Afá­si­co del ar­te

Milenio - Laberinto - - ESCENARIOS - BRAU­LIO PE­RAL­TA jua­na­mo­za@gmail.com

Es­cri­be Oli­ver Sacks en El hom­bre que con­fun­dió a su mu­jer con un som­bre­ro: “Es­tos pa­cien­tes, que aun­que in­te­li­gen­tes pa­de­cían la afa­sia global o re­cep­ti­va más gra­ve —la que in­ca­pa­ci­ta pa­ra en­ten­der las pa­la­bras en cuan­to ta­les—, que a pe­sar de eso en­ten­dían la ma­yor par­te de lo que se les de­cía… Es­to se de­bía a que si les ha­bla­bas con na­tu­ra­li­dad cap­ta­ban una par­te o la ma­yo­ría del sig­ni­fi­ca­do”.

En­ten­der sin cap­tar ne­ce­sa­ria­men­te el sig­ni­fi­ca­do de las pa­la­bras es lo que el buen tea­tro bus­ca en es­pec­ta­do­res sen­si­bles. Por­que la pa­la­bra es, an­tes que na­da, ex­pre­sión cor­po­ral, tono, rit­mo, ges­to. O co­mo es­cri­be el pro­pio Sacks, co­mo si fue­ra teó­ri­co del tea­tro: “Por­que el ha­bla (el ha­bla na­tu­ral) no con­sis­te so­lo en pa­la­bras ni (co­mo pen­sa­ba Hugh­lings Jack­son) so­lo en `pro­po­si­cio­nes´. Con­sis­te en ex­pre­sión (una ma­ni­fes­ta­ción ex­ter­na de to­do sen­ti­do con to­do el pro­pio ser), cu­ya com­pren­sión en­tra­ña in­fi­ni­ta­men­te más que la me­ra iden­ti­fi­ca­ción de las pa­la­bras”.

El tea­tro es com­pren­sión, no so­lo del tex­to (al­go su­pe­ra­do en el ar­te es­cé­ni­co ac­tual, cuan­do en la vie­ja guar­dia la dra­ma­tur­gia era “el tea­tro”). Hoy el tea­tro es ex­pre­sión ver­bal, cor­po­ral, de com­pren­sión y sig­ni­fi­ca­dos, ahí don­de el ac­tor ofre­ce lo me­jor de sí con sus sen­ti­dos y las pa­la­bras re­vien­tan sen­ti­mien­tos y ra­zo­na­mien­tos, más allá de la sim­pli­ci­dad de es­pec­ta­do­res que van a una no­che tea­tral sin más ex­pe­rien­cia que de­cir “me gus­tó” o “her­mo­so mon­ta­je”.

Un es­pec­ta­dor sen­si­ble, pues, don­de el ac­tor no di­ce pa­la­bras inex­pre­si­vas, o peor, mien­te que ex­pre­sa y en­ton­ces su­ce­de lo que Oli­ver Sacks des­cri­be en su re­la­to de afá­si­cos: “A un afá­si­co no se le pue­de men­tir. El afá­si­co no es ca­paz de en­ten­der las pa­la­bras, y pre­ci­sa­men­te por eso no se le pue­de en­ga­ñar con ellas… Lo que cap­ta lo cap­ta con una pre­ci­sión in­fa­li­ble, y lo que cap­ta es esa ex­pre­sión que acom­pa­ña a las pa­la­bras, esa ex­pre­si­vi­dad in­vo­lun­ta­ria, es­pon­tá­nea, com­ple­ta, que nun­ca se pue­de de­for­mar o fal­sear con tan­ta fa­ci­li­dad co­mo las pa­la­bras”.

Me­jor… im­po­si­ble. Si un ac­tor no es na­tu­ral, en­ton­ces un es­pec­ta­dor sen­si­ble —o un crí­ti­co tea­tral sen­si­ble, con años de ver, amar al tea­tro— pue­de en­con­trar las men­ti­ras del his­trión y dar­se cuen­ta que le dan ga­to por lie­bre. No ne­ce­si­ta ser afá­si­co —no pro­pon­go pa­ra na­da eso—. Pe­ro el tea­tro exi­ge la to­ta­li­dad de la pa­la­bra, su sig­ni­fi­ca­do, sí, pe­ro tam­bién su ex­pre­sión in­he­ren­te al cuer­po. Sin eso no hay ha­llaz­go ar­tís­ti­co en la es­ce­na.

Sacks di­ce que los pe­rros y los afá­si­cos —sin ofen­der a nin­guno de los dos— pier­den la ca­pa­ci­dad lin­güís­ti­ca pe­ro ga­nan en esa sen­si­bi­li­dad no­ta­ble de es­cu­char los to­nos del tim­bre de la voz e in­tuir la ver­dad crea­ti­va.

Me de­cla­ro afá­si­co del ar­te sin im­por­tar que en­tien­da o no las pa­la­bras. La dra­ma­tur­gia es oí­do en la es­ce­na. Pun­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.