El an­ti­guo ho­rror al cuer­po

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - JU­LIO HUBARD

El fi­ló­so­fo Por­fi­rio de Ti­ro (233-305 de nues­tra era) co­mien­za su Vi­da de Plo­tino con lo que su­po­nía un gran elo­gio de su maes­tro: “Te­nía el as­pec­to de quien se sien­te aver­gon­za­do de es­tar en el cuer­po” y “no so­por­ta­ba ha­blar ni de su ra­za, ni de sus pro­ge­ni­to­res ni de su pa­tria”; es más: con­si­de­ra­ba gro­se­ro re­fe­rir­se a al­guien con des­crip­cio­nes de su fí­si­co. El ho­rror al cuer­po no sur­ge en Plo­tino de mo­do na­tu­ral. Fue una ad­qui­si­ción fi­lo­só­fi­ca y una trans­for­ma­ción mo­ral. Pa­ra me­jor loar la pu­ri­fi­ca­ción de su maes­tro, Por­fi­rio cuen­ta que, has­ta los ocho años, Plo­tino, pe­se a que acu­día ya a la es­cue­la del gra­má­ti­co, so­lía vi­si­tar a su no­dri­za y, des­cu­brién­do­le los pe­chos, se dis­po­nía a ma­mar de bue­na ga­na”. Al­guien lo lla­mó tra­vie­so y Plo­tino se aver­gon­zó has­ta desa­rro­llar aque­lla fi­lo­so­fía que mar­có a Oc­ci­den­te: el cuer­po es re­pug­nan­te y so­lo im­por­ta el al­ma.

No es que le die­ra ver­güen­za te­ner un cuer­po dis­tin­to, o de­for­me; lo aver­gon­za­ba el he­cho de es­tar las­tra­do por una ma­sa car­nal, co­mo un an­cla que im­pi­de el vue­lo al al­ma. Plo­tino no era cris­tiano; Por­fi­rio, mu­cho me­nos: es­cri­bió un Con­tra los cris­tia­nos que echa mano de los ecos neo­pla­tó­ni­cos pa­ra la­men­tar esa re­li­gión que quie­re in­cluir el cuer­po, esa fuen­te de pu­tre­fac­cio­nes, tan­to en sus ritos co­mo en su te­leo­lo­gía: la co­mu­nión (cuer­po y san­gre) y la re­su­rrec­ción de los muer­tos. Ima­gi­na Por­fi­rio al­go así co­mo un apo­ca­lip­sis zom­bi: ¿có­mo dia­blos va a re­sur­gir uno que hu­bie­ra muer­to des­ta­za­do; y des­pués de tan­to tiem­po, los cuer­pos se van a le­van­tar unos en pu­ro pol­vo, otros en ji­ro­nes pu­tre­fac­tos y so­lo los más re­cien­tes ten­drán lo­za­nía? Por­fi­rio y mu­chos otros plo­ti­nia­nos eran tan enemi­gos de la car­na­li­dad que ni si­quie­ra to­le­ra­ban la idea de co­mer car­ne ni na­da pro­ve­nien­te de cuer­po al­guno. Ve­ga­nos ra­di­ca­les.

Es­to es no­ta­ble pa­ra se­ña­lar un error de lar­ga pro­sa­pia y una zo­na cie­ga de la his­to­ria del pen­sa­mien­to: el odio al cuer­po no es de ori­gen cris­tiano. Los cris­tia­nos han te­ni­do una ma­lí­si­ma re­la­ción con sus cuer­pos. Pe­ro en­ten­dá­mo­nos: to­da cul­tu­ra, so­cie­dad y has­ta fa­mi­lia, a lo lar­go de to­da la his­to­ria, ha te­ni­do una re­la­ción con­flic­ti­va con su cuer­po. Y no se tra­ta de ex­cul­par a la cris­tian­dad de los trau­mas de sus es­fín­te­res, sino de in­cluir de nue­vo en la his­to­ria cier­to fun­da­men­ta­lis­mo que uno ju­ra­ría des­apa­re­ci­do, por­que ¿se pue­de ima­gi­nar su­je­tos así de an­ti­guos, que pro­pon­gan que no se men­cio­nen ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­cas, ni se­xo de per­so­na al­gu­na, y que se nie­guen a co­mer cual­quier pro­duc­to ani­mal?

ES­PE­CIAL

Bus­to de Plo­tino

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.