Gol­pe de des­alien­to

Es­ta se­ma­na llo­ve­rán pá­ja­ros reúne a per­so­na­jes co­mu­nes en un en­torno que es­tá por en­ci­ma de sus de­seos

Milenio - Laberinto - - ESCENARIOS - ALE­GRÍA MAR­TÍ­NEZ ale­griamtz@gmail.com

Tres jó­ve­nes ves­ti­dos con tra­je sas­tre, que fren­te a un pas­tel de bo­da y de ca­ra al es­pec­ta­dor bai­lan al rit­mo de “Pa­ya­so de ro­deo” del gru­po Ca­ba­llo Do­ra­do es la ac­ción que da ini­cio a Es­ta se­ma­na llo­ve­rán pá­ja­ros. La es­ce­na, sim­pá­ti­ca por el ses­go ri­dícu­lo que ad­quie­re so­bre el es­ce­na­rio, ha­ce pen­sar a quie­nes no he­mos leí­do Fie­bre, de Da­niel Krau­ze, tex­to en que se ins­pi­ró Has­sam Díaz pa­ra es­cri­bir es­ta obra, que qui­zá ese se­ría el tono del mon­ta­je, pe­ro una vez fi­na­li­za­do el bai­le tie­nen lu­gar tres an­gus­tian­tes his­to­rias de ado­les­cen­cia.

La pro­pues­ta del dra­ma­tur­go Díaz con cru­de­za ex­po­ne con­flic­tos en­quis­ta­dos en la in­co­mu­ni­ca­ción y el te­mor de los jó­ve­nes a re­la­cio­nar­se con sus pa­dres, sus pa­res o un pa­rien­te que ha­bla otro idio­ma.

Ho­mo­se­xua­li­dad jo­ven in­com­pren­di­da por los pa­dres, ba­rre­ras en­tre una in­ci­pien­te pa­re­ja, dis­cri­mi­na­ción y vio­len­cia son par­te de los obs­tácu­los que fre­nan el ím­pe­tu ado­les­cen­te.

Es­ta se­ma­na llo­ve­rán pá­ja­ros pro­po­ne per­so­na­jes co­mu­nes en un en­torno hos­til que pa­re­ce de­vo­rar­los por en­ci­ma de sus de­seos. Co­mo si se tra­ta­ra de per­so­nas de se­gun­da que so­bre­vi­ven en un plano ca­si in­vi­si­ble pa­ra los adul­tos, los jó­ve­nes no ven ho­ri­zon­te po­si­ble, ni de­seo al­can­za­ble, aun­que por mo­men­tos ha­ya un hu­mor áci­do que in­co­mo­da, co­mo cuan­do se es­ta­ble­ce un amar­go jue­go en­tre uno de los es­tu­dian­tes y un gro­tes­co sú­per hé­roe de su in­ven­ción, que lo ato­si­ga y vio­len­ta.

So­bre un es­ce­na­rio abier­to, sin pier­nas ni te­lón de fon­do, el es­pa­cio es­tá de­li­mi­ta­do por tres lar­gas y del­ga­das lám­pa­ras de luz blan­ca que pen­den de ca­bles me­tá­li­cos, y que ac­cio­na­dos por los ac­to­res me­dian­te tres ma­ni­ve­las en uno de los la­te­ra­les se ele­van o des­cien­den pa­ra ins­ta­lar una ban­ca, me­sa, o pre­til que es­ta­blez­can el es­pa­cio ne­ce­sa­rio pa­ra ca­da es­ce­na. El me­jor ám­bi­to del di­se­ño de Na­ta­lia Se­dano es la al­ber­ca, de­li­mi­ta­da por luz al fon­do, mien­tras una ori­lla es la bal­sa sal­va­do­ra de un chi­co que hu­ye de su hun­di­mien­to in­te­rior.

Pa­re­cie­ra que los per­so­na­jes es­tán con­de­na­dos, por más que se lle­gue pron­to a un fi­nal que pa­re­cie­ra te­ner la in­ten­ción de so­bar en al­go el gol­pe de des­alien­to que pro­pi­na la anéc­do­ta.

La di­rec­ción de Martín Acos­ta guía a es­te jo­ven elen­co por un ca­mino que da se­gui­mien­to pun­tual a los su­ce­sos plan­tea­dos en la obra, pe­ro pa­re­cie­ra ha­ber una con­fu­sión en cuan­to a la apa­ren­te sen­ci­llez de ca­da his­to­ria y la con­tun­den­cia que re­quie­re su so­lu­ción en es­ce­na.

Si bien hay mo­men­tos bri­llan­tes, co­mo la se­gun­da vez que el jo­ven se pro­te­ge del aco­so pa­terno a la ori­lla de la pis­ci­na, da la im­pre­sión de que el mon­ta­je co­rre de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca, co­mo si no ne­ce­si­ta­ra cui­da­do, pau­sas, tran­si­cio­nes, nue­vas ope­ra­cio­nes ac­to­ra­les que nu­tran ca­da ac­ción y ca­da pa­la­bra.

Es­ta se­ma­na llo­ve­rán pá­ja­ros es una obra que tie­ne co­sas por de­cir, emi­te aler­tas que des­de el es­ce­na­rio po­drían co­brar otra di­men­sión, pe­ro es ne­ce­sa­rio re­en­con­trar su ver­da­de­ra den­si­dad, por en­ci­ma del nú­me­ro de ve­ces en que és­tas su­ce­den en la vi­da real y que se in­ter­pre­tan en la es­ce­na, aun­que se acer­que un pa­ra­dó­ji­co fi­nal que en al­go in­ten­te ser fe­liz y ce­rrar efi­caz­men­te.

ES­PE­CIAL

La obra di­ri­gi­da por Martín Acos­ta se pre­sen­ta miér­co­les y jue­ves en el Tea­tro Be­ni­to Juá­rez

ES­PE­CIAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.