do con tes­ti­mo­nios y en­tre­vis­tas a cier­tos per­so­na­jes co­mo el pe­rio­dis­ta Lars– Mar­ten Na­gel, del dia­rio ale­mán Die Welt, o los rea­li­za­do­res Ma­rio Sa­lie­ri y Roc­co Si­fre­di, lo que se es­pe­ra­ría de Por­no­cracy (una mi­ra­da in­tros­pec­ti­va a la evo­lu­ción del gé­ne­ro y su reali­dad in­tes­ti­na y mer­can­til más allá de las mi­to­lo­gías con­tem­po­rá­neas) ter­mi­na por otro rum­bo, desem­bo­ca en una in­ves­ti­ga­ción su­per­fi­cial so­bre la em­pre­sa Ma­nGeek, hi­ja de Ma­nWin, un os­cu­ro con­sor­cio crea­do ha­ce al­gu­nos años por el ger­mano Fa­bian Thyl­mann y que lue­go de com­prar YouPorn fun­dó Re­dTu­be y Por­nHub y des­tru­yó el mo­de­lo de ne­go­cios de las pro­duc­to­ras XXX, al po­ner sus ma­te­ria­les en webs gra­tui­tas. Esa es la de­nun­cia de Por­no­cracy, el ale­ga­to de Ovi­die. Pa­ra la do­cu­men­ta­lis­ta, que Ma­nGeek con­tro­le las pla­ta­for­mas de con­te­ni­do ha pro­vo­ca­do una de­va­lua­ción ver­ti­gi­no­sa de la in­dus­tria, que afec­ta a las com­pa­ñías pe­ro so­bre to­do a los in­tér­pre­tes, quie­nes de­ben ha­cer más por me­nos, pues Ma­nGeek se que­da con 80% de las re­mu­ne­ra­cio­nes (aun­que gra­tis, la ga­nan­cia es­tá en el trá­fi­co del si­te) y, en con­tras­te con los pa­tro­nes y los obre­ros, pa­ga po­cos im­pues­tos. Apar­te, de­trás de las ope­ra­cio­nes de Ma­nGeek hay un pul­po mis­te­rio­so, se in­fie­re que una ma­fia la­va­do­ra de di­ne­ro.

Que al­re­de­dor del porno gra­vi­tan crea­tu­ras si­nies­tras ha si­do (y es) un he­cho in­con­tro­ver­ti­ble; que en la in­ver­sión se mez­clan ca­pi­ta­les le­gí­ti­mos e ilí­ci­tos es irre­fu­ta­ble; que los eje­cu­tan­tes, pe­se a sus es­fuer­zos, co­bran po­co y ni si­quie­ra tie­nen nom­bre por­que se han vuel­to sim­ples cos­ta­les de aber­tu­ras y flui­dos es in­cues­tio­na­ble. Que aho­ra los fár­ma­cos ha­cen de cual­quie­ra un ser su­per­do­ta­do, ti­po un Lan­ce Arms­trong se­xual, es in­ne­ga­ble. ¿En­ton­ces? Ovi­die no des­ta­pa na­da. Sin em­bar­go, hay al­go en Por­no­cracy: la des­co­ra­zo­na­do­ra ube­ri­za­ción del porno, sí, las ilu­sio­nes per­di­das del au­to­em­pleo en un mun­do rap­ta­do por el ca­pi­ta­lis­mo sal­va­je y la glo­ba­li­za­ción, don­de ya ni el cuer­po pro­pio es mer­can­cía. De­so­la­do­ra es la es­ce­na de las her­mo­sas mi­llen­nials po­la­cas, que vi­ven de un ha­ra­pien­to strea­ming en el que las re­gio­nes ig­no­tas ba­jo su cin­tu­ra cues­tan una gan­ga (la Li­ve Cam de una asiá­ti­ca va­le cen­ta­vos). Qué le­jos, le­jí­si­mos es­tán los tiem­pos del porno chic, su star sys­tem y la ola con­tra­cul­tu­ral. Dis­tan­tes del de­ba­te so­bre la li­ber­tad y el prohi­bi­cio­nis­mo, ale­ja­dos aún más (y por for­tu­na) de ac­ti­vis­tas ra­di­ca­les ti­po Dwor­kin y Ma­cKin­non, pe­ro tris­te­men­te le­jos de una nue­va Ca­mi­lle Pa­glia que me­di­te con cla­ri­dad so­bre los fe­nó­me­nos XXX vía in­ter­net.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.