¿Ven­gan­za per­so­nal?

Milenio - Laberinto - - CINE - FER­NAN­DO ZA­MO­RA @fer­nan­dov­za­mo­ra

Si uno cree que so­lo en Mé­xi­co ha­ce agua el sis­te­ma ju­di­cial de­bie­ra ver En el nom­bre de mi hi­ja, pe­lí­cu­la fran­ce­sa que nos in­tro­du­ce en los tran­ces de un pa­dre cu­ya hi­ja de 16 ha si­do vio­la­da y ase­si­na­da. Los pro­ble­mas enfrentados in­clu­yen no so­lo la pe­re­za bu­ro­crá­ti­ca, tam­bién cier­ta mo­ral. El tiem­po en que su­ce­dió el cri­men en el que se ba­sa la pe­lí­cu­la tu­vo lu­gar en la dé­ca­da de 1970. No es que en aque­llos años hip­pies la vio­len­cia pro­du­je­se me­nos es­cán­da­lo pe­ro un ti­po co­mo el ma­lo de es­ta pe­lí­cu­la po­día pa­sear­se con me­nos di­fi­cul­tad con to­do y una acu­sa­ción de pe­dó­fi­lo pen­dien­do so­bre su ca­be­za. Tan­to así que la ver­da­de­ra com­pli­ca­ción de An­dré Bam­bers­ki con­sis­te no tan­to en de­mos­trar que al doc­tor Krom­bach le gus­ta la fru­ta ver­de co­mo que le da por ma­tar a sus víc­ti­mas. Quien vea la pe­lí­cu­la no­ta­rá la iro­nía de que sea in­clu­so más fá­cil acu­sar a un ti­po des­de el cho­vi­nis­mo (“ella es ciu­da­da­na fran­ce­sa y él ciu­da­dano ale­mán”) que no des­de el he­cho de que al ale­mán en cues­tión le gus­tan me­no­res de edad.

Psi­co­ló­gi­ca­men­te re­sul­tan in­tere­san­tes tan­to la ma­dre co­mo el her­mano de la víc­ti­ma. Am­bos es­tán tan en­can­ta­dos con el vio­la­dor que pa­re­cen hip­no­ti­za­dos. O cóm­pli­ces. La co­sa re­cuer­da un po­co los su­ce­sos de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial: bas­ta con que apa­rez­ca en es­ce­na un ti­po gran­de y con acento ger­mano que sa­be la ci­ta eru­di­ta de Wag­ner pa­ra que los fran­ce­ses co­la­bo­ren con él.

En la vi­da real el se­ñor Bam­bers­ki in­vir­tió 30 años de su vi­da tra­tan­do de de­mos­trar que Die­ter Krom­bach no era el mé­di­co en­can­ta­dor que le ha­bía ro­ba­do a la fa­mi­lia sino más bien un per­ver­ti­do que me­re­cía es­tar en pri­sión.

Con to­do, lo me­jor de la pe­lí­cu­la no es la his­to­ria que po­dría ser un ca­pí­tu­lo de La ley y el or­den sino la re­crea­ción de las di­fe­ren­tes épo­cas en que su­ce­dió la aven­tu­ra le­gal. No es­tán mal tam­po­co la ac­tua­ción de Da­niel Au­teuil ni la di­rec­ción que con­si­gue dar al tono de ci­ne de abo­ga­dos una do­sis de poe­sía: una her­mo­sa chi­ca bu­cea por el fon­do de una al­ber­ca, afue­ra ace­cha un pa­dras­tro cri­mi­nal. Aun así uno ter­mi­na de ver la pe­lí­cu­la y, ha­bien­do vis­to las es­tra­te­gias de Bam­bers­ki, se pre­gun­ta si no se­rá que En el nom­bre de mi hi­ja, más que una pe­lí­cu­la es una ven­gan­za per­so­nal.

ES­PE­CIAL

En el nom­bre de mi hi­ja (Au Nom De Ma Fi­lle). DI­REC­CIÓN: Vin­cent Ga­renq. GUIÓN: Ju­lien Rap­pe­neau y Vin­cent Ga­renq. CON Da­niel Au­teuil, Se­bas­tian Koch, Ma­rie-Jo­sée Cro­ze. Fran­cia, 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.