EL RE­ME­DIO

Milenio - Laberinto - - LITERATURA - Édgar Omar Avilés Édgar Omar Avilés (Mo­re­lia, 1980). Au­tor de Lu­na cinema (2010).

22 de ma­yo de 1820, Cd. de Va­lla­do­lid Ama­da Mag­no­lia:

Te ima­gino her­mo­sa fren­te al te­les­co­pio es­tu­dian­do las es­tre­llas y me ha­ces fuer­te pa­ra la ba­ta­lla que es mía y de to­da la hu­ma­ni­dad.

Con la plu­ma de gan­so que me re­ga­las­te, es­cri­bo es­ta carta. Sin em­bar­go, no sé si la lee­rás o se­rá in­ter­cep­ta­da por los vam­pi­ros.

Sé que pien­sas que en­lo­que­cí en mis re­co­rri­dos por tem­plos, bi­blio­te­cas, pue­blos y cam­po­san­tos. Pe­ro de­bo de con­ti­nuar las in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre por qué, de ex­tra­ña y abrup­ta for­ma, al­gu­nas per­so­nas se con­vier­ten en en­gen­dros de pe­sa­di­lla.

To­do es cul­pa de los vam­pi­ros. Con el al­ma cons­tre­ñi­da, te su­pli­co: ¡no co­mul­gues de nue­vo! En mis prác­ti­cas de ar­ca­na al­qui­mia des­cu­brí que el vino de con­sa­grar, la “San­gre de Cris­to”, no es sino san­gre au­tén­ti­ca, pe­ro pro­fa­na­da; una suer­te de ha­chís con el cual nos han se­da­do du­ran­te si­glos. Ellos son quie­nes por de­trás ma­ne­jan las ideas, la fe y al go­bierno.

Gua­re­ci­do en­tre som­bras y mie­do pu­de se­guir­los pa­ra cons­ta­tar su

mo­dus ope­ran­di: en las no­ches de­jan sus efi­gies de ma­de­ra y ba­jan de sus cru­ci­fi­jos pa­ra bus­car víc­ti­ma en don­de la jau­ría sa­cia sus ins­tin­tos. Al se­cues­tra­do lo lle­van a sus do­mi­nios, le ex­traen san­gre, de­for­man su ros­tro, lo mu­ti­lan, le in­jer­tan ór­ga­nos inú­ti­les: enor­mes pán­creas col­gan­do de la nu­ca, fa­los al tér­mino de los de­dos, venas y ar­te­rias en­vol­vien­do el tron­co, de­ce­nas de anos en los mus­los, los pies fun­di­dos en una gran bo­la de car­ne, las en­tra­ñas in­va­di­das de en­fer­me­da­des, y aún más... Es un ri­tual que re­pi­ten no­che tras no­che. Sin em­bar­go, lo más te­rri­ble, ya que los vuel­ve en­ti­da­des se­cre­tas pe­se a su nú­me­ro, es que de­tie­nen el tiem­po: de tal mo­do el pro­ce­so de la bru­tal mi­sa no du­ra ni un se­gun­do. Al fi­nal eli­mi­nan el atroz re­cuer­do de la me­mo­ria y se bur­lan im­plan­tan­do en el ce­re­bro y en el al­ma del des­di­cha­do ab­sur­dos con­cep­tos que atri­bu­yen a Gior­dano Bruno, a mo­do de es­car­nio al fi­ló­so­fo que es­tu­vo a pun­to de des­en­mas­ca­rar­los en el si­glo XV. Lue­go a la víc­ti­ma la re­gre­san al lu­gar de don­de fue se­cues­tra­da pa­ra que con­ti­núe en lo que ha­cía, sea que es­tu­vie­ra en me­dio de una char­la, es­cri­bien­do una carta, ca­bal­gan­do o en cual­quier otro ofi­cio. En­ton­ces ya se­rá un mons­truo, pe­ro no se da­rá cuen­ta y que­rrá con­ti­nuar con su la­bor in­te­rrum­pi­da.

Un ejem­plo cla­ro, mo­tor de mis in­da­ga­cio­nes, le acon­te­ció a mi ama­da abue­la. Es­tá­ba­mos, la fa­mi­lia, ce­le­brán­do­la por sus ochen­ta años. Ella pla­ti­ca­ba de so­pas es­pa­ño­las y cor­tes de car­ne ar­gen­ti­nos, cuan­do de sú­bi­to se con­vir­tió en un mons­truo. Lle­nos de ho­rror no­so­tros, pe­ro ella no se dio por en­te­ra­da y con­ti­nuó ha­blan­do, con esa su lu­ci­dez que a to­dos ma­ra­vi­lla­ba, so­bre la re­la­ción en­tre unos ani­ma­les má­gi­cos lla­ma­dos or­ni­to­rrin­cos y el trans­pan­teís­mo de Gior­dano Bruno.

La po­li­cía en­car­ce­ló a mi abue­la pa­ra rea­li­zar­le prue­bas de la­bo­ra­to­rio so­bre es­ta ho­rri­ble mal­di­ción a la que lla­man “en­fer­me­dad”. Al fi­nal, la ex­plo­ta­ron con di­na­mi­ta cuan­do em­pe­zó a sur­gir­le el ham­bre, co­mo lo ha­cen con ca­da uno de los cien­tos de ho­rro­ro­sos pro­di­gios que ya se han re­gis­tra­do.

Es­tas mi­nu­cias no pre­ten­den arran­car­te la cal­ma, sino po­ner­te en aler­ta so­bre los vam­pi­ros que ha­bi­tan en las cru­ces: de su po­der y per­ver­sión. Tam­bién te doy a sa­ber que en­con­tré el re­me­dio pa­ra erra­di­car del pla­ne­ta a ese in­fes­to clan de san­gre, y tú, eru­di­ta en los mis­te­rios de las es­tre­llas, eres fun­da­men­tal.

¡Oh, mi ama­dí­si­ma Mag­no­lia!, des­de hoy cuí­da­te al es­cri­bir y al ha­blar, pues se­rás po­see­do­ra y par­te del se­cre­to de có­mo des­truir a es­ta pon­zo­ña: los es­tu­dios, co­mo te he ma­ni­fes­ta­do, me lle­va­ron a la con­clu­sión de que es im­por­tan­te la “p” en “psi­co­lo­gía”, pues es­ta nue­va cien­cia abar­ca el es­tu­dio de la men­te. De otra for­ma los en­re­dos se­rían bru­ta­les, de­bi­do a que “si­co­lo­gía” se re­fie­re al es­tu­dio de los hi­gos; ya en nu­me­ro­sos tra­ta­dos Gior­dano Bruno nos lo ha­bía ad­ver­ti­do. Te ama, muy tu­yo, Se­bas­tián.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.