El triun­fo de las pe­que­ñas co­sas

Milenio - Laberinto - - EN LIBRERÍAS - RO­BER­TO PLIE­GO ro­ber­to­plie­go61@gmail.com

Aho­ra que la pri­sa, el des­cui­do y la vul­ga­ri­dad es­ti­lís­ti­ca pa­sean ale­gre­men­te por bue­na par­te de la na­rra­ti­va me­xi­ca­na se vuel­ve ca­si una obli­ga­ción des­ta­car los al­can­ces del pri­mer li­bro de re­la­tos de Bren­da Lo­zano. La obli­ga­ción, im­por­ta de­cir­lo, fun­cio­na además co­mo re­me­dio con­tra esos ma­les o cuan­do me­nos pa­ra ol­vi­dar­se de ellos du­ran­te un par de días.

Uno de los ma­yo­res atri­bu­tos de Có­mo pien­san las pie­dras es el ries­go que to­ma por una es­cri­tu­ra osa­da, im­permea­ble a los con­ven­cio­na­lis­mos, a cien­tos de años luz de la jer­ga po­pu­la­ri­za­da por los em­bo­rro­na­cuar­ti­llas. El lec­tor pue­de, pa­ra me­jor se­ña, ini­ciar con el re­la­to que da tí­tu­lo al li­bro y com­pro­bar­lo mien­tras se de­ja me­cer por su rít­mi­ca so­no­ri­dad, muy cer­ca de la na­tu­ra­li­dad oral con la que los ni­ños sue­len in­ter­pre­tar el mun­do. Es­ta osa­día pue­de ma­ni­fes­tar­se en el tono con­fe­sio­nal, en el re­gis­tro sar­cás­ti­co de los he­chos, en la pa­ro­dia o in­clu­so en la enu­me­ra­ción de al­go tan in­tras­cen­den­te co­mo los men­sa­jes por te­lé­fono ce­lu­lar. Pe­ro, so­bre to­do, se ma­ni­fies­ta con más vo­lun­tad en la cal­cu­la­da as­pi­ra­ción a la ele­gan­cia, que no quie­re de­cir afec­ta­ción ni ma­nía or­na­men­tal. Ele­gan­cia, y arro­bo, hay por ejem­plo en es­ta fra­se que per­te­ne­ce a “Ca­bles”, un re­la­to que se ci­ñe a la im­po­si­bi­li­dad de con­tar una his­to­ria sin fal­tar a la ver­dad: “Tal vez la pa­la­bra amo­ro­sa se com­por­ta co­mo un si­mio que amon­to­na unas ra­mas cuan­do, en reali­dad, qui­sie­ra cons­truir una ca­sa”.

El gus­to por el de­ta­lle es otro de los ma­yo­res atri­bu­tos de Có­mo pien­san las pie­dras. Ca­da re­la­to es la es­ce­ni­fi­ca­ción del triun­fo de las pe­que­ñas co­sas so­bre las gran­des pre­gun­tas y va­ci­la­cio­nes: un zum­bi­do que rom­pe la ar­mo­nía de un ve­cin­da­rio, una mu­ñe­ca per­di­da, es­ta­dos de cuen­ta que lle­gan a nom­bre de una des­co­no­ci­da, una bo­te­lli­ta de cham­pú que pro­vie­ne de un ho­tel anó­ni­mo, un pi­que­te de mos­co… Bren­da Lo­zano pa­re­ce su­ge­rir que las co­sas que tie­nen una re­du­ci­da pre­sen­cia en el mun­do pro­du­cen tan­tas re­ver­be­ra­cio­nes y sig­ni­fi­ca­dos co­mo la so­le­dad, el amor, la or­fan­dad, la muer­te. A la li­te­ra­tu­ra se lle­ga tam­bién por el ca­mino de lo que en apa­rien­cia ca­re­ce de im­por­tan­cia y sin em­bar­go en­cie­rra una pal­pa­ble ex­pe­rien­cia hu­ma­na.

No es ca­sual que los lu­ga­res de Có­mo pien­san las pie­dras sean ge­ne­ral­men­te ce­rra­dos y fa­mi­lia­res. La co­ci­na, la re­cá­ma­ra, el ba­ño o has­ta el in­te­rior de un au­to­mó­vil son el re­vés de las ca­lles y los es­pa­cios don­de pal­pi­ta esa vio­len­cia que con tan­ta im­pu­ni­dad se ha ins­ta­la­do tam­bién en la na­rra­ti­va me­xi­ca­na. Esa es una pos­tu­ra es­té­ti­ca, y no es me­nor.

CÓ­MO PIEN­SAN LAS PIE­DRAS Bren­da Lo­zano Al­fa­gua­ra Mé­xi­co, 2017

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.